dimarts, 19 de desembre de 2017

Últimas escaladas del Otoño: Mutant World y Esperons de Fra Garí

La logística para este finde estuvo muy influenciada por la meteo, ya que con las previsiones que se fueron lanzando a medida que se acercaba, costaba decidirse y casi daba que pensar que era mejor quedarse en casa.

Suerte que no hicimos caso y encontramos lugares para poder escalar con temperatura 'soportable'...

Con quien primero contacté fue con Carme S. a la que inicialmente, viendo las previsiones, incluso le comenté la posibilidad de hacer algo de deportiva. Al ver que prefería hacer algo de tapia, el viernes que parecía que la cosa no iba a ser tan grave, le propuse repetir una clásica que además coincidió que ella no había escalado: 'Mutant World' al Pic del Martell.

Reseña 'Mutant World'

Al final el viernes apareció Montse que ha estado incomunicada por problemas 'tecnológicos' y enseguida se sumó al plan, ya que ella, además, no había escalado nunca en el Pic del Martell. Hubo otro amago de sumarse al plan por parte de Judit, pero por temas laborales al final no pudo ser.

Nos reunimos en uno de los bares junto a Port Ginesta para tomar unos cafés, con una sensación de frío incrementada por el viento. Dudamos, pero ya que estábamos allí, subimos al aparcamiento bajo la Penya Ginesta y ya vimos que parecía amainar el viento y algunas cordadas escalando en este sector, que sobre todo en las vías de su derecha, están muy 'sobadas'.

Nos equipamos y fuimos hacia nuestro objetivo y constatamos que ahora al haberse incrementado el número de escaladores que acuden, en vez de haber quedado el camino de acceso más pisado y claro, ahora lo que ocurre es que se ven en muchos tramos diferentes alternativas, y todas bastante pisadas, que prestan a confusión.

Cuando ya estamos casi llegando vemos una cordada que estaba a punto de comenzar la 'Excalibur'. Casi nos pasamos de largo y cuando ya estábamos a punto de comenzar, apareció otra cordada que venían también a escalarla y con los que posteriormente fuimos compartiendo reuniones.

Se anima Montse a comenzar por la variante que en su día abrieron unos amigos del grupo de montaña de La Caixa, justo a la izquierda de por donde discurre la original. En sus 35 metros se encuentran 8 parabolts y aunque graduada de V, tiene un par de pasos,  uno entre el segundo y el tercer parabolt y otro unos pocos metros después para llegar al 4º parabolt, en un resalte vertical, que pudieran 'fregar' el V+. Montse los resuelve sin problemas, colocando un flotante en el segundo paso. Cuando nos tocó subir, Carme se le fue un pie y quedó colgando de la cuerda en el inicio de la vía. lo que ya le sirvió para ir con mucha atención para el resto de la escalada.

 A punto para comenzar...
 En el primer paso 'fino'...
 ...y colocando un flotante en el segundo...
Bonitas placas en la parte intermedia 
 Llegando al tramo donde se une con el itinerario original
 Carme después de haber superado el primer 'pasito'...
...y escalando en paralelo en la parte final del largo...

La R-1 es de tres parabolts, dos de ellos únicos con cadena y mosquetón:

R-1

El segundo largo toca hacerlo a la sombra, aunque por suerte tanto en la R-1 como después en la R-2 nos tocó el sol. No vimos el clavo que según la reseña hay en este largo, pero dadas las enormes posibilidades de ir colocando flotantes, la escalada de sus 35 metros se hace muy llevadera, con una dificultad promedio de IV+ con algún paso puntual de V.  Para Montse fue todo un reto ya que era la primera vez que escalaba de primera un largo 'limpio' de seguros...


 Montse en el 2º largo...
...y Carme y Xavi en su tramo final...

Cambiamos cuerdas y me toca afrontar, el tercer largo, que Luichy califica con acierto como 'espolón resbaloso'. Yo recordaba que anteriormente siempre había habido un clavo a la izquierda del desplome y que servia para asegurar el paso para llegar a la primera expansión, pero ahora ya no está. Coloqué el totem rojo y con precaución para no patinar, alcancé el primer parabolt. La continuación es el tramo más pulido del largo, y gracias al allien negro que pude colocar, pude seguir algo más relajado, algo hacia la derecha para ya alcanzar una buena fisura por la cual ya se llega al segundo parabolt. A partir de aquí ya la escalada se vuelve más 'disfrutona' y con amplias posibilidades de aseguramiento, llegando finalmente a los 20 metros a la R-3, de dos parabolts y que es compartida por varias de sus vías contiguas: Esperó Bombers, Laberinto Hueco, Tamara y Almendariz. Aquí el sol calienta bastante y después de la intensidad del largo, parece que empieza a sobrar ropa. La dificultad es difícil de definir cuando está tan condicionada a lo patinosa que se encuentra la roca, pero dicen que es V+...

 Colocando el flotante...
 ... llegando al primer parabolt...
 ...Montse atenta, asegurando en la R-2...
 ...y ya buscando la salida del tramo 'resbaloso'...
 ...alguien parecía vigilar...
 Carme saliendo del tramo delicado...
 ...y asegurando desde la cómoda  y soleada R-3...
 ...Montse entrando a la R-3...
...y Carme también...

El cuarto largo, aunque aparentemente desde la reunión parece de 'coser y cantar', nada más lejano ala realidad. Por una sucesión de placas, primero hacia la izquierda, para luego volver a la derecha para situarse bajo un resalte en el que en su parte  superior hay el único parabolt del largo. Encontré este paso, casi más duro que el del largo anterior, y al final pude solventarlo al poder colocar el totem  rojo bastante más arriba, protegiendo de esta manera este 'incómodo' paso. A los 30 metros se encuentra la R-4, que aunque se puede prescindir, mejor montarla para ver como las compañeras salían del paso.


 Xavi en el 4º largo...
 ...y la cordada que nos iba siguiendo en la R-3...


Montse y Carme en el 4º largo

Ya solo queda remontar los 60 metros más desagradables, sorteando matojos y bloques, para alcanzar la parte superior del Pic del Martell, donde ya nos podemos cambiar el calzado y disfrutar un rato del buen sol y las panorámicas que teníamos, picando algo de comida. Como en el caso del acceso a la pared, en el descenso sucede parecido y nos pasamos de largo el descenso clásico y casi al ver que estábamos próximos a Penya Ginesta, emprendimos el descenso.

 Buscando el camino de descenso...
...y por fin en el aparcamiento de Penya Ginesta,,,

Llegamos al aparcamiento y decidimos que nada mejor que celebrar la actividad con unas bravas en el paseo marítimo de Castelldefels, y así lo hicimos para cerrar una buena jornada, manteniendo una buena conversación con las típicas batallas y comentando posibles futuros planes...

Para el domingo con Jordi F. y Montse quedamos en escalar algo por Montserrat,  en función del clima. Nuevamente quedamos en Cal Anna para y al llegat el termómetro marcaba 2° y una cierta brisa incrementaba la sensación de frío. Estiramos bastante el rato de tomar los cafés, aprovechando para revisar las guías por si se nos ocurría alguna idea. Cuando ya estaba a punto de desistir, me viene el recuerdo de una vía que ya escalé hace un tiempo con Carlos F. y dela que guardaba un buen recuerdo: 'Esperons de Fra Garí'.

 Reseña original de Cal Anna

Jordi también la había escalado, pero tampoco le importaba repetir y para Montse si que era una novedad y aceptó la propuesta.

Cumpliendo la 'legalidad' dejamos el coche en el aparcamiento junto al Parc de Bombets de Collbató, desde el que ya se veía nuestro objetivo. El viento parecía amainar y la sensación térmica ua era más agradable. Nos equipamos y efectuamos rápidamente la corta aproximación, de unos 20 minutos.

Panorámica de la paret con flecha en inicio vía

Enseguida vimos el primer parabolt que marca el camino a seguir. Se ofrece Jordi para comenzar y apurando cuerdas enlazó los dos primeros largos, el primero de 30 metros con 4 parabolts con una dificultad de IV/IV+ y encontrando la R-1 en la cima de la primera aguja, con otro par de parabolts. Se camina para enlazar con el siguiente resalte (IV+/V),que discurre junto a una fisura, donde se pueden colocar algún flotante antes de llegar al único parabolt que hay en este largo, llegando a los 60 metros a la R-2 que montó de una sabina.


 Un par de imágenes de Jordi en el 1er largo
 Montse y Xavi en el 1er largo
Montse en el resalte del 2º largo 
Xavi llegando a la R-2

Tal como llegamos con Montse nos vamos a la base del siguiente resalte en una buena plataforma que sirve de R-2 bis, a la izquierda de unas vías de deportiva del Totxo de les Cabres. El inicio de este tercer largo es uno de los pasos duros de la vía (V+ o algo más?) ara llegar y salir del primer parabolt, que Jordi resuelve, continuando hacia la derecha a buscar una fisura con un atlético tramo de IV+/V, llegando a los 15 metros a la cima de otra aguja, montando la R-3 de dos parabolts.


  
Jordi en el 3er largo
 Asegurando en la R-2 bis
 Cordada en la contigua Joc de nens
Montse llegando a la R-3

Cambiamos cuerdas y tomo el relevo El cuarto largo comienza en diagonal a la derecha en dirección a un resalte de IV+, en el que se ve un parabolt, para después contornear una aguja por su margen izquierdo donde hay un viejo clavo escondido, y por una canal algo terrosa alcanzaremos finalmente la R-4, de dos parabolts, a los 25 metros. algo elevados del suelo.

 Xavi en el 4º largo...
 .. y Montse tambié,...
...y Jordi alcanzando la canal de acceso a la R-4

Desde la reunión se escala recto, obviando otro parabolt que hay más a la derecha. Tramo atlético en sus primeros metros (V 'del bueno`), protegidos con 3 parabolts, para llegar sobre un montículo del que descenderemos brevemente para volver a remontar encontrando un clavo por la izquierda de otra aguja que esquivamos, llegando a los 25 metros a una buena repisa donde encontramos la R-5 de dos parabolts.

Xavi iniciando el 5º largo 
Jordi y Montse en la R-4 
Montse iniciando el 5º largo, y con Xavi en la R-5

El sexto largo es uno de los más bonitos de la vía, no por su dificultad (Vº) sino por la continuidad sobre placas verticales de excelente roca, encontrando 4 parabolts en los 20 metros que nos llevan a la cima de otra aguja donde encontramos la R-6 de dos parabolts.


Xavi en el 6º largo 
Jordi en el mismo largo 
Panorámica desde la R-6 de la parte superior de la vía 
Montse y Jordi llegando a la R-6

El séptimo largo inicia descendiendo de la aguja, para seguir cabalgando por una especie de cresta que se supera por una fácil trepada de IIº, llegando a la R-7 a los 35 metros, y en la que sólo encontramos un parabolt. Como ese detalle no me gusta, antes de nada hago un lanzamiento para chapar el primer parabolt del 8º largo, para de esta manera uniéndolos, tener una reunión 'más decente'...


Xavi en el 7º largo de transición 
Montse y Jordi en la R-6 
Montse y Jordi en el 7º largo... 
... y en la R-7...

Le dejamos el postre de los dos últimos largos para Montse, que los resuelve 'dignamente'. El 8º largo empieza para ascender gracias a una fisura que es mejor tomar en bavaresa desde su derecha, y con un paso en su salida sobre cantos romos muy técnico (V+/6a) y llegar a otro resalte que hay que buscar la mejor manera para superarlo, llegando finalmente a la R-8, de dos parabolts sobre una aguja a los 20 metros, habiendo encontrado en su recorrido tres parabolts.



Montse en el 8º largo...
Xavi iniciando el 8º largo... 
..y Jordi saliendo de la bavaresa...

El 9º largo inicia con un tramo de III, donde encontramos un parabolt y que nos conduce bajo un desplome en el que para superarlo hay dos parabolts asegurando el paso, que en esta ocasión no pudimos superar ninguno de los tres, y trampeando convenientemente el 6b/c se hace más 'amable' y aún queda un último resalte más sencillo y asegurado con un tercer parabolt, para ya llegar a la R-9, de dos parabolts, a los 20 metros y muy cercana al Camí de les Bateries.



Montse en el 9º largo...
...y ahora Xavi... 
... y por último Jordi... 
...y Montse asegurando desde R-9... 
'Feina feta'... 
...y recordando que es el día de la 'Marató de TV3'... 

Nos estamos un buen rato reposando y picando algo, disfrutando de la buena temperatura que gracias al sol ha subido hasta hacerla más llevadera que a primera hora. Como Montse no había estado nunca, nos llegamos a la 'Taca Blanca' que estos últimos días ha ido cambiando de color, y desde ahí ya descendimos por la 'Drecera de Fra Garí'.

Jordi en la 'Taca Blanca''

Como mandan los cánones, fuimos a rematar el día dándonos un homenaje en Cal Anna y ya plantear los futuros planes para el invierno que se avecina.

En resumen ha sido una buena forma de despedir el otoño con buena actividad,aunque con temperaturas invernales y en buena armonía...