miércoles, 16 de febrero de 2011

Tibando en 'Montserrat Sud'

Este 'finde' ya había quedado para ir a escalar con Mika sin ningún plan concreto. Después del habitual almuerzo en 'Cal Anna', el sábado nos decidimos por hacer deportiva en el Vermell del Xincarró, donde por cierto hacía 6 años que no escalaba y donde ya pensaba que no volvería, ya que las vías que antiguamente se podrían considerar como asequibles, están como el mármol y las que aún me faltaban por hacer están bastante por encima de mis posibilidades.

Al llegar al aparcamiento muchos coches, pero al llegar a las paredes estábamos apenas tres cordadas. Para calentar nos fuimos a la 'Con la cara lavá y recién peiná', un 6a con placa fina al principio y final vertical y atlético que ya te exige estar bastante atento o sea que nos cubrimos de gloria para empezar.

Luego volvimos a una vieja conocida: 'Arlequí', a la que hicimos una variante de salida hacia la derecha para no molestar a una cordada que estaba haciendo una nueva vía (creo que equipada por Luichy) de 6b+ y que luego Mika se encargó de dejarme montado el top rope. Esta tine un paso entre la 3ª y 4ª chapa que muchos se escaquean ligeramente al utilizar un tramo de un par de metros junto 'Arlequí' para luego regresar a la izquierda y continuar. El paso recto es lo más duro de la vía (6b/c). Llegaron más escaladores y me llamó la atención una pareja (que buenos son los buenos...) que nada mas llegar y para calentar se metieron en un 8a, eso si chapando los dos primeros parabolts con 'caña', y que resolvieron ambos sin aparentes problemas.

Para relajar un poco el cuerpo nos fuimos a otra vieja conocida y patinosa vía: Tal i kual Paskual (V+), donde yo diría que ha desaparecido algún seguro, ya que ahora el primero está a unos 8m del suelo...

Estonces se le encendió la luz a Mika y se decidió, sin mucho convencimiento al inicio, probar un 7a a la izquierda de 'Johnny juerga y los que remontan el Pisuerga' que ya había hecho otro día con una caída en la parte final. La vía parece más de estilo alpino que de deportiva ya que se trata de una vía que va enlazando diedros cada vez más desplomados con un reposo natural en la parte final en una buena plataforma antes de afrontar en último tramo muy desplomado para llegar a la última placa antes de la reunión a la que se llega en diagonal hacia la derecha.

Mika poco a poco iba ganando metros y confianza y después de un buen reposo (sentado) en la citada plataforma, emprendió el último tramo y esta vez consiguió resolverlo perfectamente. Los problemas los tuve para recuperar el material, ya que justo antes de llegar a la famosa plataforma me patinaron pies y manos y me quedé colgado como un 'chorizo' un buen rato, hasta que otro escalador que se metió detrás mío, cogiéndome del pie consiguió desplazarme de nuevo a la fisura y entonces ya pude continuar y acabar gracias a algún paso de ayuda y por fin llegar a la reunión. Al descolgarme pude ver lo que realmente desploma la vía...
Escalador en la parte final de la vía

Al bajar ya el sector estaba bastante concurrido y con gente probando vías de nivel. Nosotros preferimos ya dar por acabada la jornada para dejar fuerzas para el domingo.

El domingo se nos añadió Xacó y mientras decidíamos en el bar nuevamente a donde ir a escalar, aparecieron dos conocidos: Nacho y Geni que tampoco tenían muy claro a donde ir. También encontramos al 'Tocayo' y familia que tenía intención de ir a escalar deportiva al Serrat Superior d'en Muntaner. El tiempo pasaba y no acabamos de encontrar una escalada que nos convenciera a todos. Viendo que ya empezaba ser algo tarde Mika planteó de ir a hacer una vía que le había recomendado Juanillo: El Kraken en el Serrat de la Pastereta en su vertiente Oeste. Calculamos que entre la hora que era y la aproximación que hay (35 / 40 minutos) ya casi nos tocaría el sol.

Aceptamos todos la propuesta y Xacó se encargo de hacer de amanuense con la reseña. Desde luego es mejor esta de la 'Nochedelloro':


A medida que íbamos haciendo la aproximación todos nos preguntábamos que donde estaba la pared, ya que no se ve hasta llegar a su pie. El día que escalamos con Carlos en el Serrat Superior d'en Muntaner vimos de frente la impresionante pared.
Mika 'repostando' a pie de vía

Habíamos decidido que Nacho y Geni iban delante con una cuerda simple de 60m y Mika, Xacó y Yo con doble cuerda.
Geni chapando el primer parabolt de la vía

El primer largo es fácil (IV-), pero mejor no resbalar, ya que un único parabolt lo protege, haciendo reunión a los 45m, de dos parabolts junto a un árbol seco y que sirve para el inicio de El Kraken y Viatge apatxe (última vía abierta por Joan Vidal y de parecidas características).

El segundo largo se ve con una placa impresionante, empezando en V+ y a medida que se gana altura va subiendo la dificultad a 6a y 6b, llegando a un último tramo de 6a antes de la reunión en una pequeña repisa
a los 38m, encontrando en el camino unos 13 parabolts. El frío era importante y el sol se resistía a salir, con un momento en que parecía que se iba a tapar de nubes completamente.
Mika en el tramo de 6b del 2º largo y Nacho asegurando a Geni desde la R-2

El tercer largo con un tramo fino al principio de 6a y luego tras un pequeño 'bombo' de V+ se accede a un tramo más tumbado, llegando a la R-3 a los 25m, después de haber chapado 7 parabolts en el largo. Lo mejor es, tas como hicimos ambas cordadas, es enlazar con el fácil cuarto largo, de 30m y IIIº/IIº, pero sin ninguna chapa, y llegando a la R-4 con dos parabolts junto a un árbol.
 Mika en el tercer largo

El cuarto largo es la 'guinda' de la vía: placa de continuidad muy mantenida y sin posibilidad de reposar (6b/6c) llegando a un último desplome con buen canto (Geni nos hizo una demostración haciendo flexiones colgada del desplome). Afortunadamente el sol calentaba algo el ambiente.
Mika en el tramo 'duro'

Nacho y Geni les tocó aguantar el viento de la cima ya que habíamos quedado en rapelar todos juntos. Desde la parte final de la vía pudimos sacar alguna foto del  'Tocayo' y familia que estaban escalando en el Serrat Superior d'en Muntaner:

Con 3 rápeles y algún pequeño problema con las cuerdas al ser desplazas por el aire y engancharse en un 'topi' del desplome final, llegamos de nuevo a pie de pared y sin problemas regresamos al aparcamiento.

La visita a esta pared nos ha dejado un buen sabor de boca por la calidad de la roca y el lógico trazado que va siguiendo la vía por una pared que desde abajo parece infranqueable. Tiene buena pinta la vía Viatge apatxe, que igual no sirve de excusa para volver otro día.