martes, 1 de septiembre de 2009

Sureste Clásica (Ag. Jolly-Muralla de Pombie)

Antes de empezar el verano hablando con Mika sobre la posibilidad de hacer alguna cosa a mediados de agosto, me comentó que le hacía ilusión ir al Midi d’Ossau para subir por la “Sureste Clásica” de la Ag. Jolly, ya que según comentarios que le habían hecho varios colegas que la habían realizado, es una de esas ascensiones “5 estrellas” del Pirineo. También medio había quedado con Ismael y al comentarle la posibilidad del Midi, dijo que le parecía bien, ya que tampoco había estado antes.

Yo también tenía referencias muy buenas de la vía de Víctor y Josep Emili y no me desagradaba la idea de volver a este maravilloso rincón del Pirineo.

La logística fue de lo más tranquila: tres días, uno de viaje y aproximación, otro para la vía y el tercero de regreso. No había que ‘estresarse’, que estamos de vacaciones.

Quedamos todos el 19 de agosto en El Bruc a las 10h y paramos a comer en Biescas. Tranquilamente pasamos El Portalet y con un tiempo espléndido llegamos al aparcamiento. Tranquilamente nos equipamos para poner rumbo al refugio de Pombie.


Mika con su 'armario'
Ismael al principio de la subida

La subida inicial no tiene desperdicio: 400m de desnivel desde el aparcamiento hasta el collado de Soum de Pombie (2.134 m). Después ya flaqueando y en ligero descenso llegamos al Refugio de Pombie (2.032 m). Tardamos 75’, que teniendo en cuenta el peso que llevábamos, no está mal.

En el inicio de la subida eso de pasar por al lado de las vacas no le seducía mucho a Mika…

Las vacas miraban de reojo a Mika

Tuvimos toda la tarde para poder ver el recorrido de la vía e instalarnos en la ‘carpa’, ya que el refugio estaba lleno.

Recorrido de la vía

A pesar de que en Meteo-France había pronosticado buen tiempo hasta el viernes a la tarde en el refugio hay un aviso ‘preocupante’: posibles ‘orages’ para el jueves a la tarde. Mika le pregunta al guarda que a qué hora llovería y el guarda aún se está riendo…

Cuando cenamos en la cocina libre de Pombie, entablamos conversación con dos navarros que eran asiduos del lugar. Nos hablaron muy bien de la vía y en cuanto al descenso nos dijeron que ellos nunca bajaban por el famoso descenso de “las viras”, que después de los desprendimientos que sufrieron hace pocos años siempre optaban por rapelar: 5 rápeles por la la Jolly y luego cambiar hacia la “Surplombs” y en otros 5 rápeles estás en el suelo… También nos dijeron que hay instalaciones intermedias de rápel, pero que siempre buscáramos las que tuvieran “maillón” y rápido hacia abajo… Nos pasaron croquis del descenso y ellos se fueron a “vivaquear”.

A las 22h al “sobre” y a las 6h toque de despertador. Fuimos de nuevo a la cocina a preparar el desayuno y vimos a un par de malagueños que ya estaban acabando de prepararse el material. Tal como sospechamos, también iban a la misma vía.

Almorzamos y hacia las 7h 15’ salimos hacia la pared. Acceso rápido (20/30’) y al llegar sorpresa, ya que a pie de vía estaban los malagueños y también los navarros.

Les dejamos margen y Mika inicia el primer largo por un diedro que según que reseñas es de IVº ó Vº con un puente de roca a su final en el que algunos instalan la R-1. Sigue la famosa ‘Placa inclinada’ con unos metros de adherencia en descenso con un delicado “salto”en su final (IV+…). Mika montó reunión después de este paso. Luego remontando por un fácil diedro llegamos a la verdadera R-2 de 3 clavos.


El tercer largo inicia con una fácil ‘desgimpada’ (IVº) para dar acceso a un espolón con un techo que contornearemos hacia su derecha (V-), accediendo a una vira fácil (IIIº) donde encontraremos la R-3 de 2 espits y 1 clavo. En esta reunión inicia la vía Jolly y también es la segunda reunión de ‘Pasagers clandestins’.


El cuarto largo atraviesa una zona de repisas y algo de hierba en dirección a un gendarme (IIIº/IVº). Hay un emplazamiento para reunión con unos puentes de roca, que nos saltamos y que nos obligó a montar reunión en una posición más incómoda junto a un clavo. En la travesía se cruzan las vías ‘Sureste Directa’ y ‘Sinfonía Vertical’.

El quinto largo afronta una placa ‘dura’ asegurada con un clavo (V+) que da acceso a las famosas ‘escaleras grises’ (diedro escalonado de IV+ bien visible desde Pombie) encontrado una buena reunión de 3 clavos.

El sexto largo es el más difícil de la vía, con un primer tramo de diedro atlético protegido con 4 clavos (Luichy lo gradúa como V+, nosotros creemos que es algo más…). La segunda parte del largo sigue por diedros más ‘amables’ (Vº y luego IVº), llegando a los 60m a una buena repisa con 2 clavos donde montar la R-6.


En teoría aquí debíamos cambiar de ‘cabeza’ de cordada, pero para no perder tiempo con el intercambio de cuerdas y como Mika dice que está ‘motivado’, seguimos igual.

El séptimo largo, se toma saliendo por la derecha dela reunión y sigue otro diedro en el que encontraremos 3 clavos que nos marcan el camino a seguir (IV+/V). La R-7 en una buena repisa donde hay un clavo.

El octavo largo inicia por la fisura de la derecha (encontraremos un friend abandonado) y a unos 20m abandonarla mediante un flanqueo a la izquierda hasta encontrar un par de clavos en una repisa algo incómoda donde montar la R-8 (Vº/¿V+?).



El noveno largo sigue en diagonal hacia la izquierda hasta situarnos bajo un gran techo con una visible ‘mancha amarilla’. Encontraremos 4 clavos y montaremos la R-9 en una buena repisa con un clavo.

El décimo largo esquiva el gran techo por unos diedros muy atléticos por su izquierda y luego flanquea netamente a la derecha al pie de una gran canal. En el largo encontraremos 3 clavos, 1 puente de roca y otro friend abandonado. En cuanto a la dificultad creo que se acerca más al V+ que lo marcado en la reseña (Vº). La R-10 de dos clavos en una buena repisa y la primera que montamos a la sombra.

El onceavo largo sigue la canal/chimenea que hay sobre la R-10 (no salir más a la derecha, que por allí va el ‘Espolón Este’). La chimenea a Ismael y a mi que íbamos con mochila nos dio bastante trabajo (Vº ‘peleón’). La R-11 se ha de equipar en una buena repisa.

El doceavo largo sigue la chimenea y por un tramo final en arista (IVº) nos conduce a la cima de la Aiguillette Jolly. En la cima no vimos nada de material donde montar la R-12.

Según Luichy se puede ‘destrepar’ o efectuar un corto rápel hasta una repisa al pie de un diedro, donde montar la R-13. No vimos clara esta opción y optamos por el paso de la ‘zancada’ desde la cima de la aguja hasta la pared donde hay un clavo.

Foto del paso de la 'zancada' del blog de Xabier Gatón

Según las referencias Vº. Puedo asegurar que para nosotros y otros con los que después hablamos, si no tocas el clavo la dificultad es bastante superior. Una vez superado este tramo seguimos por placas fáciles, primero recto y posteriormente por unas viras hacia la izquierda hasta encontrar la instalación del rápel que da acceso a la ‘vía de las viras’.

Vimos como los malagueños comenzaban la espectacular travesía.

Malagueños en las viras

Recordando los consejos de los colegas navarros, por consenso decidimos rapelar. Primer rápel de 50m algo incierto. Baja Ismael y monta reunión algo precaria de un bloque. Mika baja algo más y encuentra una instalación con 2 clavos con cordinos y 1 maillón.

Sigo bajando y voy enlazando sin complicaciones 5 rápeles más hasta donde se bifurca hacia la derecha (mirando el patio) donde seguiremos por la ‘Surploms’. Séptimo rápel de 30m de un bloque iniciando con cordinos y maillón, en una rampa de hierba y después por placa hasta una buena repisa justo antes del ‘patio’.

El octavo rápel de 50m de 3 clavos con cordinos y maillón, se baja recto por la pared vertical hasta la R-5 de la Surploms en una buena repisa. Como dice Luichy ‘patio para alegrar la vista’.

El noveno rápel sigue la tónica: pared vertical, instalación de un bloque con cordinos, un clavo y maillón y en 50m llegamos a la R-3 de la Surploms. Aquí tuvimos ‘movida’ ya que por no fijarnos de que cuerda había que estirar, las cuerdas se clavaron y no bajaban. Mika remontó con 2 shunts y pudo arreglar el tema. Vimos entonces que los malagueños bajaban por la pedrera. Aquí coincidimos con un par de toledanos que también bajaban y también tuvieron lío con una cuerda.

Un último y también vertical rápel de 60m nos dejó por fin en el suelo. Por suerte los anunciados ‘orages’ no se han cumplido y a las 20h llegamos al refugio. Desde luego ha sido una buena ‘curtida’.

Nos dieron de cenar en el refugio, a pesar de la hora (dan la cena a las 19h 30’) no es que fuera de alta cocina: sopa (¿de puré de lentejas?), arroz algo crudo con carne, queso y lo mejor el postre: tarta de chocolate y melocotón en almibar.

Esta vez si que pudimos dormir en el refugio y al día siguiente tranquilamente y sin que aparecieran las anunciadas lluvias regresamos para casa.


Mika siguiendo su actual buen estado de forma se cascó toda la vía de primero y sólo ‘tocó’ el clavo del paso de la zancada de la cima de la Aiguillette Jolly. Ismael y yo fuimos más de ‘tradicionales’ y donde hacía falta no dudamos de ‘tocar’ los clavos. Desde luego la fama de la vía está bien merecida.



Como casi siempre, una buena reseña de Luichy