dijous, 29 de setembre de 2022

Paret del Formigó: Via Coronaindi

 


Para este martes habíamos hablado con Jordi Martínez de escalar algo. Como siempre, Jordi no tardó en ofertar varias vías para escalar. Hubo una que me atrajo más que nada por el lugar donde está ubicada y es la Coronaindi a la Paret del Formigó, cerca de Oliana, pero ya en los límites del Solsonès. Hace unos años escalamos con Pepe Guerrero otra vía ya clásica y que su acceso es muy similar: 'L'Esperó del Silenci' en el denominado Roc del Migdia.

Reseña original Joan Vidal
Reseña 'Joan Asín'

Tocó gran madrugón para poder ir tranquilos. Paramos en Oliana para hacer unos cafés y al llegar 6º y algo de nieblas, que nos hicieron temer por una jornada más clásica de invierno, solo que no íbamos equipados como para eso. Ya nos dirigimos al Camping Valldan y al menos las nieblas parecía que se habían desecho. La aproximación, gracias al buen croquis de Joan Vidal, no tuvimos dudas.


Tal como indica, se va siguiendo por una pista y se pasa junto a una granja, que al bajar tenían sueltos los perros y tuvimos cierta 'movida'. Al llegar al 'gran bloque' es donde empieza la fuerte subida, muy bien señalizada con 'fites' de piedras y marcas de pintura roja, y al llegar a la base de la pared, les 'fites' son más típicas de Joan Vidal con cráneos y huesos colgando de cordinos que nos condujeron en 45 minutos a pie de vía. Al llegar algo de nubes tapaban el sol y la temperatura seguía siendo baja, a pesar del calentamiento que ya habíamos tenido en la subida.

El sol a ratos tocaba la Paret del Formigó. Aquí iniciando la aproximación
Osamentas que también pueden servir para algún invento...

Acordamos que para Jordi las impares y para mi las pares, así que nos acabamos de equipar y sin perder tiempo empezó Jordi con un  primer largo que inicia por un tramo vertical de roca que, aunque se ha saneado, hay que prestar mucho cuidado. Cuatro parabolts en este tramo de 6a del que se sale por una rampa de tierra y rocas sueltas por 3/4 metros que conduce al pie de una fisura en la que encontramos 4 clavos (V+). Salir del último clavo también es para controlar y ya se llega a un último parabolt desde el que ya por terreno más tumbado, aunque también de roca delicada, permite alcanzar la R-1 a los 25 metros.


En el primer largo

Recupero el largo y sigo con el segundo que inicia por la derecha para superar un desplome descompuesto bien protegido con tres parabolts (Ae) y poco después un clavo. Después por terreno tumbado y a controlar, se llega a una fisura en diagonal hacia la derecha, con un primer parabolt algo elevado (IV+), llegando a un tramo más vertical que se puede escalar por la placa de la izquierda o en diedro, según convenga, encontrando tres parabolts más. Salida del diedro con una gran roca a su derecha que forma un pequeño desplome y se alcanza una vira que conduce hacia la derecha a la R-2 a los 25 metros y con una gran osamenta colgada de un árbol a su derecha.

La osamenta junto a la R-2 parecía vigilarnos...
R-2

En el segundo largo

Recupera Jordi el largo y sigue con el tercero, en el que salvo el primer tramo y el último (6a ó Ae-V-V+) , el resto prácticamente todo lo escalamos en artificial, dada la verticalidad 'desplomada' y la roca que ofrece dudas, alcanzando la R-3 a los 25 metros. Equipamiento parabolts y algún clavo.

En el tercer largo

Sigo con el cuarto largo que inicia en diagonal a la derecha y siguiendo la tónica Ae/V+ (ó 6a+) hasta alcanzar un pequeño diedro con 3/4 pasos de Ae, y después un clavo con un paso de salida hacia la derecha (6a ó Ae-V+), llegando a una pequeña vira donde encontramos un último resalte protegido con 3 parabolts (V+) que ya permiten alcanzar la R-4 a los 25 metros. Equipada con argolla para rapelar.

R-4
Asegurando desde R-4
En el cuarto largo
Desde la R-4 se visualiza L'Esperó del Silenci

Sigue Jordi con el quinto largo que es en el que ya se supera el tramo más desplomado de la pared, saliendo en diagonal a la izquierda con un primer tramo 'tranquilo' de V que en nuestro caso nos encontramos un tramo algo mojado, que sin problemas se cruzaba. Después un tramo de placas que se puede ir trampeando (6a ó Ae-V-V+), salvo un corto resalte (6b ó Ae-V+/6a) donde hay que apretar algo más. Entre medio de los parabolts también se encuentra un clavo. Después a medida que se gana altura, va bajando la dificultas: 6a/V+/V, teniendo que prestar mucha atención a la roca en el tramo final para alcanzar, saliendo hacia la izquierda, la R-5 a los 25 metros.


En el quinto largo

Cuando subo comprendo el comentario que hizo Jordi escalando los últimos metros sobre la roca 'delicada' que hay que pasar sin estornudar. Afortunadamente es un tramo corto. La panorámica hacia arriba ya es de escalada más de placas con algún resalte intermedio. Se inicia en la vertical de la reunión (V) para después algo en diagonal a la derecha se cruza un tramo algo desplomado que se salva saliendo por la derecha (V+) y después ya por un tramo más tumbado (IV) se alcanza una buena sabina (que se puede lazar con un cordino) y ya se llega a la R-6 a los 20 metros, que también está equipada para poder rapelar.

Asegurando desde la R-5
R-6
En el sexto largo

Sube Jordi y ya 'enchufa el turbo' para llegar a la cima. Una primera mitad del largo en el que se van enlazando placas tumbadas (IV/IV+) hasta alcanzar una vira desde la que ya se entra en un resalte algo desplomado y con roca a vigilar (V+) donde también se encuentra algún clavo y siguiendo una fisura en diagonal a la derecha hasta encontrar un último resalte sobre el cual encontraremos una primera reunió algo colgada y que es mejor saltarse para llegar un par de metros más arriba a una buena y cómoda reunión a los 35 metros. El sol volvió a salir y la temperatura había subido notablemente. Afortunadamente en toda la vía no hemos tenido nada de viento.

En el séptimo largo
Asegurando desde la R-6
Algún que otro buitre parecían vigilarnos
Buenas panorámicas desde la cima
Foto cima

Picamos algo y ya nos dirigimos a buscar el descenso, que es el mismo que el de L'Esperò del Silenci. Aunque aparentemente con un rápel es suficiente para bajar, dada la exuberante vegetación es mejor hacer un primer rápel que conduce a una buena repisa (unos 40 metros) desde la que conviene recuperar las cuerdas y de ahí buscar algo a la izquierda (mirando hacia abajo) caminando y detrás de un árbol está la segunda instalación que en un corto rápel de 25 metros ya nos deja en la base de la pared.

Foto tuneada de Joan Asín
Instalación del primer rápel
Instalación del segundo rápel
En el segundo rápel
Curiosa 'fita'...

Bajando acabamos por pasar nuevamente por  balsa de agua que está casi seca:



Recuperamos cuerdas sin problemas y ya se trata de bajar en diagonal a la derecha hasta encontrar las marcas de pintura roja que hemos seguido en el camino de aproximación. Bajando nos sorprendió ver un enorme bloque encajado entre unas ramas de un árbol, que daba apariencia que hubiera sido puesta a modo de 'fita'.
Última visión de la pared


Llegamos de nuevo al camping cansados, pero contentos con la actividad, invirtiendo entre aproximación, vía y descenso 5h 30'. De regreso Jordi se marcó el detalle y comimos en su casa pudiendo acabar de comentar la actividad y hablando de algún posible futuro plan. En cuanto a la escalada, lo mejor es el entorno en el que está, aunque eso si, a pesar de que la roca se ha saneado, hay que ir con mucho cuidado.





2 comentaris:

Jaumegrimp ha dit...

Enhorabona ! aquesta encara la tinc pendent, a veure si refresca i hi anem.

Domzalski ha dit...

Jaume, nosaltres quasi pasem fred a primera hora (6/8º) però desprès amb força bona temperatura..