miércoles, 13 de septiembre de 2017

Una buena combinación: Peña Rueba-Agüero-Riglos

Este finde me enteré que los compañer@s de la SAME UEC Gràcia programaron una salida, inicialmente prevista para ir hacia el 'Caroux' en el que había estado hace 6 años en otra salida de dicho grupo. Esta vez a medida que fue evolucionando el parte de la meteo, ya se tuvo que descartar al anunciarse la entrada de un frente de componente norte, que casi garantizaba lluvia para todos los días, en mayor o menor medida.

Mantuvimos una reunión el martes y Albert lanzó una alternativa como Peña Rueba. Rápido se me empezó a ocurrir la idea de plantear Riglos como base y poder escalar cada día en una de las escuelas próximas, teniendo diversas posibilidades para escalar como las que finalmente escalamos:


Finalmente acordamos con Albert, Francesc, Úrsula y María salir el viernes a la tarde para ir a dormir al refugio de Riglos. También a última hora, viendo como estaba la meteo para el Pirineo, se sumaron Susana y Xavi S. que subirían de madrugada para dormir en su furgo.

El sábado comenzó el día con llovizna y bastante viento, pero como el pronóstico era que iría mejorando, almorzamos e hicimos los preparativos como para ir a escalar a primera hora. La idea era ir a Peña Rueba para escalar dos cordadas en 'Los terceros también existen' (Albert-Francesc y María-Úrsula-Xavi) y a la 'Dos diablos en el corazón' (Susana y Xavi S.).

Panorámica de la cara sur de Peña Rueba

Subimos hasta el aparcamiento y vimos alguna cordada de 'valientes' que se iba hacia la pared. Nosotros fuimos más conservadores y preferimos ir a tomar algo al 'Camping de Agüero'. Poco a poco el día se fue arreglando, aunque el viento no cesó del todo, y hacia las 13h 30' llegamos a pie de vía. Sin entrar en detalles, solo diré que 'alguien' al llegar a pie de vía se dio cuenta que se había dejado el casco, con lo que tuvo que volver a Riglos para agenciarse de uno...

Acordamos que iríamos escalando, y para ir más rápidos empecé escalando enlazando los dos primeros largos, llegando a la R-2 en 55 metros, con una dificultad aproximada de III+ con algún paso puntual de IV.

 En el tramo del 2º largo

Como el tercer largo es el más difícil de la vía, preferimos no enlazarlo con el siguiente y escalamos este bonito largo de 30 metros con un generoso equipamiento. La dificultad promedio es de V, con algún paso puntual, si no eliges bien los cantos, que puede ser algo más...


En el tercer largo

Desde la R-3 podemos ver a Susana y Xavi S. que están escalando el 5º largo de Dos diablos en el corazón:



Sigo y vuelvo a unir los largos 4º y 5º, llegando a la R-5 a los 50 metros, y donde encontramos algún paso de IV.


Acabando el quinto largo

Toma el relevo María y escala el fácil 6º largo, de II con algún paso de III-, pero prefiere hacer reunión donde toca, a los 25 metros y no enlazar con el siguiente.

María en el 6º largo

Sigue con el 7º largo, con algún resalte de IV-, llegando a los 30 metros a la R-7. Por detrás viene una cordada de franceses a los que les tengo que dar el 'toque' al ver que pretendían avanzarnos en el tramo que la roca es más delicada y evidentemente sin pedir permiso...


En el 7º largo con la cordada francesa 'achuchando' por detrás

Toma el relevo Úrsula y ya enlaza hasta la cima del Mallo La Mora, con 55 metros y actualmente con más anclajes que los marcados en la reseña. Dificultad de III+ que en l que hay que prestar más atención es en no quedarte con alguna piedra en la mano. Por abajo ja vemos aparecer en la R-3 a Albert y Francesc...

Uniendo el 9º y 10º largos
Albert y Francesc en la R-3

Desde el Mallo La Mora se puede descender desde su collado norte hasta enlazar con el tramo de la ferrata, pero les propuse, tanto a mis compañeras como a Susana y Xavi S. acabar de subir los dos largos que hay que permiten alcanzar la arista que conduce al inicio de la ferrata, y así poder disfrutar de una buena panorámica de Riglos.

Ahora el largo de salida del collado se ha equipado con una maroma que permite subir más rápido. Después del tramo de otro trozo de cuerda, se sale caminando hasta alcanzar la base dl último resalte que se supera en diagonal a la derecha, y donde encontraremos 3/4 parabolts, con algún paso de III/IV y montando reunión en alguno de los árboles que encontraremos antes de llegar a la arista cimera.



 En el tramos de las cuerdas...
...y los franceses llegando a la cima del Mallo La Mora...

Úrsula resolviendo el último resalte...
...y Susana y Xavi M. en la arista cimera...

Desde la arista vemos que Albert y Francesc ja han llegado a la cima del Mallo La Mora, pero no nos llegamos a poder comunicar, y ellos hacen el descenso directo, encontrándonos después en el descenso de la ferrata.

Foto cordada...
Buena panorámica de Riglos, y de tanto en tanto cayendo alguna gota...


Estamos un rato conversando y picando algo, pensando que mientras aparecerían los compañeros, pero al ver que no daban señales de vida, emprendimos el descenso por la ferrata Sur de la Mora.

 En pleno descenso...
 ...y con buenas panorámicas...
...y al llegar al aparcamiento, una tarde espléndida...

Volvimos hacia Riglos contentos con haber podido salvar la jornada y celebramos tomando unas birras en 'Casa Toño'. Miramos de planear la siguiente jornada y mientras Susana y Xavi S. optaron por ir a la Galletas del Fire, el resto optamos por ir a Tierra de Naide, en los Mallos de Agüero. Por la noche pudimos ver que el sábado habían escalado Tierra de Naide unos compañeros conocidos.

Por la mañana nos despedimos de los compañeros y quedamos que celebraríamos nuestras escaladas con una cena en el refugio. Al llegar al aparcamiento de Agüero ya vimos que no había nadie mas. Aproximación cómoda y en unos 20/30 minutos alcanzamos la base de la pared.

 Iniciando la aproximación...
 Panorámica de la pared
Pie de vía

Acordamos ir con las mismas cordadas del sábado y en esta ocasión irán delante Albert y Francesc. Albert como ve que el primer largo es de III+ se anima a escalarlo con las treking y sin problemas llega a los 25 metros a la R-1, con los 6 parabolts y un puente de roca que se indican en la reseña.

 Albert en el 1er largo...
...y Francesc y María esperando su turno...

Cuando sube Francesc, detrás comienza María que también sin problemas resolvió este primer largo de placas tumbadas. Francesc tal como llega enlaza con el segundo largo, que ya supera un resalte vertical, con un pequeño desplome a superar, graduado de V-, y que según como lo cojas, puede parecer algo más...


 María en el 1er largo...
...y Francesc superando el segundo...

Nos reunimos en la R-1 y se anima María a continuar, y salvo el tramo del desplome, que es para mirárselo,  el resto lo realiza a buena velocidad, llegando a los 30 metros a la cómoda R.2

 En la R-1...
 ...y Albert sigue con las treking en el 2º largo...

...y María siguiendo a Albert manteniendo las distancias...

Como el tercer largo es de IV, superando una sucesión de placas tumbadas y para evitar cambios de cuerdas, sigue María con el 3er largo, llegando a los 30 metros a la R-3, bajo el muro que supera el 4º largo.



Mientras María va escalando el 3er largo, Francesc se 'pelea' con el 4º...

Tal como habíamos acordado al llegar a la R-3 tomo el relevo en este largo que gracias a su equipamiento se puede resolver sin excesivas preocupaciones, pero que la dificultad si no se toca nada, puede que sea algo más que el 5c que indica la reseña. Al ser la pared orientada al Este y haber entrado algo tarde, ya me toca escalarlo a la sombra y con el aire que pegaba daba una sensación más propia del otoño que no del verano en el que aún estamos..

Y Albert, ya con pies de gato, en el 4º largo

Cuando llego a la R-4, Albert ya casi está acabando el 5º largo, que aunque la reseña indica de 30 metros, parece algo más corto, y en el que hay que vigilar con la calidad de la roca, montando la R-5 en un buen árbol.



 En el 4º largo
 En la R-4

 En el 5º largo
 En la arista cimera nos reagrupamos
 Panorámica de Peña Rueba

Viendo como se está poniendo el tiempo, cayendo alguna gota de agua, seguimos ascendiendo hasta la primera cima desde la que ya se ve un collado con un camino muy marcado al que hay que descender, para luego remontar hasta encontrar una canal marcada con una gran 'fita' por la que hay que bajar. Preferimos primero subir a la cumbre, donde picamos algo y disfrutamos del espectáculo de los buitres planeando sobre nuestras cabezas...

 El camino que conduce a la canal de bajada...
 Albert en la cima...
...y los buitres planeando...

Mientras que en Riglos lucía el sol, nosotros teníamos la nube sibre la cabeza y temiendo que no fuera a mas, emprendimos el descenso. Desde la 'fita' que marca el inicio de la canal ya se ve un cable que en horizontal permie alcanzar una larga cadena que facilita el descenso del priner tramo. Luego se van enlazando tramos de cuerdas fijas para descender por una amplia chimenea y que cuando te metes impresiona bastante. En algún tramo se podría montar algún rápel si se va con alguien que tenga aprensión a este tipo de bajadas.

 Al inicio de la bajada...
...y en la zona intermedia...

Se llega a la base de la pared y solo hay que seguir el camino wue va por su base hacia la izquierda, si se mira hacia la pared, hadta llegar casi  hasta  pie de vía  y se regresa por el mismo camino de aproximación.

Volvimos a Riglos y Albert y Francesc que aún tenían ganas de hacer algo más, se fueron hacia la ferrata al Mirador de Cubilillo y alargaron el recorrido visitando el castillo y una ermita.

Panorámica desde el Mirador de Cubilillo

Después de comer algo, con María fuimos a recorrer la base del Pisón, con un viento bastante fuerte y nos imaginamos lo mal que lo estaban pasando unos escaladores que estaban en el último tercio de la Rabada-Navarro del Fire. Al poco rato aparecieron Susana y Xavi S. Contentos de haber triunfado en la Galletas. Al parecer en los largos de chimenea ahora hay unos cuantos parabolts, que cuando la hicimos con mi tocayo  Xavi J. ya hace unos años, desde luego no estaban...

 Cordada en el filo de La Visera
 El imponente Puro
Cordada en la Rabada-Navarro del Fire

Fuimos a tomar unas birras a Casa Toño y nos encontramos con Carme y Berni que venían de Peña Rueba y nos pusimos al corriente de nuestras respectivas 'batallas'....

Tal como habíamos acordado, cenamos en el refu, con una agradable conversación de sobremesa. Concretamos los planes para el lunes, de manera que Susana y Xavi S. irían a la Chopper y el resto nos conformaríamos con alguna de las vías del mallo Colorao. Algunos acabamos acudiendo al final de las fiestas de Ayerbe donde había buen ambiente...

Fiestas en Ayerbe

El lunes sin prisas almorzamos y cuando estamos saliendo del refugio vemos que aparecen un grupo de unos 20 guardia civiles que se iban a escalar a La Visera. Nos fuimos hacia el Mallo Colorao,y para nuestra sorpresa vimos que estaban en los largos superiores de la Ultravox Carme y Berni. Esta vez dispusimos las cordadas de manera que Albert-Francesc-Úrsula irían a la Carla y con María iríamos a la Anorexia. Al llegar al pie de vía había una familia iniciando la Carla, así que tuvieron que cambiar de objetivo y se metieron a nuestra derecha, en la:

En la aproximación por el Camino del Cielo

Fuimos escalando en paralelo, aunque claro al ser dos íbamos más rápidos. El primer largo de la Anorexia parece como si la hubieran 'enderezado', evitando alguna curva que antes creo se hacía, poniendo algún parabolt más de los que recordaba. Ahora en 40 metros hay unos 13 parabolts, superando varios resaltes y siendo el más duro el último (V+), unos 8 metros antes de la R-1.


En el primer largo
Familia de 'Terres de Ponent' en la R-1 de la Carla

El siguiente largo, a pesar de que en la reseña se gradúa de V-, desde la reunión la compañera no lo veía claro, pero ante mi insistencia acabó por decidirse y con algún reposo para tomar aire, consiguió escalarlo, llegando a la R-2 a 45 metros, con unos 8 parabolts en su recorrido. Ahora jnto el puente de roca equipado con cable hay un parabolt añadido. El recorrido tiene resaltes verticales que le dan una sensación te tener bastante aire bajo los pies...



En el 2º largo de Anorexia
En el 2º largo dela Carla

Mientras estoy asegurando en la R-1, aparece Francesc que va escalando el 2º largo de su vía:

En la R-2 de Los kilos te sientan bien

Al llegar a la R-2 me percato que en el último largo de nuestra vía lo está Berni escalando:



El tercer largo es el más fácil y son 30 metros de III como máximo y en el que encontramos un único parabolt que marca la línea a seguir. Lo escala María para que yo enlace después con el cuarto largo.

En el tercer largo

Mientras los compañeros también van progresando por su vía:

 Francesc y Albert en la R-2
Úrsula en el tercer largo

El cuarto largo es algo sinuoso: primero hacia la izquierda y después hacia la derecha, con una dificultad máxima de V, encontrando 4 parabolts y un buril, que sirve para localizar unos de los parabolts que queda algo escondido. Prefiero hacer reunión en la R-4 de la Carla en lugar de salir hacia la cima.

En la R-4 de la Carla
En el cuarto largo

En la cima estamos un rato conversando con Carme y Berni y cuando empieza a asomar Úrsula nos advierte que vienen por detrás varias cordadas por detrás y empezamos a movernos para equipar el rápel.

Accediendo a la cima
Panorámica desde la cima

El rápel instalado en un gran árbol, con cables y argollas es de unos 35 metros, pudiéndose descender con una cuerda de 60m al existir una argolla intermedia en la repisa que hay a unos 25 metros.

 Berni iniciando el rápel
María en el rápel

Desde el rápel contemplamos un curioso espectáculo al ver un nutrido grupo de cabras que habían subido por un terreno bastante vertical y al llegar al Camino del Cielo se encontraron con perro que iba suelto y que enseguida se lanzó en su persecución. Las cabras bajaban por el mencionado camino y no se percataron que subían unos senderistas, quedándose entre medio de ls dos y de repente giraron y encararon hacia el perro, que quedó sorprendido, adelantándolo y tirándose después por las escarpadas vertientes del otro lado. Parecía un reportaje de Félix Rodríguez de la Fuente...


Cuabdo ya estamos todos en el suelo, hay acuerdo unánime de dar por acabada la actividad y bajamos relajadamente hacia el refugio, contemplando como el grupo de la 'benemérita' estaban divididos entre la Fiesta del Bíceps, Zulú demente y Mosquitos...

La imponente Visera

Ya en el pueblo nos hacemos la foto del grupo, aunque faltaban Susana y Xavi S. que finalmente han desistido de su objetivo y han marchado antes de regreso para casa.

Y hasta la próxima...

En resumen una buena salida con buen ambiente y pudiendo escalar en tres escuelas diferentes con tres vías 'disfrutonas'...

2 comentarios:

Jaumegrimp dijo...

Un bon intensiu de conglomerat, enhorabona.

Xavier Díez Mercero dijo...

Gràcies Jaume i a veure si coincidim....