dimarts, 18 de desembre de 2018

Escaladas pre-navideñas por Garraf: La Cantera y La Facu



Otro finde en el que ha habido de estar pendientes de la meteo y con algún compromiso ya adquirido como es la tradicional cena de 'Nadal a l'AEC' y acoplando todas las piezas había que cuadrar los planes.

Para la la mañana del sábado acabé quedando con Jordi C. y Assumpció para una escalada en el sector Cantera del Garraf, para repetir una vía que ya habíamos escalado juntos, pero para intercambiar los largos que habíamos escalado de primeros: 'Barba Roja-salida Bavaresa', esta opción  de salir desde la R-2 hacia La Bavaresa, cuenta con mejor roca que su 'salida original'. Para Jordi suponía su última escalada por una temporada, que espero sea lo más corta posible...


Al llegar a Garraf ya vimos algunos cambios que afectan a la circulación dentro del núcleo de Garraf, que ahora ya ha quedado para uso exclusivo de sus residentes:



El día era radiante, aunque la temperatura no era demasiado alta. Mientras nos estábamos equipando, aparecieron Lluis N. y Bego que querían escalar la 'Miramar', después de haber tenido un serio 'ensurt' en estas paredes y les tocaba volver para romper el 'maleficio'. Quedamos que después de escalar tomaríamos algo juntos y ya cada cual fue a por su objetivo.

Llegamos a pie de vía y en esta ocasión me encargué de escalar el primer largo, en el que hay mezcla de seguros entre buriles, espits y parabolts. Inicia en diagonal a la derecha hacia un doble seguro (parabolt/espit) desde el que ya accedemos a un resalte vertical, con algún agarre que parece que pueda saltar, y una dificultad de V+/6a, pero que no es obligado. Después ya se accede a un tramo más tumbado por el que iremos subiendo encontrando algún anclaje para ya salir a un tramo con algo de piedra suelta que cruzaremos prácticamente caminando hasta alcanzar a los 30 metros la R-1 de dos espits bajo la gran placa lisa y a su derecha.





Escalando en el primer largo

Cambiamos cuerdas para que Jordi siga con el segundo largo, y ya viendo que el sol dejaba de darnos en esta reunión, nos abrigamos convenientemente. Inicia el largo siguiendo un diedro atlético que nos permite alcanzar la base del la gran placa lisa, por su margen derecho. Como en el anterior largo, variedad de anclajes intercalados que permiten trampear al gusto, aunque dicen que en libre es 6b. Personalmente hay un paso para alcanzar un buen agujero, que con mi escasa envergadura lo veo como fuera de mi alcance sin hacer un paso de Ao. Después ya se sale a un tramo entre medio de unas gradas (IV), con un par o tres de seguros más hasta alcanzar a los aproximadamente 30 metros, la R-2 de dos espits.




En el segundo largo

Tomo el relevo y enlazo hacia la izquierda con la salida de la Bavaresa y con su interesante placa de V para alcanzar la R-3 que supero para seguir hasta el final de los cables instalados para facilitar la salida de la pared. Una vez que nos reunimos los tres arriba, vemos que Lluis y Bego también salían de la Miramar, y acabamos efectuando el descenso todos juntos.








Saliendo por la Bavaresa y llegando al final de la pared

Al llegar de nuevo al aparcamiento, también nos encontramos con el 'mestre' Ángel Vedo que bajaba de escalar de alguna de las vías de La Falconera. Lluis propone de comer paella en el Bar Antonio, donde originalmente estaban las reseñas de las vías de escalada de la zona y su propuesta fue aceptada por mayoría, resultando el punto para acabar una buena matinal y aprovechando, como siempre suele pasar entre escalador@s, para contar batallas pasadas y pasar una agradable sobremesa.

Una buena forma de acabar la actividad

Al llegar a casa contacté con Jordi F. para quedar para el domingo. Las previsiones apuntaban que lo único que no estaba claro era la hora de inicio de las lluvias, pero como es habitual decidimos, al menos, salir a almorzar. Propuso intentar hacer deportiva en La Facu, buen recurso para días con clima dudoso y acepté sin dudar.

Por la noche tocaba compartir con l@s soci@s de la AEC la cena anual de 'Nadal', donde nos reunimos más de 70 personas. Como es habitual Frederic se encargó de hacer entrega de los regalos haciendo el típico 'caga tió' ...



El domingo se levantó bastante negro, pero a mediada que llegábamos a Canyelles parecía que tendríamos posibilidades de poder escalar algo. Paramos a tomar algo en el bar del Casal, donde desde ya hace unos años montan el 'Pessebre Solidari' y que Jordi aún no lo había visto nunca:




Cuando ya subimos hacia el aparcamiento ya nos equipamos concienciados de que bajaríamos lloviendo. Sin tener claro a que sector ir, acabamos por ir a los sectores 'Nausika/Salta Mona', al que hacía cuatro años que no iba (en aquella ocasión con Sara, Josep Emili y Montse).



Empezamos por Mar Muerto (IV+/V de 30 metros y 7 parabolts, buena para calentar en el sector y ponerse a tono.




En Mar Muerto

Jordi se ha conseguido unas gafas para asegurar que evitan las molestias de cervicales, tan clásicas en escalada deportiva y que desde luego son un gran invento:



Como niños con zapatos nuevos...

Seguimos con Blanca, vía de (V de 30 metros y 8 parabolts) y empezaron a caer cuatro gotas que parecían  anunciar el fin de la actividad,pero por suerte no pasaron de ahí. A pesar de un grafiti, ya algo borrado, a pie de vía advirtiendo de bloques sueltos, nos dió la sensación de que ya está suficientemente saneada, pero no está de más siempre ir con precaución.



En Blanca

Seguimos con la algo más corta Nausika (V+ con algún paso algo sobado de 18 metros y 6 parabolts), que ya te hace poner las pilas...



En Nausika

Hicimos un pequeño receso y aunque de vez en cuando daba la sensación de empezar a llover, vimos que no éramos los únicos 'fanáticos' ya que vimos 3 ó 4 cordadas más en las proximidades. Seguimos con la vía Teresa, que aparentemente es 'un simple V' (según las guías de 'Escalades a 20 minuts de Vva  la Geltrú' y 'Barcelona y alrededores') y que nos dio sensación de ser algo más...



En Teresa

Me metí en la contigua Bavaresa, que hacía 16 años que no la escalaba, y estando graduada de V+, con 6 parabolts en 22 metros, se me 'atragantó' en el tramo de entre el 3er y 4º parabolt donde me dieron poca confianza tanto los cantos de pie como los de mano y como ya me veía volando, y no me apetecía mucho, le cedí paso a Jordi para que la acabara. Incluso de segundo, me costó... cosas que pasan...


En Bavaresa

Con esto ya dimos por acabada la actividad y volvimos al bar del Casal para darnos un buen homenaje y como es habitual, hablar de posibles futuros planes...

En resumen un finde de escalada pre navideña centrado en esta ocasión en Garraf compartiendo buenos momentos con diversidad de personal...