martes, 8 de junio de 2010

MONTSERRAT-MATAGALLS

Aunque parece que el título está equivocado, dada la fama de la habitual cursa Matagalls-Montserrat, refleja el resumen de la actividad de este fin de semana.

El sábado yo tenía especial interés en ir a Montserrat para poder ir a la tienda del amigo Miquel Dalmau (Balcó de la Lluna) en Monistrol. El motivo me surgió al haberme renovado la cuerda (Roca de 10mm) y comprobar que a pesar de que está dentro del margen de diámetro de cuerda que Petzl recomienda para su utilización con el GRIGRI (incluso en la web de Barrabés indica: “tolerado hasta 9,7mm”: ”GRIGRI”), al colgarse el compañero (Xavi J.) para que empezase el descenso, sin apretar el ‘gatillo’ bajaba sólo, lo cual ya me mosqueó bastante (ya sé que cuando las cuerdas están nuevas no es lo mismo, pero…). Me venían a la cabeza situaciones habituales de gente que asegura confiando ciegamente en el citado artilugio … Para evitar sustos me decidí por el CINCH de Trango, que admite cuerdas de entre 9,4 y 11mm.

Esta vez escalé con Joaquim, que se ha tenido que estar casi medio año en el ‘dique seco’ por un accidente de bici, y con Carlos. Quedamos algo tarde y empezamos a escalar a eso de las 12h. Optamos por la vía del Carles, que recientemente su aperturista (Agustí Cardona), tuvo a bien reequipar, variando algo la ruta, fundamentalmente en cuanto a número de seguros y el desplazamiento (unos 50cm a la izquierda) de los anclajes en el tercer largo, en el tramo más difícil de la vía, así como la desaparición de la antigua R-0. Siguiendo su costumbre, todas las chapas están marcadas de color verde. La vía ha quedado perfectamente equipada con parabolts y las reuniones con argollas para rapelar. (Reseña en: ”Vía del Carles”)


Casualmente nos encontramos que al lado estaban Beate, Laia y Ferran, haciendo la Badalona (que pequeño que es el mundo…). Compartimos un rato todos juntos en la cima y luego nos dispusimos a bajar. Tenía curiosidad por ver si se había hecho algo por parte del Patronat en las vías del Restaurant de Sant Joan. Han pasado casi tres meses y la situación sigue siendo la misma. No me gusta ser pájaro de mal agüero, pero si hubiera la desgracia de que hubiese un accidente, me gustaría saber si asumirían su responsabilidad…

Después del pequeño cabreo de ver que ‘la vida sigue igual’, nos fuimos a acabar la tarde en lla Miranda de Santa Magdalena, donde nos encontramos a Cristina, la socia madrileña que tenemos en la sección de la SEAM-AEC.

Carlos se animó con Campos Magnéticos abierta y reequipada por nuestro consocio Gustavo Máñez y de allí ya nos fuimos a celebrar la vía y el retorno de Quim a la escalada al bareto de Monistrol.

Para el domingo quedé con Sara y Josep Emili para ir al Matagalls, con el pronóstico avanzado por la meteo: por la mañana se iniciaban lluvias por la parte oeste y sur de Cataluña y que a lo largo del día se desplazarían a todo el territorio. Primera sorpresa cuando ya salimos de Barcelona lloviendo a las 8h, y sin apenas parar hasta llegar a Viladrau.

Ya veíamos el día perdido y nos fuimos a hacer unos cafés. Al salir, sorpresa: ya no llovía y parecía como que quisiese escampar.

Rápidamente nos dirigimos hacia el Matagalls, optando por ascender desde el Coll de Bordoriol, por la dura subida de la Font dels Mosquits, como variante a la más tranquila de la de Coll Pregon. En la cima bastante gente y bullicio. Bajamos y fue acabar de cambiarnos y empezó de nuevo a llover. Más justo imposible…

Dentro de lo que cabe pudimos aprovechar mínimamente el fin de semana.