dilluns, 7 de setembre de 2020

Serrat dels Tudons: Ping-pong + Raó de Ser

Después de una semana algo ajetreada al decirme Jordi F. que podíamos escalar algo por Montserrat el sábado, la verdad es que no sabía ni que opción proponer, hasta que viendo información del infatigable Guillem Arias me sorprendió que era una zona que verdaderamente ni sabía donde ubicar exactamente:


Si no había problemas podríamos escalar tanto la Ping-Pong, como después la Raó de ser. Lo que leí ya me puso en antecedentes de que aunque la aproximación no era muy larga, el tramo final para llegar alcanzar el pie de vía dela Ping-Pong podía ser toda una aventura, como así fue. El clima anunciado era de que no haría demasiada calor, aunque después apretó algo...

Optamos por efectuar la aproximación desde Vinya Nova, pudiendo de esa manera quedar el coche más escondido del sol y después seguir la pista que va hacia Can Jorba para luego seguir por el Camí dels Francesos.

Detalle de ubicación aproximada de las vías

Aunque las fotos de Guillem puedan parecer que es puro trámite el llegar a pie de vía, nos costó lo suyo y hasta que no vimos, primero los parabolts de la Via 350, que ni sabíamos de su existencia, al solo llevar la reseña de Guillem, y enseguida vimos que el desplome no parecía coincidir con la entrada de la Ping-Pong y después de un rato mirando la foto dedujimos que era más a la izquierda. El pie de vía no es nada acogedor: tierra suelta, 'aritjols', y roca a controlar y una flecha clásica de las vías de los Germans Masó.



Montamos como buenamente pudimos una improvisada R-0, ya que el primer parabolt está algo elevado y una caída podría tener malas consecuencias. Entrada muy fina que aunque marcada de V, bien podría acercarse mucho a V+, que Jordi se ofrece a escalar. Una vez chapado, al menos puedes respirar ya que si te vas, al menos, no vas al suelo. El segundo parabolt está a un par de metros y la dificultad se mantiene en la misma tónica. A partir de ahí aún sigue un tramo vertical encontrando un tercer parabolt algo más distante, pero a medida que se va ascendiendo va bajando la verticalidad y la dificultad, encontrando otro par de resaltes con otro par de parabolts. Aquí la roca en algún tramo hay que vigilar, llegando finalmente a la cima de una especie de aguja (Punta Luichy) donde poder utilizar un buen árbol para montar la R-1, a la sombra, a los 30 metros.

Panorámica del primer largo desde pie de Vía 350
La flecha señala el camino a seguir....
En los primeros 'intensos' metros de la Ping-Pong...
Asegurando desde la improvisada R-0

...y un buen árbol para la R-1...

Viendo el carácter de la vía se ofreció nuevamente Jordi para acabar la vía, lo cual agradecí en mi estado actual. El inicio del segundo largo es en diagonal a la izquierda, algo delicado por la roca,  hasta que se llega a la base de la siguiente aguja donde se puede colocar un flotante pequeño para proteger nuevamente la posible caída antes de llegar al primer elevado parabolt (II/III/IV/IV+), siguiendo un tramo vertical de 'V del bueno', después del cual nuevamente decrece la verticalidad, la dificultad y la calidad de la roca, encontrando otro par de parabolts antes de salir a una especie de rampa donde poder montar la R-2 a los 20 metros en alguno de los 'arbolitos' que hay.


En el segundo largo de Ping-Pong


Mirando hacia arriba ya vemos claramente la aproximación para llegar a la Raó de Ser y decidimos seguir hasta sus proximidades donde vemos una gran sombra para poder hacer un pequeño descanso y picar algo y visualizar la vía, que en este caso es bastante clara su ubicación.

Reseña original de la 'Guía dels Germans Masó' (buena información en el blog de Jaume)

Viendo la distancia del primer seguro (un clavo), aunque la dificultad no sea aparentemente elevada, sigue Jordi escalando, con un primer tramo en paralelo a la fisura donde se pueden colocar flotantes al gusto y donde va aumentando la dificultad hasta llegar al mencionado clavo (IV / IV+ /V). En la vertical se ve un espit y lo suyo es después de lazar un pequeño pino si se utiliza una lastra que hay por encima del mismo y a su derecha se alcanza con mayor comodidad dicho espit. Este tramo si no se toca nada es V+ 'fuerte', pero no es obligado. Después sigue un buen tramo vertical de roca excelente y bastante fino, en el que nuevamente al ir ganando altura va bajando la dificultad (V+/V/IV+),llegando a los 30 metros a la R-1 de dos espits en una cómoda repisa, encontrando en el largo un total de 5 espits además del clavo inicial.





En el primer largo de Raó de Ser

Como aparentemente el segundo largo parecía sin mucho compromiso, me animé a seguir. Se trata de ir flanqueando hacia la derecha hacia un gran puente de roca con un cordino lazado, pudiendo antes lazar una sabina (IV) y con tramo algo más difícil (IV+) se alcanza el mencionado puente de roca, desde el que se visualiza un clavo un par de metros más a la derecha. Aquí hay que vigilar ya que hay un espit que no se ve y si se pretende bajar desde el clavo directamente a la canal, puede ser un problema, sobre todos después para el que va de segundo. Paso de V+, que afortunadamente no es obligado y ya se cruza al otro lado de una canal y con un tramo de III/IV se alcanza a los 18 metros una sabina en en suelo para montar la R-2, algo precario el tema, aunque al parecer algo se puede colocar si te esfuerzas.






En el segundo largo de Raó de Ser

Sigue Jordi con el tercer largo con un tramo de buena roca y abundantes presas (IV) en paralelo a la gran fisura, hasta llegar a un espit desde el cual hay que abandonar dicha fisura para superar un desplome hacia la izquierda con buen canto y protegido con un clavo. Verdaderamente es más asequible de lo que aparenta inicialmente. Después se sigue en diagonal a la izquierda pudiendo colocar algún flotante y encontrando otro clavo. A partir de aquí la roca se vuelve más delicada y saliendo a la arista cimera ya se sigue (III) hasta encontrar en dicha arista algún árbol para poder montar la R-3 a los 25 metros. 

En el tercer largo de Raó de Ser
Desde la cima buena panorámica de la Miranda y Agulla de Can Jorba
Y por encima nuestro alguien nos sobrevolaba...

Desde la cima hay que seguir por debajo de la arista y llegar a los 15 metros a un gran pino con un par de trozos de cuerda unidos con una argolla y un maillón y con un rápel de 30 metros se llega a la base de la pared.

Desde el rápel donde se efectúa el rápel

Si se escala o ya se ha escalado en otro día únicamente Raó de Ser, la aproximación ya nos sirve para conocer por donde hay que bajar, pero si se hace la aproximación para escalar las otras posibles vías, luego el descenso no es tan evidente como aparenta la foto que colgó Guillem:




Llegar al Camí dels Francesos nos costó una dura batalla con 'aritjols' y con el sol apretando. Cuando llegamos pudimos respirar y ya sin más problemas bajar nuevamente a la Vinya Nova. Como era de esperar acabamos la jornada en Cal Anna, recuperando líquidos y dándonos un buen homenaje.

En casa ya más tranquilamente pude ver otras escaladas de la misma zona, como son:

Detalle de ubicación de las diferentes rocas del Serrat dels Tudons

En resumen una jornada de esas que la escalada en si sólo fue una pequeña parte de la 'aventura', con aproximación y descenso a tener muy en cuenta...

 






 







1 comentari:

Jaumegrimp ha dit...

Enhorabona Xavi i Jordi, m'heu fet recordar quan les vam ascendir...unes vies gens banals; la qüalitat de la roca i l'aproximació en general les fan especials.
Veig que encara no estàs al centxcent Xavi, millora't !