dimecres, 20 de març de 2019

Y de postre, volviendo de El Chorro: Magical Mystery Tour


Para no hacer de una tirada todo el viaje de regreso de 'El Chorro', optamos por subir a dormir en la propia Urbanización Maryvilla, en el propio 'Carrer Llevant', donde inicia el camino de aproximación. Por la mañana vemos a un par de escaladores locales, a uno de los cuales Jordi reconoció, al haber coincidido en el Rally de Roca Regina y al comentarles nuestro objetivo, nos animaron y nos dijeron que íbamos a disfrutar de esta espectacular ruta, que curiosamente fue abierta por Rowland Edwards (en solo integral) en 1986, y luego fue reequipada con químicos. Esta vía al salir publicada en la guía de escalada publicada por Rockfax de la Costa Blanca (2005), y figurar como una de las 50 mejores rutas, ha sido repetida numerosas veces.

Inicialmente la idea era escalar en Alacant, pero la idea de la vía la dio Xacó, que ya la había escalado y no le importaba repetir, como guinda a esta buena semana de escalada pasada en Andalucía. Casualmente hace unas semanas 'Alfons Esterlich' colgó un vídeo del acceso a esta vía, que acabó de motivarnos.

Verdaderamente ir con alguien que conoce la vía es una ventaja, pero en este caso aún más. Cuando nos estamos equipando vemos que hay una cordada de alemanas que también tenían el mismo plam. Hicimos la aproximación casi juntos y al llegar a la curiosa instalación de rápel les tomamos delantera.






En la aproximación

Cuando rapelas y ves que hay unas instalaciones bastante vetustas con escalones metálicos, algún tramo de escalera de madera y finalmente una especie de 'super electron' que llega hasta la cala y piensas que por allí bajaban y subían los pescadores, te hace pensar que eso si que es una ferrata de alta dificultad...

Baja primero Xacó y le seguimos Jordi y yo. Desde luego, impresiona...





Rapelando...

Recogemos cuerdas y siguiendo los pasos de Xacó, hacemos un tramo de flanqueo con las trekings y sin encordar, hasta llegar a una buena plataforma, donde ya aprovechamos para calzarnos los pies de gato y encordarnos. Aún siendo III hasta ese punto, eso de ver el mar tan cerca siempre impresiona, aunque en nuestro caso estaba sin apenas oleaje.

Llegando al punto donde ya nos calzamos los pies de gato

Nos repartimos los largos de manera que para Jordi el primero, para mi el segundo y para Xacó el tercero.

Empieza Jordi para llegar a la R-0 que está bastante más a la izquierda de lo que marca la reseña y ya con un resalte en el que ya hay un anclaje químico, para proteger un paso (IV+) que permite alcanzar una ira, que al descenderla nos lleva a la R-0 de 2 químicos.


Llegando a la R-0

Sigue Jordi con el primer largo, que desde esa R-0, no supera los 25 metros, iniciando con un flanqueo algo descendente hacia la izquierda, para llegar bajo un resalte vertical (IV+) que permite alcanzar la R-1, de dos químicos, en una cómoda repisa bajo una 'bauma' y a la sombra. En el largo un par de químicos.




En el primer largo

Tomo rápidamente el relevo con un espectacular, más que difícil, segundo largo, que inicia con una diagonal hacia la derecha done encontramos un par de químico, y a partir del segundo ya se sigue recto con una escalada que está muy marcada de las 'clenchas' de magnesio que han dejado l@s numeros@s escalador@s que la escalan. Dudo en la salida de este segundo químico, al darme el sol en la cara y no ver ningún anclaje más. Finalmente sigo (IV+/V), encuentro otro químico y ya hasta la R-2, a los 25 metros, en otra buena repisa y también de dos químicos y al sol.






En el segundo largo
En la R-2

En la R-2 aún quedan constancia de los artilugios utilizados por Rowland que tanto revuelo causaron en su época ya que en teoría eran para facilitar la 'escalada limpia'...:



Toma el relevo Xacó y sigue con el tercer largo comenzando en diagonal a la derecha hacia un químico que no se ve, y de ahí ya sigue en su vertical, encontrando algún otro químico antes de llegar a un tramo de fisura a equipar, donde se concentra la mayor dificultad del largo (V+),, y después superando un pequeño desplome ya salimos sobre el acantilado y encontramos la R-3 junto al camino en el que hemos hecho la aproximación, y también de dos anclajes.






 En el tercer largo...
 Foto cima
 Las dueñas de los acantilados...
 Picamos algo y emprendemos el regreso...
Y enfrente: Finestrat..

Llegamos al aparcamiento y ya nos disponemos a prepara el equipaje para el viaje de regreso a casa. Desde luego, ha sido una buena idea el partir el viaje de regreso en dos fases, así a buena hora pudimos llegar a casa, cansados, pero contentos de toda la actividad realizada...