divendres, 20 de juliol de 2018

GAM a La Cadireta: una gran clásica bajo la sombra de la vecina Anglada-Guillamón

Este jueves me pude agenciar un día para escalar con Jordi C. que ahora hacía un tiempo que no coincidíamos. Cuando me propuso La GAM de La Cadireta me pareció una buena idea: vía a la sombra, con no demasiada aproximación y con ambiente. Esta vía la escalé con el compañero de club Santi Rodríguez en 1985 y en 2007 con un ex-compañero de trabajo: Alberto Alcaraz.


Llegamos a Can Massana y sólo vemos una cordada que iba a 'Els Rodrigues'. Cómoda aproximación y al llegar a pie de La Cadireta optamos por entrar por la Civis II-García-Casas (vía de 1968) que tuvo un re-equipamiento parcial con parabolts y que según hemos comprobado, se la 'limpiado' en su inicio.

Empiezo y veo que el primer parabolt está emplazado a unos 8 metros, está una vez superado el tramo más duro (V+ según reseña, que tal como está la roca nos ha parecido bastante más y que se puede trampear gracias a que la fisura permite asegurarte al gusto - creo que he colocado los totem rojo, verde y calabaza). Después la roca hay que vigilar (V) y después de lazar una sabina ir a buscar el diedro de la izquierda (IV+/IV/III) donde encontramos 3 parabolts más y llegando a la R-1 en un buen árbol (a unos 20 /25 metros en la gran repisa, que después caminando hacia la izquierda nos permite llegar a la verdadera R-1 de la GAM.

 Panorámica desde la base de la pared


 En la 'peleona' entrada de la Civis II-García-Casas y en su R-1
 En la R-1 de la GAM compartida con la Anglada-Guillamón

Toma el relevo Jordi y saliendo por la derecha de la R-1 hay un par de pasos en los que hay que estirarse, después ya están
más próximos, y se va avanzando en línea recta hata que una barrera de techos nos hace in flanqueando hacia la derecha, llegando a la R-2 en una cómoda repisa a los 20 metros, encontrando espits y buriles originales de la vía (del año 1959).

 Iniciando el segundo largo
 Aunque parezca mentira, en la reunión me tuve que abrigar por el aire...
 Finalizando el segundo largo
 Alguno de los vetustos buriles...

 Entrando a la R-2
Original R-2 ahora reforzada convenientemente

El tercer largo empieza con  un paso acrobático para chapar el primer espit y otro para legar a la siguiente expansión que es de un buril sin chapa, aunque hay una fisura que se puede colocar algún flotante (creo que totem rojo, aunque no me hizo falta). Un poco más arriba hay una salida en libre (IV+) en el que hay que controlar la roca, y describiendo una ligera diagonal hacia la izquierda hasta llegar bajo otro gran techo y donde ya emprendemos el espectacular y aéreo flanqueo que nos llevará a la impresionante R-3 a los 25 metros (que coincide actualmente con la Anglada-Guillamón. Muchos buriles viejos y uno sin chapa nos permite avanzar prácticamente en Ao).

 Acrobático inicio del 3er largo...
 ...y panorámica flanqueo final...
 R-3
 Asegurando y entrando a la R-3
Ubicación R-3

Jordi que acusa la inactividad me cede el siguiente largo. Lo primero que me fijo y la verdad es que hasta que no lo he leído en la reseña de Escalatroncs lo desconocía, es que la Anglada Guillamón, que actualmente a partir de la R-3 es común a la GAM, originalmente va más a la derecha con uns buriles bastante vetustos (estos son de 1960).


El cuarto largo tiene un par de buriles viejos en el primer resalte y después hay dos buriles de chapa recuperable (la 2ª ya colocada). Después un espit y luego un clavo que ya nos permite alcanzar una repisa que hacia la derecha nos conduce a los 15 metros a la R-4, la original de 4 buriles y ahora reforzada con dos parabolts y un espit. Aquí ya nos alcanza el sol.

Iniciando el 4º largo
 Buen balcón en la R-3
 R-4 original
 Mi sombra proyectada en el bosque
Entrando a la R-4

Queda sólo el último largo, que aunque parezca por la reseña que es un paseo, el hecho de solo ver un buril y el tramo final con un resalte de roca 'dudosa' (IV/IV+) y en el que han colocado un par de inventos supongo que los geólogos que están estudiando los posibles movimientos de esta gran aguja. A los 30 metros se alcanza la cima con una cadena que la contornea y que está unida al rápel que está unos 3 metros más abajo.


 En el quinto largo
Sensores bajo la cima
 En la cima

Estamos un rato contemplando el paisaje, pero el sol nos hace que empecemos rápido el descenso, con un primer rápel de 30 metros y otro de 45/50 que nos deja de nuevo a pie de vía.


 Panorámicas desde la cima
 Bloque empotrado al nivel de la segunda instalación de rápel
 En el primer rápel
 En el segundo rápel
Panorámica desde camino de regreso

Regresamos a Can Massana y vamos a darnos un homenaje a Cal Anna, contentos con la actividad y con la buena temperatura que hemos tenido. Una vía que siempre ha estado a la sombra de su vecina Anglada-Guillamón y que fueron abiertas con un año de diferencia, Sorprende ver que en esta si hay parabolts, y en la GAM, excepto en el primer largo, no hay ninguno...