martes, 20 de marzo de 2012

Finde montserratino: Agulles y La Pastereta

Este sábado quedamos con Mamerto y Joan, compañeros de "Terres de Ponent" para hacer un par de clásicas de Agulles: Aresta Brucs de La Saca Gran y Aresta Brucs de la Agulla de l´Arbret. Carlos se apuntó a última hora y finalmente quedamos para ir a escalar los cuatro.

Como suele ser habitual nuestro 'Punt de trobada' fue el bar Anna en El Bruc y después de almorzar y ponernos al día de nuestras respectivas 'batallitas', nos dirigimos hacia Agulles. Al llegar a la Saca Gran nos encontramos con que ya había una cordada al pie de la Aresta Brucs (dos escaladores con un niño de 9 años, para, al parecer, afrontaba su primera vía de "pared").

Viendo que la cosa podía ir para largo, decidimos cambiar ligeramente el plan e iniciar por los dos primeros largos de la Stephanie y salir por la tercera de la Aresta Brucs.

Tal como recordaba los primeros metros de la Stephanie  no son para despirtarse, con un tramo bastante fino, que el amigo Joan Miquel ha graduado en la guía de Agulles como de IV+ (personalmente creo que esos primeros metros son un V de los de verdad o algo más...). Mientras hacíamos las dos cordadas el primer largo vimos que los compañeros de la Aresta Brucs decidían bajarse...
Mamerto una vez superado la entrada 'fina' de Stephanie
Joan entrando en el bonito tramo del tercer largo de la Aresta Brucs

Acabamos la ascensión sin contratiempos por la Aresta Brucs y nos reunimos los cuatro en la cima, disfrutando de la panorámica y del excelente clima reinante. Vimos unas cordadas haciendo nuestro próximo objetivo en la Agulla de l'Arbret. Después de las fotos de rigor, corto y rápido rápel por la parte posterior y descenso por la canal, que desde la última vez que bajé ha sufrido una pequeña variación al haber caído un árbol que dificulta algo el descenso.
Mamerto y Xavi (ex-compañeros de trabajo) en la cima
Cordadas en L'Arbret

Al llegar al Arbret ya no había nadie y pudimos iniciar la ascensión sin problemas. Lo primero que vi era que efectivamente se ha añadido un parabolt en los primeros metros, para salvaguardar los tobillos de los escaladores, ya que a pesar de que en la guía también aparece graduado como de IV+, sin ese parabolt añadido sería otra cosa...
Carlos en el primer largo
Mamerto en el primer largo
Xavi en el 2º largo

Seguimos la ascensión y volvimos a reunirnos, cerca de la cima, en el árbol que da nombre a la aguja. Mas fotos y rápel largo y clásico por la cara Este.

Volvimos al collado donde inicia la Aresta Brucs y por mayoría decidimos que ya había sido una buena actividad las dos vía y volvimos a celebrarlo al bar Anna. Casualmente nos encontramos con Jordi y Assumpció y hablamos algo de los próximos planes para Semana Santa.

La jornada nos ha dejado satisfechos a los cuatro y ha servido para que nuestros compañeros de Lleida conocieran un par de clásicas de la zona de Agulles.Información en el blog 'Logalldeponent'

Por la noche acabé de concretar con Mika la actividad del domingo, y me comentó la idea de hacer la Top-Less de cara oeste de La Pastereta.

En principio íbamos a ser cuatro, contando con Xacó y Jordi C., pero a este último le llamaron por un tema laboral cuando nos dirigíamos hacia La Pastereta...Luego me di cuenta que me había dejado la cámara de fotos en casa. o sea que no puedo aportar fotos de la ascensión a La Pastereta.

El domingo hizo un día bastante ventoso que al principio nos hizo dudar sobre nuestros objetivos. Decidimos que una vez en La Pastereta, sería mejor subir primero por la cara este y hacer la Petit four, abierta por el infatigable Joan Asín en solitario, y que Xacó ya había hecho no hace mucho tiempo.

El primer largo tiene una entrada atlética en un paso desplomado, que podremos superar gracias a una buena sabina en la que hay un cordino instalado. Sigue por una placa interesante con seguros algo alejados...

El segundo largo, que originalmente se graduó de V+/Ae y después pasó a 6a:
 
 Personalmente creo que el tramo de los cuatro primeros seguros, dada su continuidad, puede que sea 6a+. La roca aunque da 'mala espina' por unos bloques que hay a la derecha, finalmente no es tan cutre y se puede superar sin problemas. Al llegar a la parte superior y buscar la instalación de rápel que hay para descender por la cara oeste, nos recibió un clima del todo desapacible con unas ráfagas de viento que parecían querer arrancarnos de la roca. Para colmo subimos demasiado y no encontrábamos el rápel, lo cual provocó que tuviéramos que volver a destrepar con las condiciones citadas de viento, y bajar con máxima precaución. Por suerte una vez que iniciamos el rápel, ya quedamos a cubierto y descendimos visualizando nuestro próximo objetivo:
Reseña de 'lanochedelloro'
Recorrido aproximado de Top-Less

 Al llegar al suelo Xacó comentó que se había agobiado mucho con el viento y que prefería esperarnos en coche. Por suerte ya tocaba el sol a la vía y el viento no tocaba demasiado. El primer tramo, que pertenece a  la Función clorofílica, conduce al muro desplomado que da acceso a la primera reunión. Este tramo, a pesar de estar graduado de 6a+, hay que prestar mucha atención, ya que si no encadenas bien los movimientos, puedes ya quedarte con los brazos 'fundidos'. A pesar de que la reseña marca de ir muy en línea recta, creo que lo mejor es desplazarse haciendo una 'S': del primer seguro del desplome a buscar unos agujeros hacia la derecha, ganar un par de metros y volver en diagonal a la izquierda hasta el segundo parabolt. En este tramo, que según la revista Desnivel se ha graduado como 'S2' (grado de compromiso de una escala que desconocía, y que va de S1 a S5...), mejor no caerse... Luego ya siguiendo en diagonal a la izquierda se llega sin mas contratiempos a la R-1.

En el segundo largo es donde está la mayor dificultad. Inicia muy vertical con algún tramo desplomado y buena roca, combinándose agujeros con presas 'ergonómicas', estando el paso mas difícil entre el 4º y el 5º parabolt, y en el que Mika se 'quejó' por la ubicación del parabolts para su 'chapaje', lo que le obligó a reposar y tener que hacer varias pruebas para encontrar el 'buen camino'. Después la cosa se suaviza pero mejor no bajar la guardia, ya que la verticalidad  hace que los brazos no se relajen...

En la R-2 viendo que el tercer largo era de trámite y el viento que seguí soplando en la parte de arriba, decidimos dar por finalizada la ascensión y en dos rápeles volvimos a la base de la pared. Descendimos contemplando el bonito atardecer y acabamos nuevamente en el bar Anna para celebrar la jornada, en la que dadas las condiciones climáticas, hemos podido aprovechar bien el día, combinando las orientaciones este y oeste de La Pastereta para poder escalar todo el día al sol.