martes, 8 de febrero de 2011

Seguir descubriendo rincones de La Plantació

El día que estuvimos escalando la Infinity descubrimos una roca de la cual nunca había tenido ninguna referencia, pero es de aquellas que sólo verla ya te entran las ganas de ir a escalarla:

A la derecha del Serrat del Pollegons: Plàtan o Agulla dels Pollegons 

Este domingo, después de descubrir que el infatigable Joan Vidal hace un par de años abrió la vía ALEUTAS, de 35m y equipada con una decena de parabolts, decidimos ir de exploración junto con Carlos, Dorys y Laura. El día empezó con una fuerte inversión térmica: en Monistrol de Montserrat a las 9h: 2º y en cambio estuvimos casi hasta las 18h escalando en camiseta de manga corta.
Recorrido aproximado de ALEUTAS

Dado que está ubicada en la parte más alta de La Plantació optamos por hacer la aproximación más cómoda y en media hora llegamos desde la estación superior del funicular de Sant Joan. La primera visión nos dejó un poco sorprendidos ya que desde arriba parece otra roca:
Panorámicas de El Plàtan

Involuntariamente acabamos en el collado que une el Serrat dels Pollegons con El Plàtan y vimos por donde se bajaba antiguamente de esta 'agulla'. Por fin al llega al pie de vía vimos que las formas ya estaban más acordes con la imagen que vimos el día de la Infinity:
Xavi en la zona desplomada
 
Laura en el primer tramo
 Carlos en el primer tramo de la vía
Laura, Dorys y Carlos en la reunión desde la cual se rapela de El Plàtan

La vía está bien equipada con los seguros donde tiene que estar. Con la roca hay que vigilar (aunque no es tan 'cutre' como pueda parecer a primera vista), hasta que no tenga más repeticiones. Es una buena ascensión para combinar con otras próximas.

La cima es como un filo de cuchillo en el que no apetece estar mucho rato. Eso si las vistas impresionantes:
El Rave, La Campana, El Sentinella,...

Viendo El Rave me recorde de hace cuatro años cuando con Jordi hicimos Tambors de Guerra, también del amigo Joan Vidal:
 
Xavi en el desplome del segundo largo de Tambors de Guerra

El descenso con un cómodo rápel de 25m que nos deja de nuevo a pie de vía:

Como teníamos tiempo nos decidimos por ir a probar otra vía de Joan: Pell Roja en Els Estalvis del Porró:

Aquí le tenía la vista puesta Carlos desde el día de la Infinity, pero el problema surgió cuando su compañera de cordada reclamaba que también quería hacer de primera el primer lago (6a según reseña) y ellos iban con un 11mm de 60m. La solución fue dura para Carlos, ya que hico el primer largo y al llegar a la reunión se quedó asegurado y soltó la cuerda para que pudiéramos asegurar a Dorys el mismo largo. Evidentemente al soltar la cuerda le hicimos la consabida bromita de que si nos íbamos al bar y que 'hasta luego Lucas'...
Carlos peleándose con el 6a/a+?
Dorys resolviendo el largo mientras Carlos aguardaba impaciente en la R-1

Dorys resolvió tanto el primer largo (puede que el tramo de las 4 primeras chapas esté más próximo al 6a+) como el segundo, con un paso de V+ atlético al inicio y un tramo final de IVº bastante 'delicado'...

Para acabar de hacer práticas y no dejar las mochilas a pie de via, que pasa el camino, decidimos que Laura subiría de segunda con una cuerda y que en la otra ataríamos todas las mochilas. Desde luego que nos ganamos el bocata con la remontada de las mochilas:
Laura y las mochilas en el primer largo
Dorys en el atlético primer tramo del segundo largo
Laura, Dorys y Xavi en la cima con El Porró detrás

El descenso por la normal algo 'matojero'. La vía tiene una roca muy buena en casi toda la vía excepto en el último tramo antes de llegar a la R-2 que se hace de un buen árbol.

El regreso al coche se hizo algo largo pero las imágenes valieron la pena:

Llegamos ya anocheciendo pero contentos por la actividad efectuada:

Aprovecho para felicitar a Joan por su parte de colaboración en la guía de La Plantació y por el 'curro' que se ha pegado abriendo vías en esta zona que casi estaba en el olvido para muchos. El día que ascendimos con Jordi la Tambors de Guerra creo que él estaba haciendo la primera ascensión de Un Tuareg a la gran ciutat en La Campana.