martes, 1 de noviembre de 2011

Siempre hay que tener un plan 'B'...

Este fin de semana ha sido uno de esos que hemos tenido que ir improvisando, esta vez con Carlos, paso a paso. Primero el sábado habíamos previsto ir a la Isaac-Gabriel de la Paret de l'Os, pero al llegar vimos que las lluvias de jueves y viernes habían dejado la vía con bastantes zonas empapadas de agua y el tiempo estaba con nubes algo sospechosas.

Mientras almorzamos en el bareto de Sant Llorenç de Montgai y mirábamos posibles alternativas, el tiempo pasó a estar muy 'emboirado' lo cual no favorecía para que las zonas mojadas de la pared se pudieran secar. Entonces fue cuando al compañero se le ocurrió, al ver que la zona alta del Mont Roig quedaba por encima de la niebla, que subieramos a hacer el 'Diedre Blanqueta' (como siempre buena reseña en 'Escalatroncs') en la Pala Alta. Esta vía que ya había ascendido hace unos años con Jordi y Lluis la recordaba por los dos últimos largos, bastante curiosos y desde luego con una dificultad bastante más superior que el Vº que señalan en algunas reseñas.

Dimos toda la vuelta hasta Vilanova de la Sal donde ya cogimos la pista que sube hacia Montalegre y la seguimos durante casi 5 kms. hasta coger el último desvío a la derecha y aparcamos antes de la última subida que conduce al pie de la pared, dond si no se tiene 4x4, es mejor no seguir.
Panorámica de las paredes desde donde dejamos el coche

Vimos a una cordada que estaba en la Pala dels Pelats y nosotros ya nos dirigimos al evidente inicio del Diedre Blanqueta.
Desde el pie del Diedre Blanqueta ya se puede ver todo su recorrido

El primer largo permite calentar por su dificultad (IV+) y ya entrar en materia, con un inicio en un diedrillo con un primer parabolt a unos 8m. y luego ya seguir por placa buscando el recorrido más lógico. Largo de 30m y un total de 3 parabolts, con la reunión un poco escondida en el margen derecho de un pequeño desplome con dos parabolts con argollas para poder rapelar.
Entrando a la R-1

El segundo largo inicia en diagonal a la izquierda hasta encontrar al primer parabot y de ahí seguir en marcada diagonal a la derecha (IV/IV+) hasta encontrar un último muro bien asegurado con 2 parabolts (V-). La reunión la encontramos en una buena plataforma a los 30m, también de 2 parabolts con argollas, encontrando por el camino un total de 5 parabolts.
En el paso de V- del segundo largo

El tercer largo discurre en diagonal a la izquierda buscado el fondo del diedro, donde encontramos unos metros de fisura atletica (V+). El largo está asegurado con una mezcla de seguros (parabolts, espit, clavo y puente de roca) y a los 30m, en otra buena repisa, encontramos la R-3, también equipada con 2 parabolts con argollas.
Finalizando el tercer largo

De aquí a la cima podemos optar en hacerlo en un solo largo, que es lo que hicimos nosotros, o hacer una reunión intermedia para evitar el posible roce de cuerdas. Enlazando los dos 'cortos' largos creo que la dificultad se aproxima más al 6a, siguiendo el atlético diedro que está también asegurado con variedad de material: spits, clavos y parabolts y con unos 40m de longitud. Se puede ir complementando los seguros con aliens, empotradores, friends,... al gusto.
Últimos metros de la vía

Buena vía que merece estar en la colección de 100 mejores vías de Catalunya y que se desarrolla en un magnífico ambiente.

En la cima la niebla seguía a nuestros pies y aunque el descenso normal se hacer en dirección Este hacia el Coll de Porta, esta vez optamos por ir en dirección Oeste para conocer la ermita de Montalegre. Pudimos comprobar que aún se puede utilizar como refugio. Desde aquí fácil descenso por la pista.
Panorámica de Montalegre

El domingo pensamos en volver a ir a La Plantació para intentar la 'Perfil logaritmic' y fuimos a Monistrol a almorzar. Cuando nos desviamos hacia la carretera del Monasterio el cartel que informa sobre el estado del parquing superior no indicaba nada. Después de unos 30 minutos emprendimos la subida y ya empezamos a detectar que había muchos más ciclistas de lo habitual (por cierto que por esta vertiente la niebla cada vez estaba más compactada). Al parecer se había organizado una trobada de ciclistas para subir, pero lo sorprendente es que prácticamente cortaban la carretera y ni rastro de alguien que organizara aquello, ni por supuesto ni rastro de los mossos ni cualquier otro tipo de autoridad competente. Después de sufrir una larga cola nos encontramos con la sorpresa de que las barreras del peaje ni se levantaban porque al parecer estaba todo lleno. Hablando con uno de los vigilantes nos reprochaba encima el que no hubiéramos leído el cartel luminoso de antes del cruce que anunciaba que el aparcamiento estaba lleno. El caso es que la carretera colapsada, coches queriendo dar la vuelta, ciclistas incívicos dando la nota (no todos se pueden calificar de esta manera, por supuesto), autobuses que debían entrar al recinto para desembarcar a sus pasajeros,...para alucinar. En plan de cachondeo ya comentábamos con Carlos que podríamos convocar una trobada de escaladores y subir desde Monistrol encordados por la carretera para ver el 'sarao' que se podría llegar a montar...
Caos junto a la entrada del aparcamiento

Después de momentos de tensión, por fin conseguimos llegar al desvío y dirigirnos hacia Can Maçana y de allí optamos por ir hacia la Vinya Nova sin tener muy claro que hacer. La vertiente sur parecía estar en otro mundo: sol y temperatura cálida, muy al contrario que la vertiente norte.

En el aparcamiento del Clot de la Mònica me acordé que Carlos no había hecho la Funció Clorofil·lica de La Pastereta y viendo que sólo había una cordada en la Aresta Brucs, decidimos ir hacia allí. Aún hicimos el primer largo a la sombra, aunque con la temperatura que había, casi se agradecía. Había en la parte final del largo y justo antes de llegar al pequeño tramo vertical de entrada a la reunión, una tramo de placa empapada de agua, que atravesé con cierta precaución, ya que el parabolt estaba justo en medio de la placa y el anterior estaba unos 5m por debajo de mis pies...
Finalizando el primer largo

El resto de la vía sin problemas nos permitió de disfrutar de una buena ascensión. En toda la zona sólo había una cordada en la zona deportiva del Serrat Superior d'en Muntaner y otra en el margen derecho del Serrat d'en Muntaner.
Segundo largo
Acabando la vía

Para acabar la jornada acabamos haciendo los primeros largos de las cinco vías del 'Totxo de La Pastereta' (reseña en Esgarrapacrestes) y en la cual hay que añadir dos vías más abiertas por J. Vidal (Vº y V+). Las tres primeras vías abiertas sólo tienen un pequeño problema y es que el primer seguro está alto y llegar a el es lo más difícil del largo, o sea que te puedes romper los tobillos tontamente, y no entiendo este equipamiento en vías de este grado (IV+) que en teoría están pensadas para personal que empieza ¿no?. Las vías del Indi están mejor aseguradas.
En la vía Atzar del Totxo de La Pastereta

En resumen un finde algo raro y que tuvimos que ir improvisando por las circunstancias detalladas, pero en el que finalmente pudimos hacer alguna cosilla.