dimecres, 17 d’abril de 2019

Aprovechando el buen tiempo: Mirador de Garreta y Aresta Idíl•lica


En cuanto vi que la meteo iba a dar tregua todo el finde empecé a contactar con posibles compañer@s y afortunadamente no tardé en cuadrar el plan.

Para el sábado cuando surgió Judit diciendo que quería salir, también se apuntaron Jordi F. y Montse, aunque con algún que otro problema que acabamos solucionando, y les lancé varias propuestas, y la que se aceptó fue ir a escalar una de las vías más repetidas del Berguedà, desde hace un par de meses: Quercus al Santuari de Queralt:


Cuando ves que tanta gente la repite y que la gran mayoría coincide en su opinión ya te hace pensar que puede ser una buena escalada, siempre teniendo en cuenta para que ha sido abierta (vía de iniciación para vías de varios largos) y el carácter que tiene para pasar un buen rato. Además la facilidad que hay para poder completar la actividad con las numerosas vías ya existentes en el 'Mirador de Garreta'  junto con la escasa y cómoda aproximación facilitaron la elección. 

 Preparando material en el aparcamiento

En poco más de 10 minutos llegamos al Mirador de Garreta, donde contemplamos la buena panorámica:




 En el Mirador de Garreta

En el propio mirador vemos una pequeña capilla dedicada a Sant Ignasi de Loyola y a su izquierda ya encontramos el pie de vía:

Pie de vía

Estuvo bien volver a reunirnos los cuatro después de bastante tiempo sin escalar juntos y al llegar a pie de vía comprobamos que  tuvimos bastante suerte al sólo encontrar una cordada de Mataró, que ya estaban en la R-1 de Quercus y que no nos ocasionó demasiado tiempo de espera, cosa poco habitual los fines de semana, según los comentarios que se plasman por la red.

Inicialmente hicimos cordadas Montse-Xavi y Judit-Jordi. El día era espectacular y con buena temperatura y como teníamos un pequeño condicionante de horarios por el que debíamos hacer una matinal para estar pronto en casa, intentamos aprovechar a tope y así lo hicimos.

Como siempre ocurre, el deporte nacional es criticar y algunos ya se han ensañado criticando algunos aspectos de la vía, como la tala de árboles y la limpieza de las fisuras y algunos bloques. La vía está entre medio de otras 6 de tipo deportivo y entre III y Vº, distinguiendo la Quercus al ser la que comienza sobre una losa que hay en el suelo.

Se anima Montse a comenzar con el primer largo con un inicio sorteando algún árbol (III/IV) hasta llegar a un pequeño resalte vertical con una salida en adherencia (IV+) para seguir después por terreno más fácil hasta llegar a una primera reunión que si no se va a hacer el resto de la vía, es de donde mejor se puede efectuar el descuelgue. Si la opción es seguir, lo mejor es continuar hasta llegar a los 30 metros a la verdadera R-1, habiendo encontrado unos 12 parabolts y el descuelgue mencionado.






En el primer largo

Tal como subo para recuperar el largo me sigue Jordi a poca distancia y al reunirme con Montse tomo el relevo mientras Judit escala también el primer largo.

El segundo largo inicia caminando y después con una grimpada de IIº alcanzamos un primer parabolt que marca el recorrido pasando por algún resalte de IIIº encontrando otro par de parabolts y llegando a los 35 metros a la R-2.


 Montse en el segundo largo...
... y Judit y Jordi en la R-1...

Esperamos unos instantes hasta que vemos que Judit ya se reúne con Jordi en la R-1 y ya Montse sigue con el tercer lago que inicia por una placa tumbada a la derecha de un espolón (III), para después subir a dicho espolón con un paso atlético (IV/IV+) para seguir un tramo vertical con buen canto y después ya salir a una repisa con árboles donde al cruzarla encontramos la R-3 a los 25 metros. Al estar aún los compañeros que nos preceden escalando el último largo, Montse opta por montar la R-3 de uno de los árboles, para esperar que quede libre dicha reunión y después hacer el correspondiente cambio de reunión.



Montse en el tercer largo

Desmonto el largo y al llegar a la R-3 los compañeros que nos preceden están intentando resolver la salida directa, que aunque graduada de V+,  bien puede decirse que es 6a, aunque no obligado.

 Jordi en el segundo largo
 Judit en el segundo largo
 Xavi recuperando el tercer largo
Montse asegurando desde R-3 provisional
... y la cordada que nos precede...

Mientras esperamos ya aparece Jordi y ocupa la reunión del árbol que hemos utilizado y nosotros pasamos a la verdadera R-3.

En la R-3

Viendo los problemas que han tenido los compañeros, chapo el primer parabolt y pruebo bajando algo y más por su izquierda para luego remontar y llegar a la altura de la segunda chapa y respiro más tranquilo. Aún queda otro paso técnico hasta llegar a la tercera chapa. A partir de ahí ya no pasa de V° y se llega a los 20 metros a la R-4, bajo la cima.


 Xavi asegurado por Montse en el cuarto largo
Judit se dirige a cambiar de cuerda...

Jordi propone que para que Judit no tenga problemas, cambiemos de cordadas y ella suba con mi cuerda, resultando más efectivo para tod@s.





 Judit, Jordi y Montse escalando en el cuarto largo
 Jordi y Montse en la R-4
La cordada mataronina en la cima

Nos reunimos todos arriba y disfrutamos del buen clima y aprovechamos para las fotos de rigor.

 En el centro el 'Cingle de la Tor' y al fondo el Cadí bien cargado de nieve
Cordada en la 'Queraltina'
 Foto cima del sábado. rememorando recuerdos...
...de casi  hace 5 años en 'Gorros'...

Para redondear la matinal bajamos cómodamente por el camino de la ruta normal y escalamos en el sector de vías deportivas que ya estuvimos escalando en 'octubre' y aprovechamos así la matinal, bajando después a Berga para picar algo y ponernos al día de nuestras vidas y plantear posibles futuros planes.


Escalando Castell Berguedà
Escalando Soca

Escalando Toni Virutas
Escalando Tots Sans

Escalando 40 àngels / Castell Berguedà
Y con estas últimas panorámicas dimos por terminada una buena matinal...

Para el domingo acabamos cuadrando el plan con 'Lo Gall Mamerto' y a propuesta suya optamos por una ya clásica vía del Alt Urgell, que bien merece una visita, aunque en la Guía del Alt Urgell de M. Blanco no figure con el logotipo del avión....



Esta vía ya la teníamos los dos con ganas de escalar desde el día que escalamos 'Retiro Espiritual':

Agulla dels Tres Ponts desde Paret de Mu


Paramos a tomar unos cafés en Oliana y acabar de perfilar la logística y esperando que la temperatura subiera algo (7º al llegar). Llegamos junto al Mas Torrent al que accedemos a través de la Carretera/pista a Cortiuda, y nos equipamos tranquilamente, sin prisas, ya que el camino de aproximación ya lo teníamos aprendido, en dirección a la Roca del Corb y al Coll de Mu. Nos sorprende ver que el camino hasta el Coll de Mu está balizado y bastante repintado y después descubrimos que era para la próxima 'Volta a Peramola':

 Saliendo de Mas Torrent




Después ya seguimos por el camino con aéreos tramos bajo la Roca Llarga con tramos de cadena para asegurar el paso, y en poco más de media hora llegamos a la base de la Agulla del Tres Ponts, donde aprovechamos para picar algo y esperar para que el sol alcance la base de la aguja.

 Desvío hacia el Coll de Mu
 Coll de Mu
Foto-croquis de las Roques de Sant Honorat vertiente Sur, de X. Grané

 El camino tiene unas buenas panorámicas....
 ...y por fin la Agulla dels Tres Ponts...
...u un alto esperando que toque el sol a pie de vía...

La temperatura va subiendo pero no tanto como el sábado y acabamos decidiendo de meternos a pesar de estar el primer largo a la sombra. Una breve trepada permite alcanzar la R-0, de un buril y un espit.

 Accediendo a la R-0
 En la R-0
 R-0
Paret de Mu

Se anima Mamerto a arrancar y enseguida vemos que el primer paso, para superar una pronunciada 'panza', es uno de los más duros de la vía y que después de que se partiese la chapa del buril que lo aseguraba, se coloco un paraboltt (algo salido) para cubrir el paso que según la guía es 6a (¿?). Lo prueba varias veces y después de un pequeño vuelo, coloca el estribo, teniendo que subir hasta el último peldaño para llegar a un pequeño agujero, algo escondido que ya le permite superarse y alcanzar la siguiente expansión. Se sigue un tramo vertical (V/V+) para alcanza otra cercana expansión y a partir de ahí ya se suaviza (IV+/IV) encontrando otro espit antes de alcanzar la R-1 a los 20 metros (creo que de 2 espits y un parabolt). Al ser tan corto este largo, opta por enlazar con el segundo, con un primer resalte de IV+ con un par de espits y a partir de ahí con dificultad de IV, pero con roca a vigilar, encontrando otro epit, que el compañero no llegó a ver, y llegando a la R-2 a los 55 metros desde la R-0. Cuando empiezo a escalar, justo empezaba a tocar el sol en pie de vía.

 Primera chapa de la vía
 En el primer largo

 En el segundo largo

En la R-2

Tomo el relevo y sigo con el segundo largo con una sola expansión en un resalte (IV) a unos 5 metros de la R-2, siguiendo después por un tramo con roca a vigilar (III) que permite alcanzar el inicio de la repisa arbolada a unos 20 metros y que, ya caminando, sigo hasta que ya Mamerto me avisa que se acaban las cuerdas y monto la R-3 en otro árbol teniendo ya a la vista el siguiente tramo de la aguja.


 En el inicio del tercer largo
 Panorámica de la segunda parte de la vía
 Cruzando la repisa
Y en la reunión improvisada

Tal como llega Mamerto sigue hasta la R-3 bis (II/III°), de 2 parabolts, bajo el gran y visible diedro. Mientras empieza a recuperar y se descalza los pies de gato, sorpresa y se le cae rodando uno de ellos. Al subir se lo puedo recuperar sin problemas, escalando los últimos metros con una mano libre y la otra dentro de su pie de gato.


Accediendo a la R-e bis

Miramos la reseña y veo que aunque marcaba iniciar por la derecha para después volver al diedro, colocando un buen tricam y saliendo recto por el desplome con un paso atlético,  consigo levantarme y alcanzar una sabina sobre la cual aparece a un metro, algo escondido, el primer clavo. Se sigue por el vertical diedro y se alcanza unos 3 metros más arriba el siguiente clavo (V/V+). Miro para arriba y ya veo la primera expansión en la placa de la izquierda del diedro y a partir de ahí, está claro y saco el pedal y afronto el desplome con 4 expansiones que obligan a estirarse 'bastante'. Trabajando bien con el fifi consigo llegar a la parte superior del desplome, donde hay que subir hasta el escalón superior para posteriormente reiniciar la escalada en libre con un flanqueo hacia la izquierda (aunque se ve la reunión recto, no hay que hacer caso). Tal como aconseja 'Jaume' en su blog, coloco cintas largas para evitar el roce. Estoy un rato estudiando la jugada, hasta que me decido y voy encontrando una buena secuencia de pequeños agujeros que me permite alcanzar el límite izquierdo de una pequeña vira desde la cual veo un par de metros más arriba la última expansión (V, o algo más). Desde ahí ya veo un poco en diagonal a la derecha la ansiada R-4. Coloco un allien en un agujero para proteger el flanqueo, pero cuando casi estoy llegando a la reunión,  acaba saltando.





Xavi en el cuarto largo

Sube Mamerto y con mucha precaución para no hacer ningún 'botafumeiro', llega a la R-4.



... y Mamerto recuperando el cuarto largo...


Toma el relevo y nuevamente inicia con un resalte que se supera con dos expansiones (Ae), una salida el libre (V°) para llegar a otro resalte, que como el anterior se supera gracias a las expansiones (Ae). Una vez superado este segundo resalte ya se sigue por placa con algún tramo de roca a vigilar (V y luego IV) hasta llegar a los 25 metros a la R-5, desde la que hay una buena perspectiva de lo que hemos escalado y de las paredes que nos rodean. Recupero el largo y prosigo con el último que ya conduce a la cima.


 Mamerto resolviendo los dos resaltes del quinto largo

 ... recuperando el quinto largo
 Asegurando desde R-5
Paret del Mu desde la R-5

La apariencia desde la reunión es de que la roca es bastante más rota de lo que es en realidad y el suspense al no ver el único seguro que hay (un clavo) y ver pocas posibilidades de colocar flotantes no es que animen demasiado. Por suerte al final no es tan 'guarro' como parecía y llego a la cima, donde monto la R-6 a unos 25 metros, de una buena sabina, en lugar de ir directamente al árbol donde está instalado el primer rápel.

 En el último largo buscando el clavo perdido...
... y apareció...

Sube Mamerto y estamos un buen rato disfrutando de la panorámica, aunque ya pensando en el largo descenso.

 Superando los últimos metros
 Asegurando en la cima
Y la consiguiente foto de la cima

Imágenes desde la cima

Al ir hacia el rápel, recordé que 'Luichy' comentaba en su publicación sobre esta vía, que apuntaba como posibilidad, para evitar el engorroso descenso por la canal, el que después del rápel volado se pudiera abrir una vía que subiese al macizo, y no se si habrá sido cosa suya, pero ya hay una reunión de dos parabolts en la parte superior de ese muro:

Reunión en la parte de enfrente...

Comenzamos el descenso con un primer corto rápel de unos 15/20 metros que nos conduce a una buena instalación de 2 parabolts, uno de ellos con argolla y unidos con un trozo de cuerda.


En el primer rápel
Instalación para el segundo y gran rápel

Afronta Mamerto el inquietante y famoso segundo rápel que se realiza por la vertiente norte, primero por un diedro, hasta que se acaba y aquí comienza el vistoso 'volado' que con 45/50 metros nos permite aterrizar en una buena plataforma en donde inicia la canal que ya deberemos seguir hasta su base.  Sorprende la configuración de las rocas que dan su nombre (Tres Ponts) e imaginamos la sorpresa de sus aperturistas cuando lo descubrieron.






Descendiendo por el vistoso segundo rápel

Una vez en la canal, que actualmente está bastante arrasada, supongo que por las tormentas de los últimos tiempos, iremos descendiendo y encontrando 3 rápeles ya montados en árboles con cordinos y maillons, todos de menos de 30 metros. Para bajar mejor lo suyo es intentar ir muy pro fuera de las fisuras, con mucha precaución ya que si te vas, el péndulo te hace quedar encastado en el interior de la fisura. Interesante llevar algún cordino de repuesto, por si acaso...

En el tercer rápel
 En el cuarto rápel
Y la instalación del quinto y último rápel

Cuando llegamos de nuevo a la plataforma donde habíamos almorzado antes de escalar, respiramos ya tranquilos...

Recolocamos el material y vuelta al Mas Torrent...
 Última mirada al macizo...
... y llegada a Mas Torrent...

En total 5 horas de actividad, en las cuales casi invertimos más en aproximación descenso y regreso, que en la propia vía. En cuanto al famoso rápel, no digo que no sea espectacular, pero recuerdo algún rápel mucho más 'inquietante', como el descenso de la pared de Le Ponteil en Briançon, con un rápel volado de unos 55/60 metros que tienes que enlazar con el siguiente y que llegas a su instalación justo con el chiclé de las cuerdas...

En resumen un finde variado aprovechando la 'ventana' de buen tiempo que nos ha dejado escalar sin problemas, y compartido en buenas sintonía con l@s compañer@s