miércoles, 18 de febrero de 2015

Resolviendo un par de cuentas pendientes en Abella de la Conca: Lo Gall Pinto y Mariquita Pérez

El sábado pasado ya planeamos con Jordi F. y Xacó de subir a escalar el fin de semana a Abella de la Conca, aprovechando que ya solo quedan un par de semanas para que inicie el periodo de prohibición en Roca Viella (de 1/3/ al 30/9) y hacer la que se está convirtiendo en clásica de la pared:

Reseña de 'LoGall'

El sábado mientras almorzábamos en Agramunt vimos las reseñas y en principio parecía haber consenso: el sábado Lo Gall Pinto y el domingo a la 'Serra de Carrànima' para investigar el trabajo de Joan Asín y amics...

Llegamos al refugio de Abella de la Conca descargamos y nos fuimos hacia la pared. Había una cordada empezando la 'Un gran día' y por detrás había unas nubes muy, muy sospechosas. Como es una vía de la que se puede abandonar fácilmente, tomamos las medidas oportunas (goretex, etc) y para allí que nos fuimos.
Está claro donde empieza la vía....

Al analizar la reseña se ve que todas las tiradas son relativamente cortas y que dan pie a pensar que puedes enlazar más de una, pero dado la sinuosidad del recorrido, optamos por hacerlas todas y así haríamos un par de largos cada uno de primero. Xacó se ofreció para empezar mirando el cielo de reojo...

Nos fijamos que a la derecha hay otra línea de parabolts de una vía que desconocíamos su existencia, incluso el guarda del albergue tampoco la conocía, y posteriormente se informó y nos dijo que era una de la factoría Luichy que abrió en diciembre:

Reseña en 'lanochedelloro2'

Entramos en materia y el primer largo tiene un primer seguro (un clavo) algo alto y después a un par de metros el primer parabolt a partir del cual ya se va flanqueando hacia la izquierda con algún leve ascenso, encontrando otro clavo y otro parabolt antes de llegar a la R-1 a los 25m con 2 parabolts con argollas.
Xacó en el primer largo
Xavi en el primer largo
Jordi en este primer largo para amantes de los flanqueos...
Reuniones de buena calidad en toda la vía

El segundo largo está equipado más o menos con los mismos seguros que el anterior, aunque hay un aleje, donde vimos un espárrago de parabolt (¿?), aunque se puede proteger al gusto. Xacó iba sobrado y le dio gas y no paró hasta la R-2 sin colocar nada...
 Xacó al inicio del 2º largo
 Xavi en el mismo paso
En la R-2
Jordi en el tramo final del 2º largo

Tal como habíamos quedado ahora Jordi toma el relevo y se marca el largo marcado como más difícil en la reseña, que resigue una fisura en diagonal hacia la derecha. Un primer clavo antes de coger la fisura, donde ya hay buen canto de manos y los pies trabajan en adherencia, encontrando cuatro parabolts en este tramo. El paso más difícil, al menos para los que somos bajitos, está para llegar al 4º parabolt y salir del mismo, ya que hay que descender algo para ir a buscar una fisura donde encontramos un último clavo antes de entrar a la R-3. Xacó se marcó una salida directa desde el 4º parabolt hacia la reunión.

Jordi disfrutando del bonito tercer largo
Asegurando desde la R-2
Xacó en el 3er largo
Xavi en el paso final del tercer largo

El 4º largo largo tiene una arrancada atlética superando un pequeño desplome para llegar al 1er parabolt y después en diagonal a la izquierda alcanzamos un clavo antes de llegar al 2º parabolt, que protege un paso que hay que esforzarse ara encontrar el movimiento para resolverlo. Después llegamos a la base de una placa compacta y bastante lisa donde encontramos otro clavo y un parabot, que por su margen izquierdo es más fácil de superar..
 Jordi en el inicio del 4º largo
Placa final del 4º largo
Xacó y Xavi entrando a la R-4

El cuarto largo es una transición que corta un poco el ritmo de la vía, pero es lo que hay... Algunas fitas facilitan ver el recorrido. La R-5 es la única con 2 parabolts que no tiene argolla, Una flecha grabada en la roca nos señala la dirección a seguir.

Aquí tomo yo la iniciativa y afronto el bonito quinto largo que surca una placa que desde abajo parece con poco canto y con los seguros bastante alejados (creo que en total un par de parabolts y otro de clavos). Por suerte a medida que vas progresando ves que van apareciendo los cantos y las posibilidades de colocar seguros flotantes es muy grande. En fin una disfrutada de tirada,
Xaco asegurando a Xavi en la R-5
 En la parte central de la estupenda placa del 6º largo
 Xavi asegurando a Xacó desde la R-6
Xacó y Jordi en el 6º largo

El último largo tampoco tiene desperdicio: corto pero intenso, Se inicia flanqueando ligeramente hacia la derecha, dond encontramos un parabolt, para luego enlazar con una placa (al inicio un clavo algo desplazado a la izquierda y un parabolt a la derecha) surcada por una fisurilla que resulta algo 'peleona' y donde aluna pieza pequeña nos ayudará. Después una salida delicada para llegar a una pequeña vira que cogeremos hacia la izquierda para coger una fisura de roca a vigilar y ya sin demasiados problemas hasta la cima, haciendo la reunión en el mismo lugar que Lo puto amo y Los Aberronchaos.

En el entretenido 7º largo
Xacó en los últimos metros de la vía

El último largo ha sido el único en el que hemos disfrutado del sol y al llegar a la cima vemos como estaban también acabando la cordada de Un gran día:

El sol no nos calienta mucho rato y a pesar de que no hace aire, la temperatura no es muy elevada.

Picamos algo y emprendemos el descenso, que al conocerlo, lo hacemos rápidamente. Nos encontramos en el descenso con la cordada de Un gran día e intercambiamos los correspondientes comentarios de las vías que habíamos escalado.

Como aún era pronto, picamos algo y nos vamos a investigar el acceso a la Serra de Carrànima y podemos localizar las vías que se han abierto. Vale la pena acercarse sólo por ver la bonita panorámica que hay de Abella de la Conca:


Vemos alguna cordada escalando las vías deportivas que hay junto a la pista y paseamos siguiendo un tramos la continuación de la pista que se dirige hacia Boixols. El aire empieza a soplar y ya vemos que si el domingo le pega, será mejor pensar en un plan 'B'.

En el refugio hay un buen clima, tanto de temperatura, como de contacto personal. Entablamos conversación con un escalador canario que había aprovechado el venir a Barna para asistir a un concierto con unos colegas y se vino él solo para escalar en Abella.

Por la mañana el cielo está un poco encapotado y optamos por quedarnos a resguardo en las cercanías del pueblo y hacer la Mariquita Pérez:
 Reseña original de Remi B.con la que escalamos
Reseña con mejores referencias de 'Joan Baraldés'

Desde la iglesia del pueblo creemos situar la vía y emprendemos el camino hacia la izquierda y al encontrar unas vías deportivas y una flecha que marcaba un inicio de vía y un puente de roca más arriba, pensamos que estábamos en nuestro objetivo...

Jordi se curra un largo bastante expo y ya viendo claro que la habíamos 'cagado', hizo reunión aprovechando un puente de roca ya instalado y reforzando convenientemente, y después seguimos remontando hasta una vira que desde la cual inician varias vías deportivas y entonces vemos que si nos desplazamos hacia la derecha estamos a la altura del segundo largo de nuestro objetivo. Optamos por la posibilidad de destrepar hacia la base de la pared y por fin llegamos al pie de vía. El tema es que para hacer la aproximación desde la iglesia hay que remontar para alcanzar una zona de vías deportivas y a su derecha inicia la Mariquita Pérez. Actualmente hay un empotrador abandonado a unos 3m del suelo que puede servir como mejor referencia para encontrarla.


De nuevo Jordi empieza el primer largo en el que encontramos el citado empotrador, un savina con un cordino y 3 parabolts en los 35m que hay para llegar a la R-1. El recorrido inicia por una fisura en diagonal hacia la derecha y luego ya enlazando placas hacia la izquierda, hasta llegar a un pequeño desplome que deberemos superar para luego flanquear hacia la derecha para entrar a la R-1 (Vº). Mientras Jordo está haciendo el largo, llega una pareja que viene a hacer la misma vía.
 Jordi saliendo de la fisura del primer largo
Jordi antes de emprender el flanqueo hacia la derecha para entrar a la R-1

Sigo con el siguiente largo un poco herborista al principio, pero que a medida que se asciende va mejorando, legando en la segunda parte a una zona de placas verticales asegurada con algún parabolt y varios puentes de roca con pasos de adherencia que obligan a esforzarse...(V+) para llegar a la algo incómoda R-2.
En la primera parte del segundo largo
Jordi y Xacó en la parte final del segundo largo

Le cedo el turno a Xacó y se 'curra' el largo más duro de la vía (6a o algo más...) que en comparación al del tercer largo de 'Lo Gall Pinto' nos pareció más duro. Recorre en diagonal hacia la izquierda poniéndose cada vez más vertical y llegando a un ramo exigente de adherencia con pequeñas presas que cuestan visualizar, y después aunque más asequible, no hay que bajar la guardia hasta llegar a la R-3.

Tres imágenes de Xacó en el técnico y obligado tercer largo
Xavi en el tramo más fino

Cojo el relevo y ataco el último largo. Hay un parabolt a unos 5m, sobre un diedro y un pequeño desplome, que marca el camino, pudiendo colocar en la fisura de inicio un par de piezas para asegurar el paso, que cuesta hasta que encuentras la presa salvadora a la izquierda del desplome...
Inicio atlético del cuarto largo

A partir de ahí ya se sigue el espolón, encontrando algún tramos de roca a vigilar y montando la R-4 en la propia instalación del rápel de descenso.
 Xacó iniciando el cuarto largo
Asegurando desde la R-4

Como el día anterior, el sol se ha esperado a salir a que llegáramos a la cima. Desde la cima vemos al amigo canario que descendía por el tramo de ferrata:

Así mismo también vemos una cordada haciendo la parte final de 'Bon voyage parmis les anges':

Montamos el rápel que nosotros lo alargamos a unos 50m para de esa manera llegar al sendero que a primera hora hemos utilizado para decender hacia pie de vía.

Al bajar aún vemos a la pareja que nos seguía, haciendo el último largo:

Regresamos al refugio, nos despedimos de Nicolás y familia y paramos en Artesa de Segre a comer y en los cafés aprovechamos para comentar la actividad realizada, que sin ser una actividad extrema, nos ha dejado suficientemente contentos y desde luego nop será la última vez que visitemos esta incipiente escuela...