viernes, 27 de mayo de 2016

Periplo por Aragón y la Noguera: Peña Predicadera-Ralla d'as Tiñas-Agüero-Peña Rueba-Riglos-Cap del Ras-La Formiguera

Coincidimos con Xacó para planear unos días de escaladas y cuando planteó varios objetivos por la zona de Huesca, que ni sabía de su existencia, rápido me animé y empecé a buscar también más información al respecto.

El primer objetivo para el sábado era una zona que hasta hace pocas fechas tenía unas restricciones para su escalada que lo impedían, creo que del 1 de enero a 30 de junio, y que una nueva reglamentación que se ha establecido en 'Guara' ha eliminado todas las restricciones sobre dicha pared: La Predicadera.

Reseñas de 'Guara vertical

Llegamos al aparcamiento hacia las 15 horas, donde por cierto son bastante escrupulosos con el número de vehículos estacionados y si está completo, más vale caminar dejando el vehículo en el anterior, ya que las multas son habituales, con la suerte de aún tenemos una plaza libre. Después comprobamos que ningún escalador estaba en la pared. La roca es conglomerado de una calidad excepcional.

Como de lo que se trataba era de pasar un tarde agradable optamos por las dos vías que mejores referencias teníamos en cuanto a dificultad y equipamiento:


Reseñas de 'X. Larretxea'

Los 40 teóricos minutos de aproximación, se alargaron algo más de la cuenta al tener una pequeña embarcada y sin más problemas llegamos al pie de la Jabalí errante. Vía de placas tumbadas con algún resalte vertical en sus tres primeros largos alcanzando un resalte con un tramo desplomado en el cuarto, donde encontramos el ramo más difícil de la vía, para luego ya por un espolón alcanzar la R-4 bajo un gran techo. Como de ahí solo quedaba un largo de tramite, optamos desde ahí en un par de rápeles volver a pie de pared para así poder enlazar rápidamente con la Espolón estarlux.
 Aparcamiento de La Tejería
 Llegando al cruce que debemos tomar hacia la derecha
 1er largo Jabalí errante
2º largo Jabalí errante
 3er largo Jabalí errante
 Asegurando desde R-3 Jabalí errante
 4º largo Jabalí errante
 Con un par de largos rápeles llegamos al suelo

El Espolón estarlux empieza unos 100 metros más a la izquierda de la anterior. Primer largo de placa que va ganando verticalidad. En el segundo largo encontramos la máxima dificultad de la vía (6a no obligado) por un tramo vertical con cantos pequeños y algo redondeados hasta alcanzar la R-2 bajo una pequeña zona desplomada.

 1er largo Espolón estarlux
 2º largo Espolón estarlux
 Asegurando desde R-2 Espolón estarlux

El tercer largo esquiva por la derecha la citada zona desplomada por terreno fácil (3c).

 Panorámica del 3er largo Espolón estarlux
 3er largo Espolón estarlux

Cuarto largo que se encamina hacia un diedro/canal superándolo por un tramo vertical.

 4º largo Espolón estarlux

El 5º largo inicia por un pequeño resalte que nos permite alcanzar un tramo que caminando hacia la derecha nos conduce a un gran desplome que superamos por su margen derecho, alcanzando la R-5 bajo la arista cimera, que se alcanza sin más problemas.

 5º largo Espolón estarlux
 Panorámicas desde la cima
Disfrutando del buen clima y las buenas panorámicas

Para iniciar el descenso primero deberemos remontar siguiendo la arista y con tendencia a la izquierda. La bajada es algo más largo de lo que esperábamos y si se pretende enlazar varias vías, más cómodo es rapelar.
En toda la pared la única señal de vida que vimos...

Tal como bajamos ya nos dirigimos hacia nuestro siguiente objetivo,cambiando de zona y de roca. Se trata de la Sierra de Bonés y en concreto la denominada Ralla d'as Tiñas que se accede desde el pueblo de Arguís, en el acceso al puerto de Monrepós.

Reseña de 'Sendero Límite'

Por la mañana ya intuimos que aunque parecía que la aproximación era corta. los 45 minutos que marca la reseña son reales, aunque eso si, por buen camino y bien señalizado. Al llegar vimos que se nos había adelantado una cordada de 3 de veteranos escaladores franceses.

 Panorámica desde el aparcamiento
 La subida no da tregua

El camino se dirige al margen derecho de la pared y después hay que ir recorriendo su base, donde iremos viendo las inscripciones de alguna de las vías:

 'Tiza'
 Inicio marcado de Sendero Límite

Viendo la longitud de los largos, enlazamos el 1º con el 2º, resultando uno de 50 metros, con un primer tramo resiguiendo una fisura equipada con parabolts y algún puente de roca (IV+/V-), y en el segundo ya toca una placa de adherencia sorteando tramos herbosos (V+)

 En el tramo final del 2º largo

De igual forma unimos los largos 3º y 4º, resultando uno de 55 metros, con un primer tramo donde vamos enlazando fisuras (Vº) y un segundo con un inicio bastante explosivo por una fisura desplomada, aunque con buen canto (V+), siguiendo después por un tramo al que se denomina 'la morcilla' formada por una sucesión de placas de adherencia.

 Iniciando el 3er largo
 La cordada francesa que nos precedía en el 6º largo

El 5º largo es una fabulosa placa de adherencia de entre 20 y 30 metros, que desde la R-4 parece 'inhumana' y después se puede ir 'trampeando'. Vemos que la cordada que nos precede en este tramo van con más precaución al encontrar el tramo final del 6º largo algo mojado, así que ya no enlazamos los largos.


 Un par de imágenes de la fabulosa placa del 5º largo

El 6º largo puede considerarse el más difícil de la vía, con un atlético arranque  (V+) por la derecha de la R-5 y después se inicia un gran flanqueo en el que iremos encontrando buen canto para las manos, pero los pies en adherencia y en el que se debe 'jugar' muy bien con el chapaje alternativo de las cuerdas. Al final del flanqueo encontramos un diedro que de por si tiene poco canto  que además estaba mojado, aunque por suerte muy bien protegido con parabolts, montando la R-6 bajo un techo a los 30 metros. 

 Travesía del 6º largo
 Una vez superado el delicado tramo final del 6º largo

En el 7º largo iniciamos con una travesía hacia la izquierda con mucho aire bajo los pies y que en su inicio encontramos también mojada, aunque por suerte su excelente equipamiento permite ir más relajado. Al final del flanqueo debemos tomar un diedro con algún paso atlético que nos conduce a los 25 metros a la R-7 en una vira por la que por su izquierda podríamos ya acceder a la cima.

 Entrando a la R-7

El último largo se inicia caminado unos metros para alcanzar un resalte vertical con muy poco canto, que con 3 chapas suficientemente próximas se puede solventar en Ao y ya por zona fácil alcanzar la R-8 en la cima a escasos 10 metros.


 En el último resalte
 Buena panorámica desde la cima
 Se observa desde la cima el aparcamiento
 Foto en la cima

El descenso se efectúa rapelando por la vía, y aunque en la reseña se indica que hay que efectuar cuatro, nosotros lo hicimos en tres, y una cordada vasca que venía por detrás lo hizo en dos largos rápeles: de R-7 a R-4 y de R-4 al suelo, dirigiéndolo con tendencia a la izquierda hacia el pie de vía de la Contra viento y marea.

En el último rapel

Ha sido una escalada curiosa sobre una roca arenisca a la que no estamos acostumbrados, pero que gracias al buen equipamiento se puede resolver sin demasiados problemas...

Al bajar después de comer algo, continuamos nuestro viaje para trasladarnos a Agüero, donde llegamos aún con tiempo para poder hacer la aproximación a nuestro próximo objetivo:

Reseña 'RaulSaki's World'
 Cartel informativo al inicio del camino de acceso
Panorámica de la Peña Sola
 Agüero desde el pie de la Peña Sola
Peña Sola, cara Oeste


Hace unos cuatro años en la presentación de la película 'Encordades' tuve el placer de oír de los propios labios de 'Eli Vergés' una anécdota que ya me motivó que tuviera más ganas de ascender a esta esbelta aguja. Por lo visto en Agüero había un dicho que para justificar que algo era verdaderamente imposible hacia el símil con 'como que una mujer suba a peña Sola'... Supongo que a raíz de su ascensión, evidentemente primera femenina, debieron de modificar su costumbre...

Por la mañana y con el camino ya aprendido, nos presentamos ràpidamente al pie de la Normal y nos encordamos para hacer el 1er largo, que para algunos es la aproximación para llegar bajo el gran desplome inicial. Se trata de un largo breve de 20 metros con un parabolt en el primer resalte.
 Asegurando desde la R-1

El 2º largo tradicionalmente se empezaba con un paso de hombros que actualmente no hace falta hacer ya que de la primera expansión hay colgando un trozo de cuerda que permite chapar estirándose un poco y hacer unos pasos de peales algo acrobáticos. En cuanto al buril sin chapa, no hace falta utilizarlo ya que de los clavos que hay después también cuelga un cordino que permite chaparlos. Después en el tramo de bavaresa donde normalmente se ponía alguna pieza, ahora hay un empotrador clavado, desde el cual estirándose se llega ya al parabolt de la salida desde el qe en diagonal a la izquierda ya se alcanza la R-2 a 20 metros.

 En el último parabolt del 2º largo

El tercer largo empieza por una placa muy técnica y vertical que gracias al buen equipamiento se puede trampear convenientemente con 3 pasos de Ao (6a/b), y después ya travesía en horizontal hacia la derecha hasta alcanzar a los 25 metros la cómoda R-3.

 En el tercer largo

El cuarto largo sigue un diedro con tramos desplomados, en especial nada más empezar, que exige una buena tibada, que se puede suavizar con un paso de pie en 'baga' Ae (6a), y llegando a los 20 metros a la R-4 en una gran sabina, donde en su primera ascensión hicieron vivac.

El quinto largo empieza en un atlético diedro (V+) que se puede reforzar y después ya en diagonal hacia la derecha (IIIº) hasta alcanzar una buena plataforma a los 15 metros, donde por fin llegamos al sol.

El sexto largo transcurre por una sucesión de bonitas placas (IV+/Vº) que a los 35 metros permiten alcanzar la R-6 en una característica cueva llena de excrementos de buitre.

 Entrando a la R-6

El séptimo largo empieza con un flanqueo hacia la drecha para llegar a la arista que ya iremos siguiendo con un resalte más duro (V+) bien asegurado y ya después por tramo más fácil (IVº) llegamos a los 35 metros a la R-7.

 Iniciando el 7º largo

El octavo largo sigue la arista por tramos de IVº y con dos parabolts llegamos a la R-8 a los 25 metros, donde después efectuaremos el primer rápel.

 En el 8º largo

Ya solo quedan unos 5 metros para llegar a la cima, encontrando un cable que nos permite subir asegurados hasta ella. Las panorámicas con un día radiante, eran espectaculares.

 Panorámica hacia el oeste desde la cima
 Panorámica hacia el este desde la cima, hacia Peña Ruaba

Hicimos caso a la reseña de Luichy y rapelamos por la misma vía: de R-8 a R-6; de R-6 a R-5; de R-5 a R-3 y de ahí un último largo rápel hasta pie de vía. Después nos enteramos que después del primer rápel es mejor hacer otro par de rápeles por la vía Torrijo que ha sido re-equipada convenientemente y ofrece rápeles más 'limpios'.

 En el primer rápel

Inicialmente teníamos la idea de haber efectuado una segunda vía, pero una inespera indisposición mía, hizo que lo dejáramos para el día siguiente, aprovechando la tarde para recorrer el bello pueblo d Agüero y descubrimos que su 'camping' ha cambiado de dueños y ahora desde hace un par de meses ha cambiado de dueños y ahora es un escalador de Jaca el que lo regenta junto a su pareja. Mantuvimos una buena conversación y nos intercambiamos informaciones de escalada.

 La esbelta figura de Peña Sola
Portal de la iglesia de Santiago

El martes ya con el cuerpo recompuesto atacamos el objetivo que habíamos dejado pendiente el día anterior y que fue una recomendación que nos dio Ángel ('Tocayo') el día de la última 'trobada del Grup Cavall Bernat':
Reseña de 'Los caracoles majaras'

Ambas vía fueron abiertas hace cuatro años: Las sabinas, creo que desde abajo y Sendero límite, desde arriba aprovechando los tres últimos largos de la anterior. Esta pared es oeste con lo que toca sombra en buena parte de ella hasta casi las 14h. Aunque al principio la roca no es demasiado buena, a medida que se gana altura, va mejorando y el equipamiento, como casi todas las que he hecho de 'Sendero Límite', muy bueno. Para su acceso debemos seguir el mismo que el de la Peña Sola y en lugar de subir a su pedestal, seguir por el sendero dando toda la vuelta a la aguja y llegando a la vertiente oeste, donde primero encontraremos varias vías de Ch. Ravier: Direction Critorium, L'émoi et l'enjeu y Tramber chope les boules y en unos 15 minutos ya alcanzaremos nuestro objetivo. 

Primer largo con inicio en roca algo a vigilar con un tramo en la parte final algo más duro (6a, no obligado) y que en 25 metros nos conduce a la R-1 junto a una gran sabina.


 En el primer largo

Segundo largo que se inicia algo en diagonal hacia la izquierda y que vas superando una serie de resaltes (V+) que nos conducen hacia otra gran sabina, con la que nos la tendremos que ingeniar para superarla, ya que la reunión de parabolts, que está a 25 metros, no se ve hasta que estás por encima d ella.

 Entrando a la R-2

El tercer largo también comienza en diagonal hacia la izquierda y sigue en paralelo al diedro por unos tramos técnicos de placa (6a+), que también se pueden trampear, llegando a la R-3 a los 25 metros junto a otra sabina.

En el tercer largo 

El cuarto largo sigue una marcada diagonal hacia la izquierda para ya juntarse con su vecina 'Sendero Límite' y después de un tramos de Vº se alcanza ya el gran resalte que los buenos podrán hacer en libre (6b+) y los demás en artifo, llegando a los 25 metros a la R-4.

 En el cuarto largo

Quinto largo de buena roca, vertical y disfrutón (V+) que en 25 metros nos conduce a la R-5

 En el disfrutón quinto largo

Sexto largo que al ser más fácil (Vº) está con los seguros bastante más espaciados, y que deberemos vigilar con algún tramos de roca, llegando a los 32 metros a la R-6.

 En el sexto largo

El séptimo largo siendo el más fácil (IV+), es el que más al tanto hay que ir con la roca, superando por su derecha un tramo desplomado algo descompuesto, llegando a los 20 metros a la R-7.

 En el séptimo largo

Con una breve trepada alcanzamos la cima pudiendo contemplar otras panorámicas en otro magnífico día.

 Peña Sola desde la cima
 Auto-foto en la cima

El descenso se efectúa por la propia vía, según la reseña, pero nosotros hicimos una combinación de manera que el primer rápel de R-7 a R-6 de Las Sabinas. El segundo de R-6 a R-4 de la misma vía. El tercero d esa R-4 a la R-2 de Sendero Límite y un curato rápel de ahí al suelo.

 En el primer rápel
Desde el camino se puede apreciar el recorrido de la vía.

Con esta buena vía ya dimos por acabada nuestra estancia en Agüero y nos dirigimos a nuestro siguiente objetivo:

 'Reseña' 

 'Reseña Luichy' de la vía y el descenso

Solo había un par de cuestiones que nos preocupaban: una era que si soplaba aire esta pared está totalmente desaconsejada ya que el valle del Gállego forma unas corrientes turbulentas de aire muy potentes y la otra era que el pronóstico anunciaba que a partir de las 16h podrían caer alguna tormenta. 

El proyecto era encadenar las dos vías: Espolón del Gállego y Espolón Fuertes, según viéramos las ganas y la situación climatológica.

Dormimos en el aparcamiento que hay en la pista existente que arranca una vez pasado el pueblo de Murillo, al final de la recta, y a la izquierda arranca y al poco dejaremos el vehículo, donde la misma ya tiene una pronunciada pendiente y en bastante mal estado si no se lleva un 4x4. 

Por la mañana comenzamos temprano siguiendo las duras rampas de la pista hasta que termina, a continuación seguiremos por senda hasta la base de la pared, y fácilmente encontramos el madroño que está como referencia para encontrar el inicio. Aunque el horario indicado en algunas reseñas es de 45 minutos en 30 ya estábamos allí, tal como se indica en la guía Riglos Vertical.

 La primavera está en pleno auge...
 Panorámica desde el camino de aproximación
 Encima del madroño localizamos el primer parabolt con el nombre de la vía

Viendo los metros de los largos empezamos uniendo los dos primeros largos quedando uno de 50 metros  (IV+/V).

 Inicinado el 1er largo
 Por encima de la R-1

El largo 3º es mejor no enlazarlo con el 4º ya que su sinuosidad nos pueden provocar problemas, así que hacemos las R-3 a 30 metros (Vº).

 Entrando a la R-3

Nuevamente unimos el 4º y 5º largos resultando uno de unos de 50 metros

Iniciando el 4º largo
 Asegurando desde la R-5

El sexto largo lo matenemos y montamos la R-6 a 20 metros.

 En el 6º largo

El día a ratos está algo con neblinas que no acaban de dejarnos disfrutar de unas buenas vistas sobre Riglos:

Volvemos a unir el 7º y 8º largo quedando uno de 55 metros, con un primer tramo duro (6a+ 'acerable'), seguido por un tramo de IV+ antes de l resalte de V+ que hay sobre la R-7, para ya seguir por un buen diedro hasta la R-8.

 Iniciando el 7º largo

Volvemos a unir los largos 9º y 10º resultando uno de 55 metros con un primer de IV/IV+ con roca a vigilar y desde el que ya se podría tomas el escape hacia los rápeles de bajada.. Después de la R-9 viene un tramo vertical con roca a controlar que nos conduce a un desplome donde está el tramo más 'peleón' (V+).

 Llegando a la R-10

Vemos el aspecto del Espolón Fuertes y unas negras nubes que empiezan a asomar por detrás y decidimos que una vez alcanzada la Punta de la Ralla, ya teníamos suficiente. Vemos que una cordada estaba en la vía Tierra de Dragones.

 Panorámica del Espolón Fuertes
 Cordada en 'Tierra de Dragones'

Desde el collado de la Punta de la Ralla con una buena instalación de cadena con parabots efetuamos un primer rápel de casi 60 metros y después vamos descendiendo por un tramo entre árboles hasta llegar a uno desde el que efectuamos un rápel de unos 50 metros que nos conduce a una repisa desde la que unos cables nos protegen para ascender primero y luego ya en descenso hasta encontrar otro reunión de parabolts desde la que hacemos un rápel de 30 metros, alcanzando otra reunión de parabolts desde la que ya con otro rápel de60 alcanzamos la base de la pared.

 En el primer rápel
 En el último rápel
 Panorámica desde la base de la pared.

Al bajar a recoger las mochilas de pie de vía vemos que hay una cordada de franceses que están a mitad del Espolón del Gállego. Emprendemos el descenso hacia el aparcamiento ya viendo nuestro próximo destino:

Buena panorámica de Riglos

Nada más llegar al aparcamiento comemos algo y al poco rato aparecen los maños que estaban en Tierra de Dragones y empieza a caer una pequeña tormenta. Ha ido de poco y pensamos como les debe ir a la cordada francesa. Por suerte no se prolonga por mucho rato la lluvia, pero el susto si estás allá arriba...

El próximo destino que era Riglos era un punto ya pactado donde nos encontraríamos con Joan A., Josep S., Remi B. y Carlos. Después una llamada suya nos informa que habían estado escalando la 'Sendero Límite' en la Ralla d'as Tiñas.

Ellos llevaban la intención d dormir en el refugio de Riglos, ero pensando que entre semana no habría problemas, no tenían reserva hecha y se encontraron con la sorpresa de que un numeroso grupo de adolescentes franceses habían ocupado todo el refugio.Por suerte actualmente en el pueblo hay diversas casa rurales en las que se puede dormir.

Para el jueves nos planteamos hacer una vía en el Mallo Frechín: Curru (cuclillo), mientras que Joan y Remi irán a la recién re-equipada 'Quinta chimenea' entre el Mallo Frechín y La Visera y Josep y Carlos al Mango del Cuchillo saliendo por La Uña.


A las 9h ya estamos todos equipándonos y al poco rato nos vamos hacia nuestros objetivos. Nuestra vía está equipada con seguros próximos en los tramos más difíciles, y con bastante distancia cuando la dificultad no es tan alta, como en el sexto largo. Dado lo sinuoso del recorrido de la vía, sera conveniente un adecuando empleo de la cuerda en doble alternando las cuerdas muy convenientemente...

 Llegando a la base del Mallo Frechín

Al llegar a la base de la pared nos fijamos que una cordada está empezando una vía en La Visera y al poco rato aparecen varias cordadas de Guardia Civil. todos con mochila y que progresan por varías vías a la vez a muy buena velocidad.

 Al pie de La Visera

 Un par de imágenes del primer largo (6a)
 En medio del 4º largo (V+)
 Cordadas de 'Guardia Civil' en La Visera
 Entrando a la R-4
 En el 5º largo (Vº)
 En medio del 6º largo (6a)
 Entrando a la R-6
 Las cordadas de La Visera avanzan rápido
 En el 7º largo (V+)
 Carlos al final de La Uña
 Acabando el 8º largo (6a), uno de los más bonitos...

Mientras los compañeros empiezan el descenso desde el final de La Uña, a nosotros nos toca el último 'corto' largo que es el de peor roca, de poca dificultad (IVº) y donde en 10 metros hay dos parabolts, costando de ver el primero, a la derecha de la R-8:


 Un par de imágenes en el 9º largo (IVº)
 Josep y Carlos rapelando
 Descendiendo de la cima del Mallo Frechín 
 Descansando en el collado

Desde la cima del Mallo Frechín toca descender al collado que lo une con el macizo y al que deberemos subir con tramos asegurados con cables y cuerdas. Al llegar arriba un fuerte viento nos acompaña y nos hace pensar en la suerte que habíamos tenido el día anterior, ya que con ese viento no hubiéramos podido escalar el Espolón del Gállego.

 Mallo Pisón
 Peña Rueba
 Mallo Colorao

Subimos por detrás de LaVisera y luego ya descendemos por la canal que nos lleva en dirección al Mallo Colorao donde encontramos una gorra que resultó ser de Joan.

Panorámica del Mallo Frechín


Una vez en el pueblo nos reunimos las tres cordadas y después de tomar unas birras quedamos en vernos para cenar todos juntos. La cena sirvió para cruzar informaciones y plantear con ellas futuras escaladas...

El viernes que ya era nuestro último día en Riglos lo queríamos para una escalada 'relajada', ya que las pilas de nuestros brazos no son de Duracell y por los comentarios que nos habían dado los compañeros, parecía una buena elección la:

Mientras nuestros compañeros iban a tener un día muy entretenido en la 'Vía de las fisuras', nosotros tranquilamente fuimos hacia la Aguja roja. Nestra vía que está en su cara oeste nos permitía tener una buena temperatura en un día más cálido que el anterior.

 Mallo Cored y Aguja Roja

Optamos por enlazar los dos primeros largos, resultando uno de 40 metros. Enseguida vimos que la dificultad , la distancia entre seguros, lo sobado de la vía y las pilas de los brazos que ya estaban en luz roja, convertían lo que pretendía ser un día apacible de escalada en algo bastante más peleón, así que cuando nos reunimos los dos en la R-2 decidimos que ya volveríamos otro día

 En el primer largo
 R-1 que es mejor saltarse
 Asegurando desde la R-2

Una vez en el suelo parece que los dos tuvimos la misma idea, que era para no perder el día, hacer la Ferrat de Cubilillo / Os Fils. Así que nos pusimos de vuelta al aparcamiento para dejar todo el material de escalada y coger el mínimo para la ferrata (disipadora,casco guantes...).

 De regreso a Riglos
 Cordada en la cima de El Puro

No teníamos ningún croquis, pero confiamos en nuestra intuición y para alí que nos fuimos.

'Reseña' (creo que indica unas 3h en hacer todo el recorrido

 Cruce en el que debemos abandonar la pista

Y como suele ocurrir a veces, un aparente camino de acceso sin peligro, casi me hace acabar en el hospital. Después de hacer todo el camino de la pista con la gorra de sol puesta, al entrar en un tramo de bosque no me la quité y fijándome solo en el suelo, la gorra me impidió ver una recia rama de árbol que a la altura de mi cabeza, colgaba y me dí un buen golpe, qque en principio pensaba que produciría un 'chichón' y ya está, pero al tocarme con la mano y ver que se me llenaba de sangre, ya me hizo temer una buena movida. Por suerte con el agua que llevaba y un fular para el cuello, conseguí detener la pequeña hemorragia y después de un buen rato reposando y cuando ya vimos que la cosa no pasaba de una anécdota, seguimos con el trayecto.

 Aquí inicia la ferrata
 Tramo más atlético al final de la ferrata

 Carteles en el Mirador de los Buitres
 Panorámica desde ese mirador
 Estuvimos vien acompañados por un rebaño de cabras

Descubrimos que al mirador sube una pista que permite subir en automóvil, aunque desconozco si está permitido. El Descenso es otro tramo de ferrata más sencillo que nos deja en un cruce que al subir nos había hecho dudar:


 Pared de los Buitres...
Panorámica del lugar del que veníamos

En Riglos esperamos a los compañeros y mientras tomamos unas birras ya nos despedimos, para trasladarnos hacia tierras más conocidas: Àger.

Ya habíamos hablado con Jordi F. la posibilidad de quedar para el sábado para para escalar la última vía del amigo Juan Gutiérrez en la pared del Cap del Ras:



Con esto de las facilidades de la tecnología, cruzando mensajes deWhatsApp se animaron también a venir Susana y Mamerto. El sábado por la mañana quedamos en el bar Lo Torres de Àger para tomar algo y acabar de decidir la estrategia.

Para no romper el ritmo de la semana mantuvimos las cordada Xacó-Xavi y Susana-Mamerto-Jordi configurarían la otra. Aparcamos cerca del aparcamiento habitual para ir al Esperó Badalona y ya empezamos a ver por donde transcurre la vía.

Sí, sí, va por allí...
Aproximación breve pero intensa...

El pie de vía nos despistó algo ya que aunque hay un puente de roca con un cordino amarillo y unas letras grabadas en la roca, las iniciales aún no sabemos a que corresponden:

Como nosotros íbamos dos, nos dejaron empezar con un primer largo, en el que casi podemos decir que encontramos el paso más duro de la vía, aunque no obligado, hay que esforzarse (6a/b), encontrando la R-1 a unos 45 metros.



Xacó en el 1er largo
Xavi en el 1er largo
 Mamerto en el 1er largo
Jordi y Susana en el 1er largo

El segundo largo en más tranquilo pero con los seguros alejados, que se pueden complementar al gusto con toas las piezas que queramos, al reseguir una fisuras  que nos obligan a realizar pasos muy atléticos, aunque con buen canto, llegando a los 40 metros a la R-2 en una buena repisa antesala de la espléndida placa del tercer largo que después deberemos flanquear.

 Xacó asegurando a Xavi en el 2º largo
Xacó en el último tramo del 2º largo
 Mamerto al inicio y al final del 2º largo
Jordi y Susana en el 2º largo

El tercer largo es de aquellos que cuando están en la reunión parece algo inhumano de difícil, pero luego , aunque es difícil (6a+), los cantos van apareciendo poco a poco, una veces mejor de manos y otras mejor de pies, llegando a los 20 metros a la R-3 al pie de un vistoso diedro.

 Xacó en el 3er largo
 Xacó y Xavi en la R-3
 Jordi en el 3er largo
 Susana y Mamerto en el 3er largo
 Mamerto en el 3er largo
Jordi-Susana-Mamerto en el 3er largo desde R-4

El cuarto largo es un atlético diedro en el que podremos añadir alguna pieza ara complementar los parabolts existentes,llegando a los 15 metros a la R-4, sobre una gran sabina, en la que el que llega primero se puede sentar cómodamente sobre ella.

 Xacó asegurando a Xavi en el 4º largo
 Xacó al inicio y al final del 4º largo
 Jordi al inicio y al final del 4º largo
 Susana y Mamerto asegurando desde la R-3
 Susana y Mamerto en el 4º largo
Susana dice que después de este largo ya nota los brazos como Popeye...

El quinto largo salva el gran techo por una zona desplomada a su derecha. muy atlético pero con buen canto (6a) y una vez superado llegamos a los 15 metros a la R-5.

 Xacó en el 5º largo
 Xavi en el 5º largo
 Susana en el 5º largo
 Jordi en el 5º largo
 Mamerto en la R-4
Mamerto acabando el 5º largo

El sexto largo, aunque aparentemente sea solo la excusa para llegar a la gran vira, tiene cierta 'gracia', con un primer tramos de placa tumbada de adherencia que nos conduce a un resalte vertical en el que inicialmente hay que vigilar la roca y después se va volviendo a tumbar hasta llegar a los 20 metros a la R-6,un poco por debajo de una feixa por la que después descenderemos.

 Xacó llegando a la R-6
 Susana iniciando el 6º largo
 Susana acabando el 6º largo

 Susana asegurando a Jordi y Mamerto en el 6º largo
Las dos cordadas en la 'feixa'

En la feixa hay la opción de continuar por alguna de las vías contiguas, como la Espíritu del vino, pero ya habíamos tenido suficiente y emprendimos el descenso siguiendo la feixa que nos conduce a la canal de bajada y sin más percances llegamos de nuevo al aparcamiento.


 Descenso sin complicaciones

Y una vez llegados al aparcamiento rápido descenso hacia Àger para reponer fuerzas nuevamente en Lo Torres, donde nos encontramos a Manel Solís y su compañero de cordada que venían de escalar del Serrat de la Corona y compartimos un buen rato de tertulia..


Sólo nos quedamos Xacó, Jordi y Xavi y el resto volvieron para casa al tener otros compromisos. Decidimos bajar a dormir a Camarasa y por la mañana al ver que el día estaba algo más frío de lo esperado, decidimos hacer una escalada a otra nueva vía de la Paret de la Formiguera:


Hacemos la aproximación y vemos que había gente en la Normal, que resultó ser una conocida de la UEC Gràcia y una cordada en el segundo largo de nuestra vía. Nos repartimos los largos, de manera que para Jordi el primero, ara Xavi el segundo y para Xacó el tercero.

Se trata de una vía con inicio de placa tumbada (IVº) que después sigue por dos largos con resaltes verticales con algún paso puntual de V/V+, con unos pasos muy estéticos. Parece mentira que aún quepan más vías en esta pared...

Cuando Xacó está en medio del tercer largo empezó a lloviznar, pero por suerte no fue a mas y ya con esto dimos por acabado el día y fuimos a reponer fuerzas a Camarasa.

 Preparando el material
 Pie de vía
 Jordi en el primer largo
 Xavi en el segundo largo
 Xacó en el segundo largo
 Xacó en el tercer largo
 Xavi asegurando desde R-2 y en el tercer largo
 Jordi en el tercer largo
Jordi y Xacó en la R-3


Con esto ya damos por acabado estos buenos días de escalada que nos ha permitido disfrutar de la escalada en lugares que aún no había escalado, sobre tres rocas diferentes: conglomerado, arenisca y calcáreo y compartiendo buenos momentos en buena compañía, que de eso se trata...












3 comentarios:

pelaroques dijo...

Bona memòria, bon reportatge i millors escalades!
Enhorabona Xavi i Xacó!

Josep Santasusana

Xavier Díez Mercero dijo...

Gràcies Josep i espero que ens tornem a trobar escalant..

pelaroques dijo...

Segur que sí, Xavi. El món és un mocador!