lunes, 14 de julio de 2008

VIA ORANGE SUNSHINE – JEBEL BURDAH (JORDANIA):

Otro lugar del que guardo un buen recuerdo es en Jordania, y en especial la primera via que escalamos en un rincón del desierto de Lawrence de Arabia

Esta fue la primera visión que tuvimos de la pared y del recorrido de la vía:

Aunque lo que más nos atrajo fue que podríamos cruzar sobre este espectacular puente de roca, al acabar la vía:


Orientación: La pared del Jebel Burdah que recorre la vía Orange Sunshine tiene orientación S.E., lo cual nos asegura sol desde primera hora hasta pasado el mediodía, lo cual hay que tener en cuenta sobre todo para ir bien surtidos de agua. La ascensión la efectuamos el día 3/12/05 y llegamos a tener una temperatura de 29º. Hay que hacer la observación de que al ser un calor “seco”, se hace mucho más soportable que por ejemplo una temperatura de 22º en Barcelona con su clásico ambiente húmedo.


Aproximación: Deberemos ir con Jeep desde Run y calcular aproximadamente 1 hora para llegar, todo dependiendo de las veces que os quedéis atrapados en la arena. En nuestro caso se convirtió el recorrido en casi 2 horas.


Material: Hay que ir bien surtido de friends (sobre todo a partir del número 3) y empotradotes, En toda la vía encontramos 2 pitones (falcados en agujeros fabricados).

Dificultad: La vía salva un desnivel de 300m y tiene un recorrido aproximado de 450m con algún pasaje de Vº

Descripción del ascenso:

Primer largo de IV+ para entrar en tema por una fisura fácil de proteger. Después de hacer una ascensión en diagonal hacia la izquierda se monta una buena reunión en una plataforma cómoda.
Los dos siguientes largos resiguen una fisura (IV y III).
La 2ª reunión es cómoda y fácil de equipar, en cambio la 3ª fue bastante precaria con un tasconcillo y un microfriend. En este largo descubrimos como en este terreno los friends “corren”. La fisura que queda un poco a la derecha, estaba taponada por arena, lo que impedía una colocación idónea de friends. De haber llevado alguna “v” podríamos haber clavado para instalar la reunión allí.
El 4º lago, entre la precariedad de la reunión y la indefinición entre dos fisuras, nos obligó a “navegar” por las placas de arenisca y por fin vimos de lo que se trataba: iniciar por el lado derecho para luego volver a la fisura, realizar un paso algo atlético y montar reunión sobre el desplome. La reunión permitía colocar friends y tascones.
El 5º largo era de placa tumbada de IIIº, montando la 5ª reunión con unas fabulosas columnas de arenisca, bajo un nicho. En este punto viene la clave de la vía.
Efectuamos un intento saliendo por la izquierda de la reunión ascendentemente, subiendo por unas placas fáciles, hasta que se alcanza a ver a lo lejos un pitón en una zona desplomada. Al llegar al pitón y no ver clara la continuación, pensamos que es una “embarcada”. Toca destrepar el largo, con el consiguiente derrame de adrenalina.
Nuevamente en la reunión decidimos probar suerte flanqueando en horizontal hacia la izquierda, al intuir que había “algo” que parecía una canal para poder superar la zona desplomada que nos barraba el paso. Estamos un buen rato intentando entender por donde podía ir la vía. Desanimados volvemos a la reunión de las columnas e intentamos ver si se puede flanquear hacia el lado derecho, sin ningún resultado positivo. Mientras se nos va viniendo a la cabeza un negro pensamiento, ya que si por cualquier motivo debemos abandonar, la cantidad de material que deberemos dejar sería impresionante. Todo esto acaba por obligarnos a jugar la única carta que quedaba, que era el adentrarse por la zona más desplomada desde la parte derecha de la reunión, después de 1h de estar dando vueltas por la pared.
Este 6º largo sigue una fisura que asciende en diagonal hacia la derecha y se abandona al vislumbrar una buena plataforma en su margen izquierdo, bajo unos desplomes. Nos reunimos en la reunión y seguimos con la incertidumbre de saber si tenía salida la opción que habíamos escogido.
El 7º largo inicia flanqueando hacia la izquierda marcadamente y luego ascendiendo diagonalmente también hacia la izquierda. Al final del flanqueo hay una paso de los llamados de decisión (Vº expuesto) y con todo el sol deslumbrándonos, para darle más emoción. Al hacer el paso se intuía como si en la parte posterior hubiese una especie de diedro/canal que ya definitivamente nos permitiría superar la zona desplomada de la pared. Gracias a unas magníficas columnas se puede montar una segura 7ª reunión, con bastante “patio” y ya viendo la esperada canal.
Rápidamente se asciende por el diedro/canal con una dificultad de IV+ que da acceso a la 8ª reunión, en la que sorprendentemente hay instalados 2 “v” de una forma bien curiosa: estaban introducidas en sendos agujeros “fabricados” en medio de una compacta placa. Aquí nos damos un respiro ya que la repisa invitaba a ello, algo menos preocupados al haber ya superado la zona desplomada.
La 9ª tirada empieza por unas placas de adherencia que al inicio son tumbadas y poco a poco se van “enderezando” para poder ir a flanquear hacia la izquierda para coger un amplio diedro/canal (IV+). Se monta una buena y cómoda reunión en una zona en la que ya parece que se vislumbra el final de la vía.
Con una tirada de IV nos encontramos por fin en la amplia terraza que permite acceder al camino de descenso.
Han sido 7h 15’, lo que en teoría según la Guía de Howard son 3 ó 4 horas. El horario y el desconocimiento del descenso nos hace declinar la posibilidad de ascender a la cima del Jebel Burdah. Posteriormente por la información facilitada por unos compañeros, supimos que fue una decisión acertada, ya que desde donde acaba la vía a la cima queda un buen tramo y con tramos delicados

Descenso: Aquí viene uno de los encantos que justifican la ascensión, al tener que cruzar el fabuloso ”Burdah Rock Bridge”. Para acceder a su parte superior debemos efectuar un corto rápel de unos 20m de una magnífica instalación de 2 seguros químicos. El descenso obliga a tener que cruzar por encima del Arco, lo que da pie a que se hagan numerosas fotos. Seguiremos el descenso y al pie del Arco encontramos otra buena instalación de rápel para realizar otro de unos 20m.
A partir de aquí descenso muy sinuoso y a ratos perdedor. El último tramo ya lo efectuamos con los frontales y con una última emoción, ya que llegamos a un punto que quedaba cortado y que tras probar por varias opciones, cuando ya comenzábamos a pensar que nos veríamos forzados a realizar un “vivac” imprevisto, cual no fue nuestra sorpresa al ver en el suelo una flecha rallada, que señalaba el camino a seguir
Ya completamente a oscuras y con problemas con el frontal, descubrimos al conductor que nos estaba esperando. Nos comentó que nos había visto por los frontales. En total han sido 11h de “trabajo” (de 7 a 18 horas).