dimarts, 28 de novembre de 2017

Un finde aprovechado en Abella de la Conca

La semana pasada Jordi F. lanzó la propuesta de subir a pasar el finde a Abella de la Conca y empezamos a cuadrar la logística.

Finalmente subiríamos con Jordi y Montse para dormir en el refu y el sábado Xacó vendría para escalar pero se bajaría ya que el domingo tenía temas laborales. Él fue el que propuso la vía para el sábado:


Enseguida vi que era una del 'mestre' Remi, lo cual ya daba que pensar que no iba a ser un paseo...

Habìamos quedado a las 11h en Abella y al llegar, el día estaba bastante bien y con temperatura agradable:


Aproximación desde la iglesia hacia el collado que hay por detrás de la Roca Vilella, pero en lugar de subir por el camino trazado que hay más a la izquierda,  fuimos siguiendo la base de las paredes, lo cual nos hacía perder la perspectiva de las paredes y nos pasamos de largo. Llegamos a un punto que lo que veíamos no cuadraba con la foto de la reseña y decidimos volver a bajar.

En el desvío se ve algo pisado (no mucho) y hasta que no llegamos a pie de vía no vimos la única 'fita' que hay, junto a una pequeña aguja que sirve de referencia y ya viendo el primer anclaje de la vía.



Nos distribuímos de manera que con Xacó iríamos delante, seguidos de Montse y Jordi. Comencé con el primer largo, ya teniendo las referencias  de 'Joan Asín' y 'Josep Estruch' sobre los primeros metros de la vía, y tal como chapé el primer parabolt seguí por la derecha, que tampoco es que sea fácil (¿V+?) pero más 'humano' que siguiendo recto (dicen que puede ser ¿6b?). Después ya es ir navegando por una sucesión de placas con resaltes herbosos que se van esquivando. El segundo anclaje se ve fácil, pero el tercero cuesta de ver, teniendo que hacer una diagonal hacia la derecha y con un paso 'gracioso' para chaparlo (para mi V/V+) y llegando a la R-1 a los 35 metros, de 2 parabolts, uno con argolla y el otro con un cordino bastante cutre que sirve después para 'reforzar' el rápel.

 Xavi en el primer largo
 Xacó empezando y acabando el primer largo
Montse iniciando el primer largo


Sigue Xacó el segundo largo, que es de transición (II/III), sorteando 'matojos', y no encuentra el puente de roca que hay (lo vimos después al rapelar) y llega a los 50 metros a la R-2 de un espit y un puente de roca, al pie de la curiosa placa del tercer largo, mientras Montse ya llega a la R-1.



Mientras subo el segundo largo, Jordi va llegando a la R-1 y enlaza siguiendo con el segundo largo de transición.

 Xavi en el segundo largo
Jordi entrando a la R-1

El tercer largo ya empieza con unos metros en adherencia hasta llegar a un alejado puente de roca, pudiendo colocar antes un buen flotante como un totem calabaza. De ahí en ligera diagonal hacia la izquierda en dirección a un visible diedro, encontramos 3 expansiones antes de llegar a el, con pasos muy técnicos (V/V+). Aquí estuve dudando como hacer el paso y finalmente coloqué un par de flotantes en el diedro, antes de seguir por la placa de su derecha con unos metros de adherencia que mejor no parar a mirar. En la parte superior encontramos un puente de roca que para lo único que sirve es para marcar por donde hay que ir, ya que está muy deteriorado, llegando finalmente a los 40 metros a la R-3 de igual características a la R-1.


Xavi en el tercer largo

Mientras acabo el tercer largo, Montse ya llega a la R-2 y empieza a subir dejando un margen de distancia a Xacó.

Montse entrando a la R-2





Imágenes del tercer largo

Al llegar Xacó a la R-3 enlaza y recorre los 15 metros, para llegar al pie del espolón del cuarto largo. Yo espero a ver como Montse ya está entrando a la R-3 y me reúno con Xacó, que seguirá con el cuarto largo. Comienza un tramo de adherencia hasta legar a dos espits bastante seguidos, y salir de este último ya tiene bastante 'guasa'. Xacó colocó un buen empotrador y posteriormente otro bastante próximo para proteger el tramo hasta llegar a la siguiente expansión, con roca a controlar. Paso también fino para salir de esta última expansión, y de ahí ya seguir el espolón encontrando 3 expansiones más y un empotrador abandonado y pudiendo colocar algún flotante, llegando a su cima a los 40 metros donde encontramos la R-4, de dos parabolts, uno de ellos con maillón y el otro con un cordino bastante castigado para reforzar el rápel de unos 25 metros, que hay que efectuar para alcanza una canal donde veremos un parabolt donde poder montar la R-4 bis. La dificultad del cuarto largo V+/6a con paso de Ae.


Xacó en el cuarto largo



Xavi y Jordi en el cuarto largo

Llega Jordi a la R-4 y mientras rapelo para encontrar el parabolt que sirve para montar la R4 bis y que se puede reforzar con una sabina cercana, mientras Montse va subiendo.

Montse llegando a la R-4
 A veces pasan cosas inexplicables...

Tenemos algo de líos de cuerdas y para evitar males mayores, acordamos que siga Xacó con el quinto largo y yo escalaría el sexto.

R-4 bis
Xacó iniciando el quinto largo

El quinto largo resigue un diedro de roca con un tacto algo desagradable de una dificultad de V+/6a donde encontramos seguidos dos expansiones, un puente de roca y un par de clavos, uno de ellos al que no entra mosquetón por su cabeza. A partir de ahí paso de diedro y poner mucha fe para luego saliendo un poco por su izquierda por un tramo más desplomado pero con mejor canto, sobre el cual alcanzamos un último espit que nos protege la 'herborista'entrada al cómodo balcón donde encontramos la R-5 a los 35 metros, de parecidas características a la R-4. Subo detrásy me advierte Jordi que me espere en el último espit para ver si tuviera algún problema Montse, que no lo tuvo, pudiendo tomar alguna buena foto de este tramo.




Imágenes de Montse en el quinto largo

El tiempo que ha estado hasta ese momento, bastante benévolo, parece que empieza a cambiar, justo cuando empiezo con el sexto largo, en el que hay que prestar mucha atención, más por la calidad de la roca que a la propia dificultad, que también la tiene (V+/6a). Inicio ya bastante atlético  y a medida que vamos subiendo la calidad de la roca va disminuyendo, encontrando un total de 3 espansiones un puente de roca y un tascón abandonado, llegando a los 35 metros a la R-6 en un buen árbol donde hay un par de cordinos con un maillón para después poder rapelar.

Xavi en el 6º largo

Justo cuando llega Xacó a la reunión, empieza a caer primero granizo y después lluvia, pillando a Jordi, que venía por detrás, en medio de todo el 'fregao'. Cuando llega a la reunión, Montse ya le dice que se espera en la R-5 y que rapele.

Xacó entrando a la R-6

Con Xacó estuvimos un rato dudando si podríamos rapelar directos hacia la canal de la R-4 bis, peo al final acabamos bajando juntos rapelando los dos largos (5° i 6°).

 Jordi en el segundo rápel
En la R-5: a mal tiempo, buena cara...

Ahora tocaba destrepar toda la canal, que estaba chorreando, y con mucho cuidado llegar hasta el collado y acceder a la R-3. Con muchas precauciones acabamos llegando a la instalación para rapelar. Por suerte la lluvia ha parado, pero la roca ya está bien mojada.

 El sol ya va bajando en picado...
 Accediendo a la R-3 para efectuar el 3er rápel...
 ...esperando turno en la R-3...
Por un momento queda otra vez el cielo raso, con todo empapado...

Este 3er rápel era el que más nos preocupaba ya que hay que hacerlo de unos 50 metros y después seguir destrepando hasta alcanzar la R-1. Además el sol ya estaba apunto de despedirse.

Rapelo y alcanzo una repisa desfe la que por suerte localicé una 'fita' que marcana hacia una canal por la que se podía seguir descendiendo. Nos reunimos los 4 y empiezo a descender con dudas y mucha precaución y cuando ya me estaba empezando a preocupar, 'eureka', encuentro la R-1, desde la que con un último rápel alcanzamos el pie de vía, donde mis compis habían dejado su calzado y alguna camiseta para que se secara...

Xacó en el 3er rápel
Plegar cuerdas mojadas y de noche no es tarea fácil...

Ya con frontales emprendemos el descenso, el el que a pesar de ya no llover, acabamos bien remojados por la vegetación. Dudas en algún punto, que gracias a Jordi que tiene mucha experiencia de sus inmumerables rescates con los GRAE de gente que se ha embarcado en muchos descensos, , acabamos llegando casi a las 19h a Abella.

Nos despedimos de Xacó y nosotros nos repusimos con una buena ducha caliente y después una buena cena, donde sobre todo la sopa sentó de lo mejor.

Jordi ya tenía claro que sus cuerdas, que estaban empapadas, no estaban operativas para el domingo, pero por suerte mi cuerda sólo estaba algo húmeda y la de Montse estaba seca al haber quedado en el coche.

Con estas circunstancias acabamos por modificar el objetivo del domingo y no nos importó repetir la que fue nuestra primera vía en Abella de la Conca: 'Gutiérrez lo puto amo', que Montse no había escalado:



Nos levantamos sin prisas y ya vimos que aunque hacís buen tiempo, la temperatura era de 5° a las 10h.  Un buen almuerzo y ya nos dispusimos para trasladarnos hacia nuestro objetivo.


Increible, pero todas las tapias para nosotros...


Al llegar ya vimos que no había nadie en todas las paredes, así que campo libre. Hicimos la aproximación sin problemas y al llegar a la pared esperábamos encontrar el cartel de la vía que alguien por lo visto ha decidido que sobraba...


Vimos un inicio de vía con un puente de roca que nos sonaba conocido, pero que en realidad se trataba de 'Los Aberronchaos', y se mete Jordi, pero cuando llega a la primera reunión con doble argolla ya vemos clara la equivocación y rápidamente le descuelgo, mientras Montse ya ha localizado el primer puente de roca de nuestra vía.

Jordi en Los Aberronchaos...

Sin perder tiempo cambiamos y vemos que efectivamente el cartel ya ha desaparecido. Ahora ya pone la directa Jordi y sin problemas resuleve este peleón primer largo, que tanto el tramo después del primer puente de roca, como el de la parte final son V de los buenos (o algo más...), eso si con buena roca y numerosas posibilidades de reforzar con flotantes o empotradores. En totall un puente d roca y 3 parabolts en los 45 metros del largo y reunión de dos parabolts.


 Y ahora sí, Jordi en el primer largo...
 Montse en el primer largo...
..y Xavi también...
Panorámica desde la R-1

Cambiamos cuerdas y le toca el turno a Montse con el largo, según la reseña, más difícil (6a) y en el que hace buena práctica de colocación de flotantes en el tramo del diedro, resolviendo sin problema este bonito largo, en el que se encuentran 2 puentes de roca.y 3 parabolts, para llegar a la R-2 a los 40 metros, también de dos parabolts.


 Montse en el segundo largo
 Jordi asegurando desde R-1
 Xavi iniciando el segundo largo
Tramo duro del segundo largo que se puede proteger perfectamente
Jordi en el diedro del segundo largo

Sigue Montse con el trámite del tercer largo, de sólo 25 metros, con un tramo de caminar para llegar a un resalte con un puente de roca (IV+) para acceder a la R-3, con un parabolt y un puente de roca equipado.

Montse en el tercer largo

Nos reunimos y tomo las cuerdas para acabar con el interesante cuarto largo que recorre un sistema de fisuras, iniciando por un tramo de diedro atlético en el que aún se ven el resto de unos bloques que limpiamos cuando escalamos la vía por primera vez, y en el ahora hay dos puentes de roca equipados con cordinos. Después ya se sigue por tramos de fisura, con tramos de bavaresa sobre roca excepcional (Vº) y en el que además de tres parabolts se pueden lazar alguna sabina y colocar flotantes al gusto. En la parte final hay un paso algo más técnico entre dos canalizos que puede que sea V+, alcanzando una repisa al pie del último resalte con un pequeño desplome para ya alcanzar el último tramo de diedro que ya nos conduce a la cima, encontrando la R-4 de dos parabolts a los 50 metros,en la propia cima.

Xavi iniciando el cuarto largo





 Montse y Jordi en el cuarto largo
 Foto cima

En la cima disfrutamos durante un buen rato de la paz que se respiraba, y el buen clima que había y después de un buen rato ya emprendimos el descenso, ahora perfectamente balizado con 'fitas, e incluso con un tramo de cuerda que permiten alcanzar rápidamente el camino que contornea la roca para volver a conectar con el camino de acceso por el que efectuamos la aproximación.


Descenso rápido hacia el aparcamiento

En resumen un muy buen fin de semana en Abella de la Conca en la que hemos podido escalar dos vías bastantes diferentes, una bastantes 'exigente' y la otra más relajada para disfrutar...

















4 comentaris:

Joan Baraldés Santamaria ha dit...

Ei Xavi,
El dissabte nosaltres estàvem escalant a la vostra dreta. Jo vaig saludar a algú de la vostra cordada.
A nosaltres ens va agafar la pluja tot baixant però vàrem arribar de dia al’Abella
Salut i a escalar
Joan Baraldés

Xavier Díez Mercero ha dit...

Era jo Joan i en veu preguntar a quina via estavem....

Jaumegrimp ha dit...

Vaja aventura Xavi ! les vies del Remi mai deixen indiferent eh? llàstima que per una tirada no arribessiu dalt.

Xavier Díez Mercero ha dit...

Si que vam arribar tots menys Montse per la pluja que ja descarregava amb força...