dimecres, 22 de juny de 2022

Salvando matinal medio lluviosa a la Agulla de la Font del Jacob

 

Este martes contactamos con Jordi C. para subir a escalar a Gorros y poder comprobar la evolución de su lesión y a propuesta suya íbamos con la intención de escalar la 'Vía de la Gavina'. Pero como siempre la meteo es la que manda y justo cuando estábamos subiendo con el funicular de Sant Joan vimos que el cristal del techo estaba empezando a llenarse de gotas de agua. Al llegar a la estación superior nos refugiamos bajo un árbol esperando que la lluvia desapareciera. Después de un buen rato parecía que la cosa aminoraba y ya vimos que había que cambiar de plan.


Optamos por ir a las vías equipadas en la redenominada Agulla de la Font de Jacob (antes conocida como Miranda de Sant Joan). Me permito copiar la explicación que da Luichy en su guía de 2015 'MONTSERRAT-GORROS':


Esta aguja que escalé por primera vez con el compañero de la SEAM-AEC Ritchie Pelegrina (8-12-83) por la vía Morritos, que habían abierto él junto a Manel Sugranyes y Oriol Pié, en aquel momento denominada Miranda de Sant Joan, tal como refleja la reseña original, en la que también se cita que existían también otras dos antiguas vías: Pica-Santos-Lucas y Belego. También existía la original Sala-Baqués.



Posteriormente volví a escalar nuevamente con Ritchie el 18-1-87 un par de vías equipadas por J. Escursell: 'Que buena que estás Catalina' (frase que citaba en aquella época el cómico 'Pedro Ruiz' en un programa televisivo de la TV1) y 'Cabaret Galàctic', ambas V+ con bastante 'gracia'. Ambas continúan equipadas con espits y no parece que se escalen mucho.


En 2011 se equipo la zona habilitada para cursos de iniciación y cuya primera reseña me fue facilitada por Joan Baraldés. Con una 'salida de la SEAM-AEC' descubrimos las nuevas vías.




Reseña extraída de la FEEC con las vías aún sin graduación ni nombre 

La zona estaba muy bien acondicionada para realizar cursos de Nivel I y Nivel II y durante un curso de Nivel II en octubre de 2012 ya vimos que alguien había decidido que sobraban chapas:


A través de la E.R. GLACERA pasamos comunicación a la FEEC y se nos contestó que pasarían informe al Patronat, lo cual conllevó al trágico accidente de 'Lluis Baciero' al ir a evaluar el alcance del expolio realizado en dicha zona.

Posteriormente se volvieron a reacondicionar las vías y al parecer con alguna actuación que otra de nuevos 'talibanes' con alguna chapa desaparecida.



Ahora ya hacía tiempo que no estábamos por allí, y en parte tenía curiosidad de ver el estado actual. Luichy en la mencionada guía de Gorros compuso una buena reseña para situarse en esta zona y como siempre alguien ya la ha colgado por la red:

Al llegar y empezar a desplegar cuerdas, empezó otra vez a llover y nos volvimos a guarecer bajo un árbol. Parecía que el tiempo quería jugar con nosotros. Diez minutos más y volvió a parar y ya nos decidimos a escalar enlazando, creo que la vía 'L'Escolania' (nº 26) para después hacer los dos largos superiores de la 'Montse-Montserrat' (nº 27). Estando en la R-2 volvió a caer alguna gota, pero nada serio, y pudimos acabar la vía sin problemas. Después con un largo rápel llegamos de nuevo a la base de la pared.






No vimos que faltase ninguna chapa, aunque eso sí, no estaría de más ir con alguna llave para apretar alguno de los parabolts, incluso de reuniones, que están algo 'flojos'.

Aún estuvimos escalando la 'Le Grand Trou (6a+) con un tramo peleón entre las dos primeras chapas (nº 22), que no es obligado y después la contigua 'Burins' en la que hay parabolts y buriles (que no hacen falta utilizar) y con un paso muy explosivo a la entrada (6b o algo más) y que tampoco es obligado. Como no llevábamos las reseñas finalizamos esta vía en la misma reunión de descuelgue que la 'Le Grand Trou'.

En esta vía el sol ya se había impuesto y ya apretaba. Decidimos dar por finalizada la actividad y que al menos sirvió para que Jordi viera que 'está en el buen camino' de su recuperación y que tal como estaba de juguetona la meteo, al menos hemos podido escalar algo.

Nos dimos un buen homenaje en Cal Anna y también volvió a descargar alguna gota, que después entrando en Barcelona, se hizo más fuerte.