dissabte, 1 de gener de 2011

Había que acabar bien el año...

Como suelo hacer todos los años que el tiempo lo ha permitido, el último día del año procuró ir a escalar. Este año quedé con Carlos, Laura y Doris, escaladora chilena que conocieron Carlos y Joaquim en Montserrat, para ir al Castell de Subirats. 

Parecía que la cosa iba a  estar difícil ya que la noche del día 30 ya empezó a llover en Barna. y por la mañana no llovía pero el cielo no auguraba nada bueno. Carlos incluso me llamó para ver si cambiamos de planes para ir a la Fuixarda. Quedamos de ir a probar suerte, pero con la convicción de que acabaríamos toando algo en el Ordal.

Nada más salir de Barcelona la lluvia iba en aumento, pero nada más pasar el Ordal, el cambio climático se produjo: ya no llovía y además parecía como si por allí no hubiera llovido tanto. En el aparcamiento nos juntamos todos y cogimos los bártulos para acercarnos a la pared para ver que se podía hacer.

La pared estaba mojada pero no totalmente y optamos por hacer cosas fáciles en el sector Toro, para lugo cuando ya se secó todo, pasar al sector Cinema.
 Carlos en Full overture
Doris acabando Hot Dog y Laura peleándose con Destierro de un animal

Después de hacer 6 vías dimos por acabada la matinal y nos volvimos contentos para casa por haber podido acabar bien el año...

1 comentari:

Daniel Riera ha dit...

No hay mejor forma de acabar un año!!