dimarts, 8 de març de 2016

Sorteando los últimos coletazos del invierno en Banyadores y en la Escabroni Escapullini

Parece que cuando ya dábamos por finalizado el invierno, los últimos coletazos están trastocando los planes de mucha gente, así que toca adaptarse a las circunstancias y planear las actividades en función de la evolución de la meteo.

Para el sábado con la previsión de mucho frío y viento, acordamos con Jordi C. y Assumpció de hacer una jornada de escalada deportiva en 'Banyadores', donde ya hacía un par de años que no iba y al llegar al aparcamiento me dejaron elegir a que sector ir y me decidí por:


Actualmente hay un par más de vías, una entre la 8 y la 9 y otra entre las 3 y la 5 y de similar dificultad. Para nuestra sorpresa estuvimos solos compartiendo el sector con una pareja y pudiendo escalar en manga corta gracias al plácido sol que nos acompañó y que no vimos ni una sola nube...







Como suele pasar cuando hace tiempo que no escalas en granito, la primera vía entras con algo de incertidumbre y luego ya a medida que vas calentando motores la escalada se vuelve mas agradable...

Total que un día que no estaba muy claro que pudiéramos escalar ha acabado siendo bastante aprovechado con buen clima y en buena armonía...

Para el domingo habíamos quedado con Jordi F. y Susana para hacer algo en Montserrat y cuando ya casi teníamos hecho el plan, Susana descubre que el domingo se realizaba una carrera de montaña que iniciaba y acababa en Monistrol:

Esto nos deja un poco en fuera de juego y acabamos quedando en tomar algo en el bar Anna de El Bruc y acabar de decidir allí. Como siempre en el bar nos encontramos a conocidos y nos comentamos los diferentes planes. Viendo reseñas se me ocurre ir a escalar una clásica, que aunque tanto Susana como Jordi ya habían escalado, no les pareció mal:

 Reseña obtenida desde el blog de 'Joan Asín'
Reseña de 'Escalatroncs'

Esta vía la escalé en un par de ocasiones con Jordi Ll., la ultima hace 22 años y de lo único que recordaba era que desde luego los seguros no están tan cercanos como en las vías contiguas, sobre todo en el último largo...Ahora ya desde el 2009 se efectuó un re-equipamiento con material de la FEEC en el que sustituyó espit por parabolt sin añadir ninguna pieza, lo que le sigue mantenniendo el ambiente con el que fue abierta...

Al llegar a Can Jorba sin prisas fuimos equipando esperando que fuera subiendo el sol y al rato para allí que nos fuimos. Al pasar por el inicio de la Josep Mª Andreví vimos a una cordada que la estaba iniciando y al día siguiente descubrí que era Laura S., que compartimos amistad por Facebook pero que aún no nos habíamos visto...

Al llegar a la base de la Sol Solet tres cordadas y al preguntar con alivio vemos que las tres querían escalar la Sol Solet (S.S.), así que teníamos vía libre. Mientras nos estamos preparando descubro que una de las cordadas eran Ramón R. y su hija y al ver la aglomeración se acaban metiendo por el primer largo de la Bego-Miguel-Kush (B.-M.-K.) para enlazar con la R-1 de la Sol Solet. Desde luego, viendo la proximidad de las tres vías y el espit que hay a la izquierda, que es de la Txupetes, no me extraña que para la gente que llega por primera vez a esta pared, sea complicado saber que seguro es el de su vía y más como suele pasar con mucha gente que sólo lleva la reseña de la vía que quieren escalar sin tener referencias de las otras...

Jordi se ofrece para comenzar y sin impedimentos por arte de Susana y mía, le dejamos empezar. Tal como recordaba el primer parabolt esstá más o menos a la misma altura que el tercero de sus contiguas vías B.-M.-K. y S.S., aunque se pueden colocar piezas al gusto, aprovechando los numeros agujeros existentes. Jordi sin problemas llega a la R-1 a los 45 metros en la amplia repisa que comparte con la R-1 de la B.-M.-K., y que por cierto en la reseña de Escalatroncs indica que está a su derecha, cuando en realidad está a su izquierda. Es fácil de identificar ya que la que pertenece a la Escabroni Escapullini tiene 3 parabolts, dos de ellos unidos con cadena, mientras que la otra es de dos parabolts sin ningún tipo de conexión entre ellos. En el largo hay seis parabolts y el sol ya casi llega a su mitad, lo cual se agradece. En cuanto a la dificultad puede ser IV+ con algún paso puntual de Vº.

 Jordi en el 1er largo
 Jordi en el 1er largo y Ramón en el de la B.-M.-K. y otro escalador en la S.S.

En esta imagen se ve claramente la distancia que existe entre las tres vías, que para alguno sería insuficiente para dejar respirar a cada una de ellas y para otros con el espacio suficiente...

 Susana en el 1er largo
 Susana y Xavi en el 1er largo y la concurrida R-1 de S.S.

Susana dice que escalar en Montserrat le es más difícil que en calcáreo y viendo que le cuesta 'leer' el recorrido, le adelanto y ya sin problemas llegamos para reunirnos con Jordi.

 Xavi y Susana en el 1er largo
 Xavi entrando a la R-1
 Ramón R. y otra cordada en la R-1 de S.S.
Susana acabando el 1er largo

Nos convence Jordi para seguir él con el segundo largo y que nosotros nos 'peleemos' por los dos restantes y sin más dilación sigue con el, para mi, el largo más fácil de la vía de IV+ con 35 metros y 5 parabolts, llegando a la R-2 que es compartida con la B.-M.-K. y en la que encontraremos  a la izquierda 3 parabolts, dos de ellos unidos con cadena y más a la derecha otro parabolt que pertenece a la B.-M.-K.. Esta reunión queda a la sombra pro el gran árbol que la protege, así que en invierno casi es mejor opción enlazar con el siguiente corto largo (20m) y te evitas estar asegurando a la sombra. 


 Jordi en el 2º largo
 Escalador en el 2º largo de Sol Solet

 Susana y Xavi en la R-1
 Susana en el 2º largo
 Xavi y Susana entrando a la sombría R-2
Jordi con cara de frío...

Como no llevábamos la reseña nos entró la duda de si existía la R-3 o ya se hacía en un solo largo hasta la cima y  Susana nos sacó de la duda:


Confirmando que aún quedan dos largos, aunque ciertamente se pueden empalmar en uno solo, toma el relevo Susana y escala el tercer 'corto' largo que inicia en la vertical de la reunión y que siguiendo una sucesión de placas nos permite alcanzar la R-3 a los 20 metros, de igual características a las anteriores y en una cómoda repisa, encontrando tres parabolts en el largo y encontrando una dificultad mantenida de IV+ con algún paso puntual de Vº. Como la estancia en la R-2 a la sombra nos ha dejado algo fríos, nos hemos tenido que abrigar y al ponerme el paravientos dejo enganchada la cámara de fotos en el árbol y por despiste allí se quedó hasta que rapelamos, con lo que no pude hacer las buenas fotos que pueden hacerse desde la R-4 a los que suben...

 Susana en el inicio del 3er largo

 Cuatro imágenes de Susana en el 3er largo
Xavi en el 3er largo

Me toca ahora acabar la escalada con este espectacular 4º largo, que por tercera vez me toca escalar de primero. Como vamos con material, cargo por si acaso con los totems y alliens y aunque verdaderamente se pueden utilizar, la verdad es que opté por no colocar ninguno, para así no tener que parar y poder perder energías mientras los colocaba. El largo inicia siguiendo la repisa de la reunión hacia la derecha hasta encontrar un primer parabolt y desde ahí ya subir en diagonal hacia la derecha en dirección al margen derecho del gran techo, encontrando un segundo parabolt antes de llegar al desplome. Aquí vinene el paso más atlético para chapar el 3er parabolt que está sobre el desplome y que una vez chapado nos permite superarlo por su margen derecho. Aparentemente el desplome puede parecer el paso más duro, pero lo cierto es que la placa de encima que se debe cruzar en diagonal hacia la izquierda con buen canto pero vertical y mantenida que exigen concentración, encontrando tres parabolts más. Salir del último parabolt hacia la reunión tiene su gracia y ya sin más problemas se llega a los 25 metros a la R-4, también de tres parabolts con dos de ellos unidos con cadena.


 Xavi en el 4º largo
 Xavi superando el desplome y escalador en el 4º largo de Sol Solet
 Susana iniciando el 4º largo
 Susana en el último tramo del 4º largo
Auto-foto en la R-4

Sin esperar mucho empezamos el descenso, primero con un aéreo rápel que nos conduce de nuevo a la R-2. Había la duda si al bajar escalaríamos otra vía, como la Glòria, pero parece que Jordi no estaba demasiado animado...

 Susana en el 1er rápel
 Xavi en el 1er rápel

Dicen que las posibles formas de hacerse daño son innumerables, pero lo que le pasó a Jordi en el rápel es de aquellas cosas que parece imposible que puedan pasar y que una vez de cada 10000..... pueden pasar. Ni el propio Jordi sabe decir exactamente como le pasó, pero parece que al rapelar al dar el salto para empezar el volado se quedó algo corto de manera que se debió pillar la uña del dedo entre la pared y la cuerda y ésta le produjo su arrancamiento casi total. En la imagen ya Jordi había gritado algo como que le hacía daño sin saber muy bien el que...


Al llegar a la reunión le vemos que la uña esta aguantada por escasos milímetros a la carne y empieza a surgir la escandalosa sangre. Lo explico por si sube alguien a esta reunión para que no se espante...
Gracias a que Jordi tiene bastante experiencia en actuaciones de este tipo, él mismo se hizo con un trozo del buf un apaño para comprimir y parar algo la hemorragia. Viendo la situación rapela rápido Susana y me quedo el último para ayudar a Jordi.

 Jordi en el 2º rápel.

Bajamos todo lo rápido que pudimos con un 3er rápel y al llegar a la base había una escaladora que se había quedado en la base y que llevaba un pequeño botiquín, con el que el propio Jordi ya se hizo un vendaje más en condiciones.

Al llegar a Can Jorba no lo dudamos y nos fuimos hacia el Hospital de Martorell donde le acabaron de arrancar la uña y, a parte de hacerle ver todas las constelaciones, ya le dejaron el dedo con un vendaje más definitivo.

Volvimos a El Bruc y nos dimos un buen homenaje en el bar Anna y mientras tomábamos los cafés Susana y yo le dijimos que otra vez si no quería escalar otra vía no hacía falta que se arrancase la uña....



 En fin una aventura que por suerte no ha sido nada grave, pero que te hace meditar que desde luego nunca se puede bajar la guardia...


2 comentaris:

Jaumegrimp ha dit...

Quin mal!! doncs no vegis com deuria sagnar!! Sort que tan sols es va quedar en això. Ànims al lesionat.

Jordi Font ha dit...

Doncs sí Jaume fot un mal que flipes!!!
Però ara ja està a esperar una temporadeta i esperem que aviat podem estar una altra vegada escalant.
Gràcies .