lunes, 21 de septiembre de 2009

Le Petit Dru: excusa para visitar Les Corbières

Depués de la última visita que efectuamos a Vingrau para el puente de la 2ª Pascua, y viendo el pronóstico del tiempo anunciado, junto con Josep Emili y Sara volvimos a hacer una escapada por las cercanías de Perpignan. Una vez que encontramos por internet las reseñas de Opoul decidimos que era un buen momento para ir a investigar para poder montar una futura colectiva de la SEAM (AEC) así como realizar la gran clásica de Vingrau: Le Petit Dru, vía de 110m, de 5 largos y una dificultad máxima de V+.


Volvimos a optar por montar nuestro campo base en la gite d’étape La Belle Auriole, ubicada a unos 10’ de las paredes de Opoul y a unos 20’ de las de Vingrau.


Salimos el 11 de setiembre hacia las 8h y pasamos la frontera con algún tramo de tráfico ‘denso’. Después de parar a almorzar en La Jonquera llegamos a eso de las 12h 30’ y nos instalamos. Decidimos ir a escalar a Opoul a la Falaise des Abeilles, escuela con alrededor de 50 vías, que recientemente se ha reequipado completamente con anclajes químicos, habiéndose añadido en muchos casos más seguros que los que figuran en la reseña: "Falaise des Abeilles-Opoul"<

Panoramica deLa Falaise des Abeilles de Opoul

Josep Emili en el sector La Rampe de Opoul
Sara en el sector La Rampe de Opoul

Por la tarde cuando ya se ponía el sol hicimos visita ‘cultural’ y subimos al Château Perillos.

Château Perillos (Opoul)

El sábado 12 siguiendo los planes nos dirigimos hacia el Petit Dru, uno de los sectores más alejados, pero que está a la sombra hasta las 14 horas. La aproximación la hicimos desde el aparcamiento inferior de la carretera (también se puede acceder aparcando en la Cava-Cooperativa de Vingrau y siguiendo el camino marcado que sale por detrás de la vieja iglesia). El camino va subiendo pasando respectivamente por los sectores: Les plaisirs démodés, Les têtes réduites, Carcassonais, Biribi,Piscicole, Les Charmes cachés, hasta llegar al collado.


Seguiremos con menos subida y acabaremos de pasar bajo los sectores: Le toit, Lévitation,Georges, Cade y llegaremos junto al refugio libre (con literas con colchones para unas 10 personas pero que no cuenta con agua). Desde aquí ya estamos bajo Le Petit Dru y con una última subidilla llegaremos al pie de la pared. Contar unos 30 minutos desde el cohe.


Refugio al pie de Le Petit Dru

Encontramos una cordada de franceses que estaban iniciando una de las vías durillas del sector (¿7b?)?) que finalmente abandonaron. Nosotros localizamos el pie de la vía L’insoupçonnée cuyo primer largo está asegurado con algún espit. Sabíamos que la clásica de Le Petit Dru iniciaba a la izquierda de ésta y al ver 2 clavos, dimos por hecho que era por allí. Luego al bajar descubrimos que la vía todavía estaba más a la izquierda en la parte más baja del espolón.


Josep Emili acabó subiendo por esta variante de entrada y en 50m sólo encontró los 2 clavos que se veían desde el suelo, con una dificultad de 5b. La reunión a la que llegó es la segunda, perfectamente equipada con 2 anclajes químicos al pie del famoso diedro ‘sobado’ del tercer largo.

Josep Emili en la variante de entrada

Según indica la guía este tramo está así por las innumerables ascensiones que han efectuado los militares para hacer prácticas. El largo inicia ya con un paso ‘tonto’ para llegar a los 3m a un anclaje químico. Sigue un tramo de diedro más tranquilo donde encontramos un clavo antes del tramo ‘duro’, donde encontramos primero un espit de 10mm y posteriormente 2 clavos más. El largo es ‘corto’ 10/15m, pero por el estado actual de la roca lo convierte en algo más duro que lo que pudiéramos esperar al ver que en la guía está graduado de 5b. La tercera reunión como todas las restantes es de 2 anclajes químicos.

Josep Emili afrontando el tercer largo
Sara en el tramo 'duro' del tercer largo

Aquí cambiamos y ya seguí hasta la cima de primero. El cuarto largo es un bonito espolón de buena roca y asegurado con un anclaje químico y varios clavos (25m, 5a) que nos conducen a una plataforma con la consiguiente reunión de 2 químicos y al pie de la placa del último largo.

Josep Emili y Sara en el cuarto largo

El último largo es según la guía el más difícil (5b/c). Es una placa vertical de mini-agujeros delimitada en su borde izquierdo por una bavaresa muy atlética. Se puede elegir por una de las dos opciones (recto o por la izquieda). Ambas nos harán ‘soplar’. Pasados estos primeros 5m la cosa se suaviza y en 20m (1 químico, 1 espit y 2 clavos) llegaremos a la cima, en la que han ubicado los anclajes químicos en una posición que dificulta algo para recuperar las cuerdas.

Panorámica desde la cima

Descendimos hasta la segunda reunión en un largo rápel de 55m y la faena fue importante para recuperarlas. Desde aquí en otro largo rápel llegamos al suelo.

Sara iniciando rápel desde la cima

La vía, a pesar del estado de la roca del tercer largo, vale la pena por su espectacular y lógico recorrido.

Recorrido de la vía Le Petit Dru

Podremos encontrar reseña en: ”Le Petit Dru”< .


Por la tarde acabamos ‘matando’ el día nuevamente en Opoul en el sector La Meule.


El domingo como no queríamos salir muy tarde lo dedicamos para escalar en el sector Bona nit (buen sector para practicar ‘slabs’

Sara en el sector Bona nit de Vingrau

y en Le jardín des tropiques con una vía que no se debe perder: Le fil à la patte, 35m en la que encontraremos de todo: placa, diedro, desplome y todo sobre excelente roca con 10 espits. Hay una reunión intermedia por si se va con cuerdas de 60m. En la guía la gradúan de 5b, para mi es 5c…

En definitiva ha sido una buena opción esta visita a Les Corbières.