divendres, 1 de gener de 2016

Última escalada del año en la histórica y espectacular vía Puigmal al Cap de Mort

Esta primavera , gracias a la información del prolífico Luichy, me entere que una vía histórica había sigo puesta al día: 'Puigmal al Cap de Mort'. Me picó la curiosidad y la única reseña que encontré es la que aparece en el 'Montserrat Pam a pam' de Josep Barberà i Suqué:


La curiosidad de esta vía es que se abrió el 18-6-54 como una escalada para probar el nuevo 'artilugio' para posteriormente poder abrir la Puigmal del Cavall Bernat (1ª ascensión 17-10-54):

Imagen de 'Teràpia vertical'

Me quedé con la idea para ir a escalarla, pero ya se sabe que hoy en día encontrar a alguien que le apetezca darse un pateo de hora y cuarto para escalar 60 metros y la mitad casi de pedales, no es tarea fácil.

No recuerdo cuando se lo comenté al amigo Jordi F. y quedamos que algún día tendríamos que ir a escalarla. También coincidía que en cierta manera, ya hace más de un año, me había prometido invitarme a comer una paella cocinada por Montse en su casa. Para más coincidencias este 31 de diciembre habíamos quedado pasar la noche vieja con otros amigos, así que solo quedaba cuadrar todo el tema para disfrutar de una jornada 'intensa'... 

Como teníamos que cumplir horario para estar a la hora de la comida en casa de Jordi y Montse, ya sospechamos que íbamos a estar más tiempo para hacer la aproximación y bajar, que para escalar la vía, que apenas tiene 60 metros, pero, como en otras ocasiones, el esfuerzo valía la pena...

A las 9h ya estábamos por el Monestir, con 5º, y sorprendentemente estaba casi vacío, lo cual nos permitió aparcar en un lugar muy próximo a la rotonda de entrada. Tomamos unos cafés y a eso de las 9:30 empezamos la aproximación, que realizamos sin prisas, pero sin pausas y  a las 10:45 llegamos a pie del Cap de Mort.
 Cada vez que paso por el Monestir descubro algúna 'chorrada' nueva...
Primera visión desde el camino de aproximación
Llegando al pie del Cap de Mort 

El día parece que estará soleado, pero el viento a ratos hacía acto de presencia con fuertes ráfagas. Picamos algo mientras contemplamos la esbelta aguja de El Cigronet y la contigua carena del Puntal de l'Albarda. 


Aunque originalmente la Puigmal entraba desde el collado de la derecha, en la actualidad hay unas ocho vías de carácter deportivo que permiten alcanzar escalando desde la base, lo que correspondía a la R-0 de la vía.Optamos por una que Luichy indica, creo que erróneamente, como primer largo de la Puigmal (Vº de 30 metros con unos siete parabolts). Empieza Jordi con dudas al costar ver donde estaba el primer parabot. Entre el 2º y 3º hay un tramo vertical con roca a vigilar, que a mi al escalarlo de segundo me costó quedarme en dos pasos seguidos con dos cantos en las manos. 

 Jordi intentando localizar el primer parabot (cuesta de ver)
 Superado un resalte que es fino y con roca a vigilar.

Como había cuerda y parecía estar más a resguardo del viento, Jordi llega a la reunión de la vía de deportiva, con dos parabolts con argollas, y sigue hasta la siguiente reunión en un pequeño nincho. En este segundo tramo hay actualmente un parabolt y un antiguo cordino, y hay que pretar mucha atención a los últimos metros, donde la reseña antigua indicaba V+. No se si es o no esa graduación, pero desde luego hay que vigilar por la dificultad y la roca, ya que un despiste puede provocar un buen péndulo...

 Jordi en nuestra R-1
 Una vez superada la reunión de una de las vías deportivas
 Paso fino para llegar a nuestra R-1
 En la R-1
 Panorámica del equipamiento actual del inicio del 2º largo
 R-1 con un parabolt y varios buriles,

Cojo el relevo y empieza el 'baile' con los estribos. El primer tramo de techo está con seguros viejos y parabolts intercalados que hace que no se tenga que estirar mucho para llegar al siguiente.










 Sesió fotográfica en el tramo del techo
 Mientras Jordi paciente asegurando desde la reunión
 Mucho aire bajos los pies y se ven las cuerdas del 'Recorrido equipado Cap de Mort'

Una vez superado el techo, la escalada es convierte en vertical, con algún seguro que hay que estirarse bastante. Llego a la 'bauma' donde el intrépido Jordi Àlvarez en 1954, motivado a que ya se estaba haciendo de noche, tuvo que instalar dos de sus nuevos artilugios, que no había ninguna fiabilidad sobre su seguridad, y hacer un aéreo rápel, y supongo que pensando 'más vale que aguante...'

 Reunión que actualmente ya no hace falta hacer


 Supongo que esta es una de las clavijas que debieron utilizar los primeros aperturistas

Ya solo quedan unos pasos más de artificial y toca hacer la salida ya en escalada en libre  (Vº al principio) y ya más fácil hasta llegar a la reunión que hay bajo la cumbre y que sirve también con instalación de rápel. (Creo que utilicé unas 16 exprés). Comienzo a recuperar y el viento empieza a soplar, lo que provoca que no nos podamos escuchas entre nosotros. Al empezar el largo Jordi tuvo algún problema con las cuerdas que precisaba que le tuviera que dar cuerda y desde arriba al oir algún gripo suponía que me estaba pidiendo que recuperara más fuerte. Tuvimos suerte que por el camino pasaban unos caminantes que nos pudieron hacer de interlocutores y solventar el problema...

 Jordi llegando a la cima
 Asegurando desde la cima
 Auto foto en la cima

Disfrutamos por un buen rato de las panorámicas y pudimos hacer las consabidas fotos:

 El Cigronet
 Cavall Bernat
 Els Falutats-L'Elefamt-La Prenyada
 Els Patriarques

Hay dos opciones para bajar, pero optamos por la más rápida, aunque también la más espectacular, bajando con un solo rápel de 60 metros por la misma cara por la que hemos subido

 Jordi comenzando el rápel


 Otra sesión fotográfica del rápel
Panorámica del recorrido escalado

Viendo la foto ahora entiendo que antiguamente también tuviera esta roca el nombre de La Calavera.

Bajamos a buen paso y en una hora estábamos de nuevo en el coche y cumpliendo el horario previsto llegamos a tiempo para comer una excelente paella con la familia de Jordi.

Después de los cafés de rigor y comentando la vía, me comento Jordi que tenía contacto aún con Jordi Àlvarez y le hizo una llamada por preguntar que tal estaba (actualmente a punto de cumplir 83 años y con algún achaque que otro...)y comentarle que habíamos escalado esta curiosa vía. Se emocionó al recordar los momentos vividos en esos momentos y nos dio todo tipo de explicaciones de como se dsarrolló aquella ascensión, que en principio solo iba a ser una prubea para posteriormente abrir una de las gran clásicas del Cavall Bernat y que lleva el mismo nombre: Puigmal. 

Jordi Àlvarez

Creo que tanto para Jordi como para mi fue un gran momento el poder oír en boca de uno de sus protagonistas tan histórica ascensión. Por cierto me sorprendió lo poco que ha trascendido el re-equipamiento de esta vía a cargo de X. Coma, J. Solà y A. Zabaleta en 2008, aunque como siempre, supongo que de esto habrá comentarios de todos los gustos...

Para acabar de redondear la jornada pasamos una agradable despedida y recibimiento de año junto también a los amigos Montse y Jordi. En resumen mejor imposible...

A través de Jordi F., Jordi Àlvarez nos ha pasado fotos originales del día de la apertura de la vía:








2 comentaris:

Jaumegrimp ha dit...

Una via de les que m'agraden Xavi, a més amb molta història. Què bo que poguèsiu parlar amb el Jordi Àlvarez!!
Es veu espectacular el sostre i la tirada fins a sota el desplom finota finota, enhorabona als dos, un bon comiat de l'any!

Kim Ricarte Aventín ha dit...

Suprema escalada, nen. ¡Qué bonita escalada, a pesar de ser corta! Muy buenas las fotos. Siempre he admirado a los que utilizan pedales como si tal cosa. Para eso yo era un negado.